Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5 12 2005 Cultura 57 Llega Philip B. Kerr, el relevo egipcio de J. K. Rowling en la literatura juvenil El enigma de Akenatón reúne, como Harry Potter magia y adolescencia b El escocés, autor de 13 novelas para adultos, salta al mercado joven con una trilogía fantástica ambientada en El Cairo. Este jueves, presentó en Madrid su primera entrega P. G. MAHAMUD MADRID. Número uno en la prestigiosa lista de best sellers del New York Times, récord de ventas en Alemania y, en su trama, (atención a las más que evidentes coincidencias) adolescentes con poderes sobrenaturales y una misión de altura, la de terciar entre el Bien y el Mal... pero no es Harry Potter Philip B. Kerr (Edimburgo, 1956) cuyas huestes de pequeños fans tratan infructuosamente de averiguar qué nombre esconde tras la B comienza a arrebatarle a la archiconocida J. K. Rowling su liderazgo en el panorama literario juvenil. En tan hercúlea tarea le respaldan John y Philippa Gaunt, unos mellizos locuaces, superdotados y con claustrofobia (y todo guarda su porqué) a quienes, a sus precoces 12 años, les salen las muelas del juicio. Peregrino rito de iniciación a la edad adulta éste, por el que descubren su pertenencia a la estirpe de los djinns o genios (esto es: la tercera clase de seres inteligentes, después de hombres y ángeles, y firmes enemigos de los efrit) Son los protagonistas de El enigma de Akenatón (Ed. Alfaguara Juvenil) primera entrega de una trilogía ambientada en El Cairo que esta semana presentó en Madrid su autor. -Tras escribir para adultos más de una docena de novelas detectivescas, ¿qué le animó a hacerlo para los niños? -Mi hijo William es la respuesta. Es un loco de los ordenadores y de la Play Station, así que pensé que si escribía específicamente para él un libro se vería obligado a leerlo. Aunque al principio no le gustó demasiado, lo releyó tras escuchar los halagos de otra lectora muy, muy guapa (risas) Mi hijo aprendió una lección muy importante: que los libros hacen que uno sea más atractivo para el sexo opuesto. Si mis profesores me hubiesen dicho esto de niño, creo que yo hubiese funcionado mejor... Por otro lado, nunca creí que me embarcaría en una trilogía. Cuando terminé el primer libro, pensé que tendría mucha suerte si me lo publicaban. -Y, ¿cómo se ha sentido escribiendo para este nuevo público? -Es una experiencia de lo más divertida y liberadora, porque la mía fue una escritura creativa en estado puro, y muy gratificante también, porque los chicos me mandan e- mail constantemente comentándome que tras leerme han ido en busca de otras novelas, de otros autores. Es una fantástica responsabilidad. Además, los adultos son Ruiz Mantilla publica Gordo por un impulso vengativo b El escritor y periodista, que no descarta realizar una segunda parte de su obra, está preparando un nuevo libro que abordará la figura del castrato Farinelli S. GAVIÑA MADRID. Jesús Ruiz Mantilla (Santander, 1965) lo confiesa abiertamente. Sí, ha escrito Gordo (RBA) siguiendo un impulso vengativo por todas aquellas veces que entraba a una tienda de ropa y le despachaban con el consabido no hay tallas para usted He querido contar la historia de un gordo español porque literariamente tenía un juego increíblemente rico Así nació Monchón. Un crítico gastrónómico de 130 kilos que día a día debe enfrentarse a su oronda figura y superar sus complejos. Si bien el libro es bastante autobiográfico- sólo en las cosas buenas apunta- no se identifica plenamente con su personaje. El peso nunca me ha impedido hacer nada- -asevera- He jugado al fútbol, he hecho teatro y he practicado el periodismo Reconoce, sin embargo, que ya no lleva la cuenta de los regímenes que ha seguido, porque lo mío es un problema genético, y si no lo hago estaría aún más gordo El libro, ganador del premio Sent Sovi 2005 de Literatura Gastronómica, tiene dieciocho capítulos, cada uno de ellos bautizado con una receta gastronómica. Desde la tortilla de patatas, el primer descubrimiento de su paladar, hasta el sorbete de limón. Es ahí, en el postre, donde el escritor incluso se atreve a pasar de la literatura de género gordo como a él le gusta tildarla, a otra que limita con la erótico- sentimental. Y es aquí donde aclara: Julia es el único personaje que me he inventando- -otros están basados en la realidad- aunque no las cosas que pasan bromea. Y es que a lo largo de sus doscientas páginas, Gordo es sobre todo un canto radical al placer y a la entrega a él La comida, la música, la amistad, el amor, el sexo... Una filosofía de vida, en definitiva. Mi padre me enseñó a disfrutar de los momentos ínfimos, que son los que te pueden dar mayor placer Sobre sus gustos culinarios, afirma que son muy amplios, aunque como cocinero sólo sabe hacer sota, caballo y rey Disfruta sobre todo descubriendo la materia prima, y por eso voy al mercado todas las semanas confiesa. Ruiz Mantilla, que no descarta continuar dando vida a Monchón- sí, la venganza seguirá -ya está trabajando en un nuevo libro que abordará otra de sus grandes pasiones, la música. Tratará sobre Farinelli, una figura esencial en España y del que no se ha escrito mucho Kerr, en Madrid, hace unos días más tacaños con sus elogios. ¿Admite haberse inspirado en la obra de J. K. Rowling? -No. No he leído ninguna aventura de Harry Potter aunque sí he visto las películas. Yo escribo desde una especie de vacío. Lo que sí reconozco es que Rowling ha conseguido que los libros vuelvan a ser importantes para los niños y que las editoriales se percaten de lo conveniente que es publicar para ellos. Ella ha despertado todo ese mercado; ha hecho algo fantástico. El enigma... ya ha sido traducido a 25 idiomas. ¿Alguna fórmula que explique su éxito? -Lo que hace que un libro triunfe, bien sea para niños bien para adultos, es una buena historia. Yo no soy un gran estilista, y el estilo, la forma más que el contenido, es una obsesión actualmente en el Reino Unido y en Esta- ÁNGEL DE ANTONIO dos Unidos. Si tanto mis libros como los de Rowling han triunfado es porque cuentan con buenas historias y el Bien y el Mal están bien definidos. -Además del mero placer de su lectura, el libro invita a conocer el Antiguo Egipto y desliza múltiples reflexiones filosóficas. -Me gusta ser didáctico porque la gente lee para averiguar y descubrir cosas. Claro, que uno puede ser didáctico siempre y cuando antes entretenga. Y, en efecto, trato sobre la utilización del idioma, una obsesión filosófica del siglo XX. Las palabras, les enseño a los niños, significan exactamente lo que expresan; hay que pensar bien lo que se dice. También me interesó plasmar la diferencia entre el simple deseo y la ambición, entendida como el logro de los anhelos por uno mismo a través del propio esfuerzo.