Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7 12 2005 Internacional 27 EL CONVERSO EXPLOSIVO o que me quita el sueño son los conversos. Sorprende que un tipo como Hugo Chávez- -jugando con las reglas democráticas- -vaya a terminar imponiendo el totalitarismo en Venezuela. Irrita ver a los de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) que son socios del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, montando un sarao en el que el número frío consiste en arrancar páginas de la Constitución española. Pero de verdad, lo único que me ha turbado en los últimos días es el caso de Muriel Degauque. Se trata de esa chica belga, que comenzó su existencia en el seno de una modesta familia católica de la localidad miALFONSO nera de Charleroi y la ROJO ha terminado a los 38 años de edad como terrorista suicida en Irak. Muriel detonó su chaleco explosivo, justo al paso de una patrulla norteamericana, y quedó convertida en pulpa sanguinolenta. Afortunadamente, solo logró herir a un marine. La peripecia que la llevó al Islam y a la muerte es retorcida. Cuentan que fue una niña mimada por su madre, limpiadora y monitora en la escuela local. Siendo adolescente, tuvo algún contacto con las drogas, que no concluyó en detención policial, y ya veinteañera formó parte de una banda grupo de motociclistas, entre los que su hermano era líder hasta que se mató en un accidente. A partir de ahí comienza la cuesta abajo. Se casó con un turco treinta años mayor que ella, en uno de esos sórdidos acuerdos destinados a dar nacionalidad europea al emigrante, se divorció, se lío con un argelino que la introdujo en la religión musulmana y comenzó a ponerse velo. Fue después de casarse con Issam Goris, hijo de un belga y una marroquí, cuando se hizo puritana, aprendió el árabe y estudió el Corán. A partir de esa época, hasta exigía a sus padres que se comportasen en su presencia de acuerdo con los preceptos del profeta Mahoma. No está claro cuando entró Muriel en contacto con esos grupos que también pululan por España y que se dedican a mandar asesinos a suicidarse a Mesopotamia, pero parece evidente que lo hizo en la mezquita y que realizó el viaje con su marido. A él lo cazaron los soldados norteamericanos a tiro limpio, poco después de que ella se convirtiera en fosfatina. También iba embutido en un cinturón explosivo. Aunque parezca mentira, la aberrante peripecia de Muriel no es un caso aislado. En el 7- J ya intervino como criminal un chico negro, llegado del Caribe y ofuscado por el Islam, pero eso no significa casi nada, al lado de lo que puede representar en la complicada guerra contra los terroristas la entrada en juego de un contingente de mujeres caucásicas, con pasaportes europeos y aspecto occidental al lado de los malvados. Eso es lo que me quita el sueño. L Condoleezza Rice y Angela Merkel, en un momento de la rueda de prensa que ofrecieron ayer en Berlín AFP Condoleezza Rice acepta en Berlín que EE. UU. puede cometer errores La Secretaria de Estado rechazó hacer revelaciones sobre la CIA b Angela Merkel recibió ayer a la enviada norteamericana para abrir una nueva etapa de relaciones, pero permanecen las sombras de la etapa Schröder RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. La sonriente complicidad de Angela Merkel recibía ayer a Condoleezza Rice, en el mismo lote que la querella contra la CIA por la retención clandestina de un ciudadano alemán, las amenazas de la oposición sobre una comisión de investigación, el vencimiento de un ultimátum sobre una rehén alemana y varios atentados y catástrofes por el mundo. Rice dijo poco, pero quizá una palabra más de las que quería decir: error La jefa de la diplomacia estadounidense concedió que cualquier estrategia origina en ocasiones errores. Y cuando así es, hacemos todo lo posible por rectificarlos Rice reconoció luego a la emisora ARD que se pueden dar necesidades militares pero que su gobierno cree en que el terrorismo debe ser combatido legalmente Información protegida Aunque los terroristas no reconozcan ninguna ley, nosotros no vamos a imitarlos añadió. Ninguna de las dos dirigentes habló directamente de las sospechas de prisiones clandestinas de la CIA. Rice dijo ante periodistas que la acompañan que si tuviera que contestar sí o no estaría comprometiendo información secreta y no lo voy a hacer Merkel consideró satisfactorias unas explicaciones sobre el detenido alemán que no hizo públicas, aludió a que EE. UU. ha aceptado que fue un error y estimó que el encuentro puede ser el comienzo de una buena amistad Los comentarios entienden que Merkel hubiera querido inaugurar en otras circunstancias sus relaciones con Washington, no es fácil comenzar de cero escribe un análisis en Süddeutsche Zeitung, y no así coincidiendo con un escándalo que puede salpicar a su recién estrenado ministro de Exteriores pero también jefe de gabinete del canciller anterior. La canciller aseguró que el ministro Frank Walter Steinmeier explicará lo que sabía ante una comisión parlamentaria a puerta cerrada y, de otro lado, que Rice le había prometido la cooperación de los servicios americanos para la pronta liberación de la rehén Suzanne Osthoff, una arqueóloga alemana secuestrada en Irak. Coincidiendo con la visita y en la estela de las críticas contra abusos de las fuerzas de seguridad estadounidenses, un grupo de derechos humanos norteamericano ha anun- ciado una demanda contra el ex director de la CIA, en nombre del ciudadano alemán Jaled al- Masri, apresado por error y trasladado clandestinamente a Afganistán, donde fue retenido y coaccionado durante meses. Funcionarios que viajaban con Rice negaron después que la secretaria de Estado hubiera pronunciado la palabra error y lo achacaron a un desliz de la canciller alemana. Adujeron que Al- Masri había sido puesto en libertad cuando la Casa Blanca se percató de que ya no tenían pruebas ni información que justificasen su prolongada retención y, a instancias de la prensa, declinaron aclarar si Washington había tenido tal información. Indignación por el caso Al- Masri El caso de Al- Masri ha causado indignación en Alemania coincidiendo con la revelación, tal vez no casual, de que miembros del gobierno de Schröder habrían sabido de la misma y habrían atendido a la petición norteamericana de silencio, así como de la existencia de al menos 460 vuelos clandestinos de la CIA en tránsito por Alemania. En opinión del Frankfurter Allgemeine, la canciller Merkel intenta empezar de cero con Washington pero se ve perseguida por la sombra del gobierno anterior, que ejercía de antimericano mientras podía compartir algunas complicidades. La canciller dijo que Steinmeier comparecerá ante comisión, no como su ministro, sino como ex jefe de la Cancillería. La canciller aceptó unas explicaciones de Estados Unidos sobre el detenido alemán que no hizo públicas