Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Deportes LIGA DE CAMPEONES MARTES 6 12 2005 ABC López Caro: Si no me quieren los jugadores será su problema; yo no voy a cambiar Los galácticos me tienen que convencer con su trabajo durante la semana JULIÁN ÁVILA ATENAS. Juan Ramón López Caro se puso al frente del carro madridista sin cambiar de maleta porque se precipitaron los acontecimientos. Sin ser presentado en sociedad con el respaldo del presidente, el nuevo técnico se encontró entre las manos con un partido de la Liga de Campeones y con su primera rueda de Prensa multitudinaria con motivo de su ascenso. Se mostró tranquilo y dejó jugosas reflexiones: si seré un entrenador puente o no. Sólo pienso que tengo delante un partido importante para el Madrid. No trabajo a corto plazo, lo hago para siempre Carácter aguerrido. ¿Cómo me defino? Soy feo, feo. ¿Sargento? Me sorprende cuando escucho eso. Me gusta la autoridad y la disciplina. ¿O es que son malos estos conceptos para el fútbol? Pues es lo que he vivido toda la vida ¿Cómo jugará el Madrid? Ahora hay que olvidarse de un sistema u otro. Es necesario aprovechar al máximo los recursos que tiene esta plantilla. Una cosa es tu filosofía y tus intenciones y otra las necesidades, aunque también vamos a intentar jugar bien. En el fútbol las teorías sirven de poco. Repito, en estos momentos hay que sacar el mejor rendimiento a la mejor plantilla del mundo. Sé que no voy a hacer milagros, pero seguro que aportaré mi granito de arena Cantera. Conozco muy bien a los jugadores del filial y si alguno se lo merece estará conmigo en el primer equipo Trato con los galácticos. Siempre tie- Aparición en el primer equipo. Soy consciente de dónde me encuentro. Estoy tranquilo porque para un profesional lo más importante es tener claras sus competencias. Y yo las tengo. Tengo mucha fe en lo que voy a hacer y espero que Dios me ayude. Estos días de atrás nunca pensé que estaría en esta situación. He sudado y he sufrido mucho para llegar hasta aquí. Ahora, lo que quiero trasmitir a los jugadores es ilusión, confianza, trabajo y responsabilidad López Caro, ayer en Barajas antes de viajar a Atenas nen que jugar los mejores. Y esos me tienen que convencer con su trabajo en los entrenamientos de la semana. Los galácticos se lo han ganado por su historial EFE Comparación con Benítez. Las comparaciones son odiosas, aunque siento admiración por Rafa. Yo estoy empezando y me queda un trabajo duro Clan brasileño. Es verdad que han perdido a un muy buen entrenador y a un amigo, Es lógico que estén tristes, pe- ro ellos tienen un deber con este club. Todos los jugadores son iguales y tendrán que cumplir religiosamente con sus obligaciones y responsabilidades. Ahora la piedra la tengo yo y la voy a tirar muy lejos. ¿Qué no me quiere el vestuario? Ese será su problema porque yo no voy a cambiar La noche del fichaje. He dormido muy poco en las últimas horas. Soy de los que descansan poco antes de los partidos. Y tampoco ayudó mucho el encuentro ante el Gimnástico, un choque de mucha tensión. Y después, el viaje a Madrid y la reunión con el presidente. Todo te hace cambiar la dinámica. Pero el destino es el que hay. Tengo una cosa muy clara, que voy a morir con mi trabajo Preparación. Para competir a un alto nivel el entrenamiento es fundamental, no sólo físico, sino psicológico. Sin trabajar duro es difícil que el caballo tire hacia delante Lebrija se convierte al juanramonismo Todo el pueblo estará hoy pendiente de su debut entre los grandes MARIO FUENTES AGUILAR LEBRIJA. Lebrija, con una población cercana a los veinticinco mil habitantes, se despertó ayer lunes con un nombre en la boca de todos: Juan Ramón López Caro. El flamante nuevo entrenador del Real Madrid es, a sus 36 años, uno de los entrenadores más jóvenes de la historia madridista y a la vez, atesora una experiencia ganada desde sus tiempos de futbolista de Tercera división y sus clubes, o mejor dicho, el club de su infancia, la Unión Balompédica Lebrijana. Cuentan los que les vieron jugar al fútbol que Juan Ramón era elegante, ágil con el balón y generoso en su juego; como entrenador, siempre ha destacado por ser un amante de la disciplina, de la buena condición física de su plantilla y de hacer de un equipo un cuerpo orgánico que funcione como un reloj. Desde sus inicios como entrenador en la Balompédica, hasta su llegada al todopoderoso Real Madrid, han pa- Trabajo de Luxemburgo. No voy a decir nada. Eso le corresponde a otras personas. Si tengo que hablar es para elogiar el trabajo que han hecho esos profesionales Filosofía. Soy hombre de pocas palabras y me gusta predicar con el trabajo. Y si alguien ha seguido mi trayectoria me gustan los equipos ordenados, equilibrados, pero tengo valentía ofensiva. El mensaje para todos es que los auténticos protagonistas para alcanzar el éxito o el fracaso son los futbolistas. Son los mejores profesionales en el mejor equipo del mundo y mi labor será hacerles ver que deben responder a esas expectativas Marrón u oportunidad. Soy hombre de club. He tenido ofertas para dejar el Madrid y no lo he hecho porque hace tiempo adquirí un compromiso. El club me dice que ahora tengo que trabajar con el primer equipo y aquí estoy con mucho gusto. No puedo contestar sado varios años en los que Juan Ramón ha cosechado éxitos deportivos allá donde ha ido. Con el Dos Hermanas consiguió el ascenso a Tercera división tras quedar invicto en la Liga regular yen Melilla, hasta donde se fue al año siguiente dejando su trabajo en el Patronato de Deportes del Ayuntamiento de Lebrija, sólo hablan bien de él. Reclamo turístico Luego, vino la cantera. Primero el Mallorca B, con el que jugó un ascenso, y el Madrid Castilla, con el que consiguió la pasada campaña retornar al filial merengue a Segunda. Amplio bagaje para un técnico de tan sólo 36 años. El reto, la ilusión, las ganas de ser entrenador se van a demostrar desde hoy, en Atenas, cuna de la civilización occidental, una ciudad que viene como anillo al dedo a un hombre que es amante de la lectura y culto en un mundo, el del fútbol, en el que parece que eso no importa. Y Lebrija está orgullosa, y los más orgullosos de todos sus familiares. Desde su hermano Joaquín, que hoy preside la Unión Balompédica Lebrijana, hasta su suegro pasando por las autoridades municipales de esta ciudad, que son conscientes de que no hay mejor reclamo turístico que el de ser la cuna del entrenador del Real Madrid. Aunque también se sea la del padre de la gramática de la Lengua o la del gran director de cine, Benito Zambrano. Juan Ramón, se suma así a ese subconsciente colectivo que habita en Lebrija y que empujó a muchos y muchas a salir de esta ciudad a buscar fortuna en los años 60 y 70. Lebrijanos que, muchos de vuelta a su ciudad natal, ven en López Caro la figura del triunfador que siempre han querido ser. En Lebrija, hoy nadie es del Barça, ni del Betis, ni del Sevilla. Incluso nadie es del Real Madrid. Hoy Lebrija es Juanramonista