Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura LUNES 5 12 2005 ABC Quiero colocar al Coro Nacional en el lugar musical que le corresponde Mireia Barrera debuta como directora de la formación el próximo sábado b CLÁSICA Ciclo Carta Blanca de la ONE Obras de Debussy, Benjamin y Boulez. Intérpretes: W. Dazeley, barítono. BBC Singers. Orquesta Nacional de España. Director: George Benjamin. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid. Fecha: 3- XII Reconoce que se decidió a aceptar este reto- -es su primer coro profesional- -porque la presencia de Josep Pons en la ONE suponía un aval ¿PUNTO FINAL? ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE SUSANA GAVIÑA MADRID. El próximo sábado 10 de diciembre, dentro del ciclo de Órgano y Polifonía, se presentará la nueva directora del Coro Nacional de España, Mireia Barrera. Será el primer concierto en que tome la batuta- -aunque el pasado Requiem de Britten ya dejó ver su trabajo con el Coro- -de esta mujer, que se incorporó a la formación el pasado mes de septiembre en sustitución de Lorenzo Ramos, que no quiso continuar al frente del proyecto coral. A pesar de su juventud, esta mujer, que ha dejado todo en su Cataluña natal y que se ha trasladado junto a su familia a Madrid, se muestra segura pero sin caer en la presunción, y optimista aunque con los pies firmente anclados en el suelo. Con 38 años, tiene como aval 23 años dirigiendo coros de manera amateur, lo que le ha permitido conocer muy bien la psicología y la manera de trabajar de este tipo de colectivos, y enfrentarse a este gran reto: su primer coro profesional, que es nada más y nada menos el Nacional de España (una formación con la que tuvo su primer contacto la pasada temporada durante la Carta abierta a Henze E Mireia Barrera, antes de la entrevista ERNESTO AGUDO Cambio de vida Pocos meses llegaría la oferta para incorporarse a él, y la toma de una dedisión que no fue inmediata y sí reflexionada, y en la que tuvo mucho que ver la presencia de Josep Pons, el director artístico de la Orquesta y Coro Nacionales, con el que ya había coincidido en varias ocasiones, en Barcelona y en Granada. Para mí ha supuesto un cambio de vida fuerte, he dejado todo excepto el Coro Madrigal de Barcelona, eso tuve que valorarlo. Además, lo hablé con mi familia, que me apoyó También apunta que existieron dos razones de peso para aceptar: Pons para mí era una garantía, y se trataba de una oportunidad que tenía que probar, que no podía dejar escapar Por delante tiene casi un año- -ha firmado un contrato hasta junio, que renovará por otra temporada si las cosas van bien- -de trabajo con el Coro Nacional, compuesto actualmente por 97 voces, con tres plazas vacantes. Sobre el coro, con el que lleva dos meses de contacto, dice que no podía pensar que empezaramos tan bien. Sé que pasaron épocas complicadas pero, de momento, puedo decir que estoy muy contenta y que la comunicación es excelente. Veo que hay calidad y que se puede trabajar. Sólo hay que buscar la forma de sacar esa calidad y de avan- Los niños me han enseñado mucho Mieia Barrera es la undécima directora- -y la tercera mujer- -que ocupa el podio del Coro Nacional de España desde su creación, en 1971, por Lola Rodríguez de Aragón. La directora catalana se inició en esta actividad con apenas 15 años tuve que dirigir un coro de niños, para lo que me dieron un cursillo acelerado para que supiera mover la manos recuerda) Y reconoce que ha sido la vida la que le ha marcado el camino. Me gustaba mucho cantar pero no lo pude compatibilizar con la dirección Desde entonces no ha dejado de dirigir agrupaciones, ya sean de adultos o de niños. A éstos los voy a echar mucho de menos- -confiesa- -por su espontaneidad y porque me enseñaban mucho Dice que los coros no gozan del mismo prestigio que las orquestas: La imagen general del coro es que no se precisa saber mucha música, y eso no es así zar subraya. Y añade: Veo que hay atención y concentración en los ensayos, y que van saliendo unas voces con mucho nivel vocal y mucha sensibilidad musical Hay futuro y posibilidades La prueba es el programa del día 10 de diciembre, que incluye la Misa en Re mayor de Dvorak; varias piezas religiosas de Mendelssohn Veni Domine Laudate pueri Adispice Domine y Ave María y Cuatro motetes para órgano y coro de Bruckner. Es un programa con peso musical, y estoy muy satisfecha. Veo que hay futuro y posibilidades Pero, evidentemente, todo es susceptible de mejora, y entre sus objetivos, Barrera afirma que está buscar, de nuevo, un sonido que creo que en algún momento tuvieron. Que el sonido sea en los fortes mucho más fuerte, y en el piano, un piano muy intenso detalla. En definitiva, buscar la identidad del coro. Y, en un futuro no muy lejano, aunque no ahora mismo, que el coro, a partir de la calidad del trabajo, encuentre un sitio en el mundo musical español Con esto no niega que no lo tenga, pero en su opinión, su lugar podría ser otro: que hiciera más conciertos, darse a conocer más. Pero síempre a partir de una calidad l compositor George Benjamin ha vuelto la última página de la Carta blanca que le ha dedicado la Orquesta Nacional de España dentro de su temporada de conciertos. Ha dicho adiós, aunque quienes le han seguido de cerca durante estas casi tres semanas preferirían que sólo fuera hasta luego. Benjamin ha dejado mucho y bueno. La ONE es la primera que lo sabe. Lo ha demostrado en el último programa de este pequeño ciclo, en el que ha sido dirigida por el propio autor. A más de uno le habrá llamado la atención la imagen de la orquesta aplaudiendo a Benjamin. Y sobre todo la calidad interpretativa alcanzada durante toda la sesión. Pero es que la ONE no engaña. Tiene entre sus virtudes la carencia de pudor y una innata facilidad para demostrar sus amores y sus odios. Por eso, suena tal cual la dirigen, es decir, se entrega ante quienes tienen algo que decir y se convierte en fustigadora del más habitual y aburrido término medio. No es difícil comprender la empatía con Benjamin, pues en el compositor director británico se unen dos virtudes fundamentales: la claridad de ideas consecuencia de un pensamiento ordenado y meticuloso, y una musicalidad que fluye con una naturalidad sorprendente. En él, importa el resultado antes que la belleza del gesto, que es cosa de estetas. Y aún así fue sorprendente el encanto conseguido ante los Nocturnos de Debussy, el cómodo tempo sobre el que fluyó Nubes la ancha expresión de Fiestas y la delicadeza de Sirenas Fue el comienzo del concierto, pero no su cimiento. Con una lógica sorprendente, todo giró alrededor de la obra del propio Benjamin. Incluso Cummings ist der Dichter de Boulez, cuya severidad formal asumida a partir de los textos de Cummings fue explicada mediante una versión minuciosamente engarzada, no exenta de rasgos poéticos debería decirse, si no fuera porque semejante adjetivación niega la severidad del propósito creador. Pero así es el alma de Benjamin, y la razón última de obras como Sometime Voices (lugar para descubrir al barítono William Dazeley y confirmar la destreza de los BBC Singers) y Palimpsets en las que siempre hay una sonoridad que sorprende, un silencio que perturba, un esmerado control de los parámetros que pareciera surgir con involuntaria inspiración. Fueron, éstas, tres obras nuevas para la ONE. Quién lo diría.