Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid MARTES 6 12 2005 ABC SE DICE SE COMENTA IU- MADRID NO PASA UNA En Izquierda Unida de Madrid están muy atentos a cada movimiento de la dirección federal, y del grupo parlamentario en el Congreso, y no dudan en marcar distancias y en mantener a raya cada una de sus decisiones. El último incidente se ha referido a las opiniones de la portavoz de Educación del Grupo IV- IU- ICV, Carme García, sobre la LOE. IU de Madrid expresa su inquietud por ellas, porque pudiera deducirse su posición favorable a la ley. Por eso, exigen con carácter de urgencia la reunión de la Presidencia Federal. MADRID AL DÍA ACUERDO EN LA ASAMBLEA Una vez más, los partidos de Madrid se han puesto de acuerdo en una declaración institucional, cuando de apoyar los principios constitucionales se trata. Así, el Pleno de la Asamblea aprobará mañana, miércoles, una declaración institucional, a iniciativa del PP, consensuada por los tres grupos, de apoyo a la Constitución española de 1978, coincidiendo con su vigésimo séptimo aniversario. Los portavoces coinciden en que se trata de un texto que garantiza la convivencia, el progreso, la libertad y la igualdad de los ciudadanos. GARCÍA IGNACIO RUIZ QUINTANO D LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Tolkien, en la Sierra Norte Vivo en la Sierra Norte, y el mes pasado vi con asombro cómo se nos ha presentado una idea, cuanto menos, asombrosa: recrear una obra de ficción como es El Señor de los Anillos en una realidad natural. Después de ver cómo los ecologistas increíblemente se lanzaban como lobos contra ella- -nadie ha dicho que sean los supremos guardianes de la naturaleza- también los defensores de la historia de la sierra alzaron sus voces- -que sólo salen para esto y no para arrimar el hombro- Después hemos observado un sepulcral silencio sobre el tema. Es como si a la Comunidad de Madrid no le interesase nada lo que piensan los alcaldes de zonas poco pobladas, sólo algunas vagas declaraciones, y mucho miedo. Estos alcaldes han sido valientes como para arriesgar su prestigio personal- -y eso en un pueblo pequeño es duro- y merecen que la Comunidad, por lo menos, sea igual o más valiente y se moje estudiando el proyecto en profundidad, porque si no dará la sensación de que sólo gobierna para sí misma y para el Sur. Pedro Saelices García CHEMA BARROSO La bandera. Desconozco qué organismo público es el responsable del mantenimiento de la bandera que ondea en la plaza de Colón, pero creo que es merecedor de algo más que un tirón de orejas. La que es enseña básica de la Nación está sucia, deshilachada y hasta con algún que otro jirón, que espero no sea premonitorio, dados los tiempos que corren. Parece que tenemos dinero más que de sobra para llenar la ciudad de bombillitas navideñas, pero que no hay suficiente para mantener el símbolo principal de España en estado impecable, lo que, por otra parte, es normal, simplemente normal, en cualquiera de los países que se precian de serlo. Ramón Luengo Añón El comercio en Lavapiés Quiero sumarme a otros ciudadanos que se han mostrado indignados por la protesta de los comerciantes, en su mayoría mayoristas textiles y también chinos, en contra del proyecto del Ayuntamiento de crear una zona de prioridad residencial en el barrio de Embajadores. A causa de esos señores, el barrio está colapsado de tráfico todo el día, camiones y furgo- netas cargan y descargan indiscriminadamente en calles y pasos de peatones. Se suceden los comportamientos mafiosos en las comunidades de vecinos, realizándose obras que afectan a la estructura de los edificios sin permiso municipal. Se ofrecen cantidades que rozan el escándalo- -260 millones de pesetas en la plaza de Cascorro- -en metálico a comerciantes asentados que no dudan en vender sus locales, creando una situación inau- dita: en pleno Rastro han desaparecido hasta los bares y, en algunas calles ya no queda ningún negocio que no sea mayorista, habiéndose destruido la trama del barrio y empobreciendo la vida diaria de los vecinos. No existen extintores ni medidas de seguridad ante un incendio o imprevisto en locales atestados de material inflamable, donde la gente entra y sale fumando descuidadamente. Que los vecinos hayamos aguantado esto sin que se ha- yan creado situaciones problemáticas demuestra la buena voluntad, la paciencia y la capacidad de acogida de todos. Pero esta paciencia no es infinita. Queremos la zona residencial. No queremos vivir en un polígono industrial. Exigimos respeto a la ley y al orden. Exigimos del Ayuntamiento que ponga fin a esta situación y creemos que es la medida oportuna. Augusto F. Prieto, en nombre de la Comunidad de Cascorro, 20 ejábamos ayer al lector con la hipótesis de que las tiendas de Madrid son verdaderos museos servidos por un personal completamente insobornable, y, prueba de ello, era lo que le pasaba al amigo de Camba, un tal García, que se explica: Pues lo que me pasa a mí es lo siguiente: que desde hace dos años no puedo comprarme una camisa, ni un pañuelo, ni un par de zapatos, ni nada, en fin, porque, siempre que me dispongo a adquirir mediante estipendio la menor chuchería, los comerciantes, ¡zas! bajan el cierre y me dan con la puerta en las narices. Yo tengo que estar en mi oficina todos los días laborables a las nueve en punto de la mañana. Pues hasta las nueve en punto de la mañana no hay en Madrid un solo comerciante que abra su tienda y me deje comprar lo que necesito. De común acuerdo esperan todos a que el empleado y el obrero y el hombre de negocios, etc. empiecen a trabajar, y cuando no quedan en la calle más que vagos, parados y mendigos, entonces, prácticamente eliminadas ya todas las posibilidades de venta, es cuando se deciden a abrir de par en par las puertas de sus establecimientos. Al regreso es igual. Los comerciantes no abren ninguna tarde sin haberse cerciorado previamente de que todo el mundo se ha reintegrado ya a sus ocupaciones, ni dejan jamás de cerrar cuando se acerca el término de la jornada laborable. Y luego, ya seguros de que nadie puede comprarles nada, no es extraño que se queden dentro de sus tiendas jugando al tute, discutiendo los problemas políticos o quizá comentando la crisis comercial... Por lo que a mí respecta, ya ves cómo me encuentro: roto, sucio, hecho un pingo. Y lo absurdo es que, mientras esté empleado, no podré reponerme de ropa, y que, si me quiero elegantizar un poco, tendré que esperar hasta cuando me quede sin medios de vida... Verdaderamente, la cosa se las trae, amigo García- -exclamó Camba- ¿Es que no tienes jamás un día libre? Sí. Tengo enteramente libres todos los domingos, pero el caso está previsto y los domingos no hay comercio. Y García, antes pulcro y atildado, desapareció calle abajo con un traje lleno de lamparones y un par de botas que parecía un par de cocodrilos...