Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MARTES 6 12 2005 ABC Toros MONUMENTAL DE MÉXICO PALACIO VISTALEGRE Enrique Ponce deletrea el toreo, pero pierde el triunfo con la espada GUILLERMO LEAL MÉXICO D. F. Otra vez Ponce deletreó el toreo. Su muleta mandona, artista y poderosa logró una faena de gran intensidad, como la de hace un mes cuando cortó el rabo 118 en la Monumental de México, aunque esta vez se la hizo a un toro noble, pero desesperadamente débil, de Teófilo Gómez. Ponce estuvo a punto de escribir otra vez con letras de oro su nombre en las placas que hay en la puerta principal de la Monumental capitalina, donde están todos los que han cortado rabo. Pero el valenciano, fiel a una mala costumbre, se dejó por la espada un triunfo de cuanto menos tres orejas y un rabo, sí, leyó usted bien, otro rabo. Y es que ver a ese torero al que parece habérsele visto todo, relajarse, jalar del toro, bajarle la mano y detener el tiempo con la muleta es una delicia. Ayer salió a ese toro- -el quinto- -muy enojado porque en su primero, que había estado requetebién, el juez le escamoteó cuanto menos una oreja y peor se puso cuando la gente lo regresó al iniciar la vuelta al ruedo. Nunca comprendimos esa actitud del público, que primero pide las orejas y cuando éstas no se conceden, chillan lo que era una merecida vuelta al ruedo, aunque sinceramente Ponce no está ya para premios de consolación. Y si así va a torear cuando se enoja, créame usted que yo personalmente lo voy a hacer enojar. La faena fue una cátedra de cómo se puede bordar el toreo cuando casi no hay toro, de cómo de la nada se inventa muletazos que son de cartel. Eso quizá no sorprende porque sabemos de lo que es capaz el de Chiva, lo que sorprende es el coraje, el amor propio que tiene este hombre que parece jugar al toro cuando todo lo difícil lo hace fácil. Los pinchazos le quitaron al público la satisfacción de verle otra vez con los Oreja para Sergio Pulido por una faena creciente ROSARIO PÉREZ MADRID. El certamen de La Oportunidad sigue deparando gratas sorpresas. Ayer fue un representante de la Escuela de Madrid el que se llevó el gato al agua. Sergio Pulido cortó la única oreja, con petición de la segunda, después de realizar una faena creciente. Paso a paso, su labor tomó ritmo y altura, con un remiendo de Dehesa de Calvaches que terminó entregado a las telas. Le robó muletazos de buen tono sobre ambas manos y, tras un cierre por bernadinas, rubricó con una efectiva estocada. Una agradable sensación causó también Borja Antón, en quien se vislumbró una atractiva personalidad que gustó a los casi cinco mil espectadores congregados. El de El Espinar plasmó toreros detalles, como un kikiriquí, un bello cambio de mano y tres derechazos de frente y a pies juntos prometedores con el mejor novillo de Montellén, que lidió un conjunto que no contribuyó al lucimiento. Todo acabó en una vuelta al ruedo tras aviso por su desacierto con la espada. El resto de candidatos al triunfo recogieron sendas ovaciones desde el tercio. Abel Valls, un espigado torero de Castellón, anduvo voluntarioso ante un eral de mermadas fuerzas que acabó propinándole varios achuchones y con el que recibió un recado presidencial. Israel de Córdoba puso empeño en extraer jugo de un animal que, entre tanto tumbo, parecía jugar al agáchate y vuélvete a agachar... Tampoco tuvo suerte Miguel Tendero, que esbozó algún muletazo parsimonioso, pero, pese a venir de Albacete, trajo el acero sin afilar y oyó un aviso. Inédito quedó José Miguel Navarro con un novillo renqueante de los cuartos traseros. Enrique Ponce, en un pase de pecho máximos apéndices, pero lo que disfrutaron con la faena no se lo quita nadie. Queda una tarde más para el valenciano en la Temporada, precisamente la del 5 de febrero, y si sigue como va, no dude usted que le hable yo otra vez de un rabo que cortó el maestro Ponce. Junto al torero de Chiva reapareció después de un año de ausencia Jorge Gutiérrez, que no decepcionó, pues con sus dos enemigos, sosos y débiles, estuvo en ese plan, en el que sabe y tiene bien conocido desde hace 15 años cuando se convirtió en figura. Pero el cariño con el que la afición lo recibió quiso él corresponderlo con un triunfo y, también, de no ser por la espada, estuvo a punto de conseguirlo. Regaló un toro más de la misma ganadería de Teófilo Gómez, quien por cierto tuvo que ver la corrida desde un hospital, pues durante el sorteo sufrió una descom- EFE pensación, por fortuna no grave. Jorge volvió a ser el mismo de sus mejores años, pero también a fallar con la espada como en sus peores. Ambos le dieron la alternativa a José Mauricio, un joven torero que había pasado inactivo casi un mes, pero que no acusó esa falta de toreo. Con el de la ceremonia estuvo muy bien, lo que ya no pudo reafirmar en el sexto, que fue malo. Su objetivo de tomar la alternativa en este cartel lo cumplió, ahora deberá aquilatarlo. En esta sexta corrida de la Temporada Grande, con 28 mil espectadores aproximadamente, se lidiaron siete toros de Teófilo Gómez, uno de regalo, claros y nobles, aunque faltos de fuerza. Ponce, saludos tras aviso en ambos. Jorge Gutiérrez, saludos, silencio y gran ovación en el de regalo. José Mauricio, saludos y división tras aviso. El Juli forma un lío en Quito y abre la puerta grande El Juli cortó dos orejas después de realizar una magistral faena a su primero, con un público entregado al máximo. El madrileño (en la imagen, entre la multitud) que malogró su segunda labor con la espada, salió a hombros en compañía del ecuatoriano Guillermo Albán, que obtuvo tres trofeos por dos vibrantes actuaciones. Por su parte, el malagueño Salvador Vega cortó una oreja. Con quince mil personas en los tendidos, se lidiaron toros de Carlos Manuel Cobo, Trinidad y Huagrahuasi. Apoderamiento Antonio Ferrera rompe con Ignacio Zorita y se va con Simón Casas MUNDOTORO. Antonio Ferrera ha llegado a un acuerdo de apoderamiento con Simón Casas, después de romper su relación profesional con Ignacio Zorita. Según declaró Casas a mundotoro, el acuerdo se ha producido sin contrato de por medio y a través de la palabra, porque considero que los toreros el primer derecho que deben de tener es su libertad Respecto a su anterior mentor, dijo: Ha hecho una buena labor con el torero, pero Ferrera considera que ahora yo puedo darle mayores perspectivas También tuvo palabras de elogio para el matador extremeño, uno de los toreros que logró remontar y triunfar cada tarde durante la temporada EFE