Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 12 2005 25 Condoleezza Rice defiende en Alemania con uñas y dientes la política antiterrorista de Estados Unidos Un terrorista suicida palestino mata a cinco civiles israelíes junto a un centro comercial en Netania El traidor Blair cede para asegurar su legado político en la Unión Europea La oposición dice que el gesto lo pagarán los contribuyentes británicos presentación ayer de la propuesta por parte del titular de Exteriores, Jack Straw, un aluvión de críticas de la oposición y la prensa cayó sobre Tony Blair EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Para asegurar su legado político en clave europea, Tony Blair quiere hacer pagar a los propios contribuyentes la rebaja del cheque británico Esa fue la respuesta de la oposición a la propuesta de Blair sobre el presupuesto de la Unión Europea y es de esperar que hoy la prensa conservadora en particular, y la popular en general, haya repetido en sus titulares las palabras traición y rendición que ya utilizó la pasada semana cuando comenzaron a conocerse los detalles de la iniciativa de la presidencia británica sobre las perspectivas presupuestarias de la UE para el periodo 2007- 2013. En su presentación ayer de la propuesta, el ministro de Exteriores, Jack Straw, cuidó mucho en insistir en que el Reino Unido mantiene su cheque y en que éste aumentará sensiblemente los próximos años (aunque menos de lo que estaba previsto) También se preocupó de advertir que no habrá una fundamental reforma del cheque sin una reforma en profundidad del presupuesto es decir, que el Reino Unido no cederá si no lo hacen también otros, especialmente Francia, en relación a la Política Agraria Común (PAC) b Tras la REUTERS ta 2013 fruto de una decisión del Consejo de la UE. Las reacciones a la propuesta británica no se hicieron esperar y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, calificó de inaceptable la propuesta y de poco realista para una mini Europa En el mismo sentido se pronunciaron los representantes de Polonia y de Francia, aunque en un tono poco encencido ya que, en realidad, se ha respetado la petición de Francia de que no se tocara la política agrícola. No obstante, Londres quiere introducir una cláusula de revisión para que en 2008 se analicen tanto la PAC como su cheque La propuesta británica hace además un guiño a dos de los países que vetaron el acuerdo en junio, Holanda y Suecia, contribuyentes netos, para los que ha previsto una compensación de unos cientos de millones de euros. En el caso de Alemania, otro de los países que aporta más de lo que recibe de la UE, Londres planteó ayer una posible reducción de su aportación por IVA a las arcas comunitarias. Por su parte el presidente del Eurogrupo, el primer ministro de Luxemburgo, Jean- Claude Juncker, lamentó ayer los meses que se han perdido sin que hubiera una verdadera negociación y aseguró que ahora son los países de la adhesión los que deben juzgar la propuesta. Desde el Parlamento Europeo, su presidente, Josep Borrell, aseguró ayer que es necesario mantener todos los compromisos con los nuevos Estados miembros. Blair y su esposa acudían al funeral por Robin Cook, ex ministro de Exteriores AP Intensas negociaciones El mensaje no caló Pero la posición de firmeza que vendió Straw no caló entre la opinión pública británica, al menos a tenor de los comentarios de los analistas políticos. Lo que tras las sumas y restas presentadas por Straw quedó claro para los ciudadanos es que el único gran país que va a hacer un esfuerzo sobreañadido para que haya un próximo acuerdo presupuestario es el Reino Unido. Y esa cesión se interpreta como el precio dispuesto a pagar por parte de Blair para ver reforzada su imagen de estadista y padre de la nueva Europa. Serán los contribuyentes británicos los que paguen el legado de Blair sentenció el jefe de política de Sky News. El cheque británico será de menor cuantía de lo que debería, y para compensarlo el primer ministro extiende otro cheque a los ciudadanos con el fin de cubran la diferencia, vino a ser su argumento. Tras la intervención de Straw, representantes del Gobierno recordaron que cuando Margaret Thatcher arrancó el privilegio del cheque bri- El premier se reunirá en Londres con Zapatero El primer ministro británico mantendrá negociaciones los próximos días con sus homólogos europeos con el fin de alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto comunitario. Entre el jueves y el viernes se reunirá con ocho jefes de gobierno, entre ellos el español, José Luis Rodríguez Zapatero, que se trasladará a Londres. Blair tiene previsto conversar además con los primeros ministros de Portugal, Finlandia, Eslovenia, Suecia, Holanda, Irlanda y Grecia, y hablará por teléfono con otros jefes de Gobierno como el de Luxemburgo. La economía británica ve reducida su previsión de crecimiento del 3,3 al 2 por ciento este año tánico en 1984, no dijo que se tratara de un acuerdo para siempre, sino mientras el presupuesto europeo fuera injusto con el Reino Unido, ya que la finalidad de ese mecanismo no es otra que la de nivelar las contribuciones a las arcas europeas. Desde la oposición se respondió que ahora Blair acepta tocar el cheque sin que las proporciones del presupuesto comunitario se hayan modificado. Lo único que salvó parcialmente ayer a Blair fue que el gran debate nacional no estaba en Europa sino en las cuentas para el próximo año anunciadas por el ministro de Hacienda, Gordon Brown, que ocupó el mayor tiempo de los noticiarios y hoy es portada de los principales periódicos. De todos modos, tampoco se trata de buenas noticias para el primer ministro, porque la reducción de la previsión de crecimiento para este año pasa del 3,3 por ciento estimado en abril a sólo el 2 por ciento, la más baja en los últimos años, lo que confirma un empeoramiento de la situación económica. La prensa popular tiene munición para varios días.