Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 12 2005 Sociedad 53 Educación Prioridades educativas Calidad de la enseñanza. Casi la mitad de los hogares opina que la Educación Infantil es mejor que hace cinco años. Tres de cada diez piensa lo mismo de Primaria y sólo menos de dos coinciden en esta apreciación para la ESO. Valoración global. Casi la mitad de los encuestados se declara insatisfecho con la educación. Preocupaciones. El consumo de drogas y la violencia en la aulas constituyen las principales preocupaciones de los padres. Educación en valores. Cuatro de cada diez hogares valoran positivamente esta formación. Religión. Siete de cada diez respuestas apoyan la existencia de una alternativa a esta materia. La mitad opina que no sea evaluable. Servicios educativos. El acceso a los servicios es valorado positivamente, pero se detectan deficiencias en los equipamientos. Comunidades autónomas. País Vasco y Navarra son las más satisfechas. Andalucía, Baleares, Extremadura, Galicia y Canarias, las que se consideran menos satisfechas. sitivas y a la que el 43,8 de las respuestas tilda de inadecuada. La adquisición de técnicas y destrezas, tales como cálculo, comprensión lectora, informática o expresión oral y escrita son también objeto de la muestra y se da la circunstancia de que su valoración es en algún caso inferior al grado de satisfacción sobre Matemáticas o Lengua. El nivel de crítica supera en todos los casos el 30 y se acerca a la mitad en informática. La investigación incluye también la valoración de los servicios educativos que se mide con una escala del 1 al 10. Los aspectos considerados más deficitarios, con puntuaciones inferiores a 6, son la dotación y equipamientos (bibliotecas, deportes e informática) y más positiva en lo que se refiere al acceso a esos servicios. La formación en valores cívicos y morales es también objeto de la investigación. Cuatro de cada diez encuestados se muestran satisfechos con la formación recibida por los alumnos. Entre las críticas, el porcentaje de personas que considera la formación inadecuada o muy inadecuada crece entre las personas sin menores de 16 años en el hogar. El papel de la enseñanza de la religión fue incluida en el cuestionario a través de tres vías. Se preguntó si debería existir una alternativa, si debería ser evaluable y si habría que ofrecer a los alumnos no católicos la posibilidad de cursar una asignatura sobre su confesión religiosa. Ante estos interrogantes, siete de cada diez respuestas apoyan la existencia de una alternativa para quienes no elijan religión y casi cinco de cada diez rechazan que la enseñanza religiosa sea evaluable. La opinión aparece más dividida ante la posibilidad de que los alumnos de otras confesiones puedan cursar una asignatura sobre su propia religión. Las opiniones a favor y en contra copan en cada caso la mitad de las contestaciones. Un informe alerta sobre el auge de los centros docentes con ánimo de lucro La mercantilización un riesgo para la Educación Superior en todo el mundo b Un estudio de la Red Global de Innovación Universitaria (GUNI) vinculada a la Unesco, retrata por primera vez el estado de la Educación Superior en el mundo J. GUIL BARCELONA. La demanda de estudios universitarios se ha disparado en todo el mundo. En diez años se ha pasado de 68,6 millones de estudiantes universitarios en todo el planeta, a 110,7 millones. El mayor boom se ha producido en países en vías de desarrollo, en los que se ha doblado el número de universitarios matriculados en este último decenio: de 29,3 a 58, millones de estudiantes. Este incremento de la demanda de Educación Superior ha sido tan fulgurante que los Estados se han visto incapaces de asumirlo, de costearlo. De resultas, se ha creado un terreno abonado, especialmente en los países en vías desarrollo, para la proliferación de instituciones privadas con ánimo de lucro, universidades o empresas transnacionales, que imparten Educación Superior sin otro objetivo que la búsqueda de beneficios, sin sentido de responsabilidad social y, a menudo, con una calidad de docencia más que dudosa. En algunos países, como la India, el 70 de la Educación Superior está en manos de estas instituciones privadas, que en muchos casos son norteamericanas. Así lo denuncia el primer informe mundial sobre esta etapa educativa, que ha sido elaborado por expertos de la Red Global de Innovación Universitaria) (GUNI, en inglés) constituida por las Cátedras Unesco, la Universidad Politécnica de Cataluña y centros de investigación universitaria. Saramago, a la izquierda, junto a Rigoberta Menchú y Pérez Esquivel YOLANDA CARDO Un servicio público Durante la II Conferencia Internacional de Barcelona sobre Educación Superior, se celebró un encuentro de Premios Nobel: Werner Aber (Medicina) Jerome Friedman (Física) Rigoberta Menchú (Paz) A. Pérez Esquivel (Paz) José Saramago (Literatura) Joseph Taylor (Física) y Martinus J. G. Veltman (Física) Todos ellos consensuaron un documento en el que reclaman que la Educación Superior sea un servicio público, y no una mercancía y exigen a la Organización Mundial del Comercio que excluye este tipo de educación de los servicios sujetos a la liberalización comercial entre los países del mundo. Según explicó su editor principal y el director ejecutivo del GUNI, Joaquim Tres, en el informe- -presentado la pasada semana en Barcelona- -se insta a los Estados a invertir más en Educación Superior, a liderar su financiación y a garantizar la calidad y equidad de este sistema educativo, sobre todo ante el temor de la citada mercantilización. Créditos y tasas Con todo, los expertos del informe admiten que el aumento exponencial de la demanda, junto al incremento de los costes, hacen necesario que los Estados tengan el apoyo de la inversión privada para gestionar este tipo de educación y que, además, los estudiantes y sus familias contribuyan a cofinanciar la Enseñanza Superior. ¿Cómo? Con sistemas como los créditos que el estudiante devuelve cuando trabaja, o el aumento de las tasas. Estudios Clásicos reclama una mayor presencia del latín y el griego en la Ley de Educación M. A. MADRID. La Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC) que preside el catedrático de latín Antonio Alvar, ha reiterado su descontento con el trato que sus enseñanzas reciben en la LOE. La SEEC se siente obligada a reiterar sus posiciones en lo que se refiere a las materias que son objeto de su interés, por cuanto entiende que lo son también del conjunto de la sociedad En este sentido considera imprescindible que se propicie la presencia de la cultura clásica y del latín en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) así como del latín y el griego en el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, en la medida en que contribuyen a dar a conocer las raíces y valores de la cultura occidental, a mejorar el conocimiento de nuestro idioma, a la intercomprensión lingüística con ciudadanos de nuestro propio Estado y de la Unión Europea y a la formalización del pensamiento abstracto La SEEC propone que la cultura clásica sea materia obligatoria en algún curso de Secundaria para todos los alumnos, que el latín sea de seguimiento obligado en 4 de ESO para to- dos aquellos alumnos que deseen seguir estudios de Bachillerato (y en particular, del Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales) y que el latín y el griego sean materias de modalidad en los dos cursos del Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales. Antonio Alvar asegura que entendiendo que estas propuestas son fácilmente asumibles en el texto de la ley que ahora se debate, la SEEC espera que sean atendidas en el Congreso de los Diputados El texto de la LOE incluye la cultura clásica como optativa en alguno de los tres primeros cursos de la ESO y el latín aparece en 4 dentro de un listado de ocho asignaturas de libre elección. En Bachillerato tampoco aparece ninguna de ellas entre las comunes. En las especialidades, será el desarrollo de la ley el que marque su protagonismo.