Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 12 2005 Nacional 21 La Policía aborta una nueva vía de entrada de cocaína con la intervención de un jet en Segovia La organización era dirigida por alemanes y colombianos y sólo hay un español entre los 11 detenidos b Con el señuelo de un supuesto viaje de negocios de un ejecutivo, intentaron introducir 106 kilos de droga; era la primera prueba para comprobar si la ruta era segura C. MORCILLO MADRID. Seguíamos a una organización de narcos colombianos que transportaba la droga por mar y, de pronto, nos aparecen unos alemanes, una caravana, un sitio tan pacífico como Segovia y un reactor privado cargado de cocaína Ese es el resumen de la operación Fomento en boca del comisario jefe de la Udyco, Miguel García- Izquierdo, en la que la Policía ha intervenido 106 kilos de cocaína procedente de África. Era el principio de un nuevo método de transporte, los aerotaxis de la cocaína, y la confirmación de la ruta africana del hachís reutilizada para sus intereses por los clanes suramericanos desde hace más de dos años. Desgranadas las palabras del experto tenemos once detenidos- -colombianos, alemanes, un suizo, un español y una brasileña- un centenar de fardos de droga ocultos en cajas de cartón con el anagrama de Cruz Roja, y una pionera y peligrosa vía que escapa a los controles ordinarios. Además, una nueva alianza de nacionalidades- -colombianos y alemanes- -que podía ser el comienzo de una gran amistad El reactor y la droga intervenida, en el aeródromo de Fuentemilanos (Segovia) donde se culminó la operación Fomento comercial en Segovia. Pero a esas alturas los agentes de la Udyco ya sabían qué clase de ejecutivo era el pasajero honorífico. Nada más tomar tierra, el día 3, el reactor fue interceptado por los funcionarios de la Udyco. Cuando los pilotos se disponían a descargar las cajas de Cruz Roja fueron detenidos, junto a los colombianos que les esperaban en los alrededores. La droga iba a ser trasladada a Madrid en una autocaravana instalada en el camping del aeródromo. Los tres pilotos, dos alemanes y un suizo, fueron detenidos. Por este viaje y los siguientes previstos iban a cobrar más de un millón de euros. Se cree que el avión, valorado en tres millones de euros, había sido alquilado por la organización. No existen dudas sobre la segura continuidad de sus vuelos, con los que los narcos pretendían inaugurar una nueva vía del tráfico de drogas en Europa. El único español, miembro de la red, fue detenido ayer en Zaragoza. Su pa- EFE Por tierra y mar Las pesquisas de la Comisaría General de Policía Judicial comienzan en agosto tras la pista de una red con infraestructura en España y Guinea- Bissau, que introducía en este país cargamentos de cocaína, vía marítima, desde las cuencas de Venezuela, para enviarlos más tarde a nuestro país. África es, en este y otros casos, un punto intermedio usado como gran almacén. En un primer momento, los agentes creyeron que la red enviaría el estupefaciente en contenedores (por mar) o camiones usando la ruta del hachís, pero más tarde detectaron que se iba a utilizar un reactor, en funciones de aerotaxi. La mercancía se cargó en un punto no determinado entre la frontera de Senegal y Guinea con destino al aeródromo segoviano de Fuentemilanos, donde ha sido detectada, según informó la Dirección General de la Policía. Esta pista se dedica a la práctica del vuelo sin motor y no está sometida, por tanto, al control de los grandes aeropuertos. El día 1 de este mes, un reactor alemán aterriza en Fuentemilanos procedente de Alemania. Hace escala técnica en Valladolid y continúa rumbo a África. Previamente, la organización había comunicado al aeródromo que en el avión, marca Cessna, viajaba un alto ejecutivo que venía a España para negociar la apertura de un gran centro Los pilotos, dos alemanes y un suizo, iban a cobrar un millón de euros por éste y otros viajes que ya estaban planeados pel era el de distribuidor del estupefaciente en un nivel medio- alto. Para los investigadores esta aprehensión confirma la importancia de la ruta africana de la cocaína, abierta tras los golpes asestados a los clanes gallegos y colombianos- -más de 42 toneladas de droga intervenidas sólo en barcos en los dos últimos años- Ante el fracaso de los alijos frente a las costas gallegas, los narcos han optado por la ruta caliente de países como Togo, Senegal, Mauritania o Gambia, que utilizan como almacenes donde dejan dormir la droga. El siguiente paso, los contenedores o los camiones con destino a Europa o, como ahora, el lanzamiento a la conquista del aire. Amante de alquiler, esposa perfecta Los narcos no querían dejar cabos sueltos de ahí que calcularan al milímetro todos los pasos para garantizar la discreción y seguridad de la carga. Días antes del envío contrataron a una brasileña, trabajadora en un club de alterne de Madrid, como amante de alquiler. Su papel era sencillo. Primero, alquilar una autocaravana y después hacerse pasar por la esposa de uno de los alemanes encargado de coordinar el transporte aéreo de la droga. La feliz e impostada pareja dejó instalada la roulotte en el cámping del aeródromo de Fuentemilanos (Segovia) adonde acudieron para que el marido germánico practicara su gran afición: el vuelo sin motor. El fin era cargar la cocaína en ese vehículo. El montaje era, pues, perfecto; casi tanto como lo fue el desguace de su parodia. Cuando el reactor fue intervenido por los agentes y detuvieron a los pilotos, el alemán logró huir campo a través aprovechando la oscuridad. Más tarde lograron dar con él. Se había refugiado en un hotel de la zona norte de Madrid, donde fue detenido. Su esposa también fue arrestada en Madrid, acusada de dar cobertura a la organización de narcos. Según los investigadores, pese a la normalización de las parejas multiétnicas, la formada por el alemán y la brasileña resultaba poco creíble, y además la imagen de ésta casaba mal con el frío invierno de Berlín.