Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 12 2005 Opinión 5 MEDITACIONES FANTASMAS N vísperas navideñas se incrementa el tráfico de felicitaciones y, en su versión electrónica, siempre a la última, internet se convierte en un escenario de un pásalo universal de chistes, piezas cómicas y mensajes del más variado pelaje, algunos referidos al boicot organizado contra los productos catalanes. Hasta un vértice del tripartito llegó uno de esos correos, en cuya larga lista de intermediarios- -simples pulsadores del botón que activa el reenvío en la pantalla del ordenador- -figuraban nueve empleados del Fondo de Garantía Salarial, dependiente del Ministerio de Trabajo, de inmediato sancionados por Jesús Caldera, que ha querido celebrar por lo pagano y por todo lo alto la fiesta de los Santos Inocentes castigando a los trabajadores de su departamento y organizando una cacería contra los fantasmas del nacionalismo. MARCO AURELIO E LEER Y PENSAR REGRESAN LOS CAUDILLOS EL ARTE DE VIVIR. REFLEXIONES SOCRÁTICAS DE ALEXANDER NEHAMAS Pre- textos Valencia, 2005 406 páginas 28 euros H La vida como creación Dos formas de entender la filosofía han disputado durante siglos. Para una, se trata de un saber teorético; para otra, de la sabiduría de la vida. Acaso ambas sean compatibles si la forma mejor de vida fuera, como Aristóteles pensó, la vida contemplativa, dedicada a la búsqueda de la verdad. La segunda fue forjada por el Sócrates platónico. Alexander Nehamas indaga sobre este entendimiento práctico de la filosofía a partir de Sócrates y sigue sus huellas en tres pensadores modernos: Montaigne, Nietzsche y Foucault. El autor piensa, acaso se equivoca, que la enseñanza platónica no reivindica una forma universal de vida, sino que, lejos de toda tentación universalista, propugna que la sabiduría de la vida es creación individual y que, por ello, toda imitación está condenada al fracaso. Pero, en tal caso, se trataría, en definitiva, de imitar a Sócrates en la busca de la propia personalidad, y, por lo tanto, en seguir la senda explorada por él. El viaje concluye en paradoja, pero merece la pena recorrerlo. IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA AY en Hugo Chávez algo del militarismo caudillista que huele agriamente a axila sudada y suena a jactancias en corral de pelea de gallos. Es el retorno de los caudillos, con el petróleo usado de forma directa y explícita como arma política. Para Venezuela y para toda Iberoamérica, los nuevos caudillos son algo democráticamente desaseado, espesamente arcaico, muy erosivo para la frágil constitución del Estado de Derecho. Gobernará con una Asamblea Nacional que en su legitimidad ya tan menguada muestra el agujero negro de casi un 80 por ciento de abstención en las elecciones legislativas del pasado domingo. Chávez podrá eliminar, con dos tercios de los escaños, los obstáculos para ir más allá de los dos mandatos presidenciales. Entramos ya en la intensidad de un año electoral. Vienen las presidenciales chilenas, con laprevisible victoria de la socialista Michelle Bachelet, más a la izquierda que su predecesor Ricardo Lagos. Luego, en VALENTÍ Bolivia, Evo Morales opta a la presidenPUIG cia en nombre de la demagogia radical cocalera. Las presidenciales peruanas son una incógnita, con la reaparición ajada de Alan García y la alternativa democristiana de Lourdes Flores. Álvaro Uribe pareceestar en condiciones de revalidar su solvente trayectoria en Colombia. México tendrá que elegir seguramente entre un Felipe Calderón del PAN, contrapeso de Chávez en el norte, y el populismo izquierdista de López Obrador. En Brasil se verá hasta qué punto la corrupción partitocrática ha debilitado a Lula. En Nicaragua sería factible el retorno sandinista. En diciembre, las elecciones presidenciales venezolanas revalidarían a Chávez y su idea de una unión suramericana fundamentada en el oro negro, Petroamérica. Mientras tanto, el presidente argentino, Néstor Kirchner, habrá estado virando hacia la izquierda y la agonía de Castro dispondrá al menos de un gota a gota de petróleo bolivariano. Al final tendremos que ver cuáles son las conexiones operativas que se establecen en Ibero- américa entre gobiernos de la izquierda posible y los gobiernos caudillistas. Todo es poco apetecible para un Washington cuya política iberoamericana parece en estos instantes como agarrotada, siendo los Estados Unidos consumidores de 1,25 millones de barriles diarios de petróleo venezolano. Como catálogo de las oportunidades y riesgos para la economía española, el Índice Elcano habla de interdependencia y de la amplia dispersión de los niveles de riesgo en los países de la América Latina: concretamente, Chile está en la zona de oportunidades estratégicas; México, Brasil, Colombia y Perú, en la de retos estratégicos, y luego Argentina, Venezuela y Uruguay, en la zona de los riesgos en potencia. Según la interdependencia económica que dimana del incremento de inversiones y préstamos españoles, Argentina, Brasil, Chile, México y Venezuela están en primera fila. Ése es un panorama tanto político como económico en el que una vez más es difícil situar el perfil de la actual acción exterior del Gobierno de Zapatero. Los mensajes no sonclaros, las intenciones son confusas, las estrategias son ambiguas. España pierde peso en Iberoamérica, como lo va perdiendo en la Unión Europea y lo ha perdido ya en la relación trasatlántica. Es más: se diría que asistimos con complacencia al retorno de los caudillos. Todo eso está en la espléndida Historia de América que acaba de publicar Carlos Malamud. En la práctica- -dice Malamud- el populismo implica la postergación de los derechos y las libertades individuales y políticos y de los valores democráticos en detrimento de los intereses populares, la eficacia administrativa y la capacidad general para generar el desarrollo. Regresa el Estado como asignador de recursos. Reaparecenla tez del carisma, el maniqueísmo violento, el cesarismo autoritario, la sociedad desvertebrada e indefensa, la simbiosis entre nacionalismo y anti- imperialismo. Como reacción, surgen los golpes de calle Ayer, como hoy, se expande el descreimiento en la democracia. Resucitan las tácticas abstencionistas. Corren malos tiempos para los liderazgos racionales. vpuig abc. es