Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MARTES 6 12 2005 ABC Cultura y espectáculos Sergio Renán unirá el lenguaje del cine con el carácter castizo de la obra, según afirmó ayer en Madrid IGNACIO GIL Sergio Renán presenta en Madrid una Verbena de la Paloma castiza y audiovisual La obra se estrena el próximo viernes en el Teatro de la Zarzuela por el prestigioso escenógrafo argentino mantiene la esencia de la obra pero se conjuga con lenguajes audiovisuales, propios de nuestro siglo SUSANA GAVIÑA MADRID. La verbena de la Paloma es uno de los grandes hitos de la creación zarzuelística de nuestra historia musical. Compuesta por Tomás Bretón- -al parecer fue rechazada por Chapí- -con texto de Ricardo de la Vega, se estrenó en el 17 de febrero de 1894 en el madrileño Teatro Apolo. Numerosos son los nombres que desde la escena han abordado este título, con mayor o menor fortuna. Una obra de marcada personalidad, que en su día cosechó un grandísimo éxito dentro y fuera de España. En los últimos tiempos se han acercado a ella directores tan sobresalientes como José Luis Alonso o Calixto Bieito- -su versión se b El montaje firmado pudo ver en Barcelona y Edimburgo y, quizá por miedo, una década después no ha sido estrenada en Madrid- También Herbert Wernicke, el director alemán conocido en Madrid por su montaje de Don Quijote de Cristóbal Halffter, confesó en su día su sueño de llevarla a escena, que una muerte inesperada truncó. Más recientemente, se pudo ver la versión, un tanto descafeinada, de Els Comediants, estrenada en el Festival de Granada y presentada en Perelada el pasado verano. Ahora vuelve a Madrid de la mano del argentino Sergio Renán, actor, director de cine, de teatro y de ópera y gestor- -dirigió el Teatro Colón de Buenos Aires durante una década- Fue allí donde, demostrando su cariño por el género de la zarzuela, un género que cruzó el Atlántico como hicieron durante décadas miles de exiliados y se instaló en ese país- en Buenos Aires hubo un momento en el que existían tres teatros programando zarzuela estrenó una Doña Francisquita que llegaba pro- cedente del Teatro de la Zarzuela, con puesta en escena de Emilio Sagi, y con la participación de María Bayo. Así comenzó su amistad con el entonces director de dicho teatro, José Antonio Campos, ahora responsable del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, y quien antes de asumir este cargo volvió a coger las riendas de la Zarzuela por unos meses. De ese periodo nació este encargo, que Renán, confiesa, tuve que meditar antes de aceptar Me planteé si yo sería la persona adecuada para hacerla recuerda. En aquel momento, también sabía que la elección de Campos se de- bía en parte a su trabajo en el Teatro Real de llevar a escena la ópera Lady Macbeth de Shostakovich, dirigida por Rostropovich, y que tenía un marcado contenido audiovisual. La verbena no tenía porqué ser igual, pero evidentemente el cine si estaría presente matiza el director argentino, que aborda por primera vez este género. El Séptimo Arte es por tanto uno de los elementos sobre los que se asienta esta nueva producción, pero sin por ello prescindir o arrinconar elementos tan esenciales de este género como es el sabor castizo, para muchos sinónimo de casposidad. Adelante a pesar de todo Es cierto- -asiente Renán- Me ha pasado con amigos españoles que cuando se enteraron de que iba a hacer esto se desconcertaron, y me hicieron comentarios que no me gustaron y que me preocuparon, pero que después advertí que formaban parte de una mirada de ciertos sectores de la sociedad española que la ven como una antigualla, e incluso llegaron a decirme, que era un género franquista A pesar de ello, siguió adelante. No todos tenemos la obligación de que la zarzuela nos guste como género, pero a mí me resultaba inexplicable ese rechazo Sin embargo, sí entiende que existen unos problemas que se pueden asimilar también a la ópera. Que se interrelacionan por una parte con lo creativo, con los hábitos de consumo y la edad promedio de los espectadores, que son mayores o muy mayo- No todos tenemos la obligación de que la zarzuela nos guste como género, pero a mí me resultaba inexplicable que haya rechazo