Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura LUNES 5 12 2005 ABC Caras blancas +l a Ópera fotografía realizada en París en 1963 La Sagrada Familia en moto Roma, 1956 El Centro Pompidou dedica una retrospectiva a la audaz y atrevida cámara de William Klein Su obra abarca la moda, el reportaje, el testimonio, el retrato, el cine de vanguardia y el diseño b Neoyorquino de nacimiento y parisino de adopción, este artista rompedor tardó años en imponer un estilo que cambió el concepto de fotografía de calidad J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El Centro Georges Pompidou inaugura mañana una gran exposición retrospectiva a William Klein (Nueva York, 1928) fotógrafo, cineasta, agitador artístico, cuya obra abarca todas las perspectivas de la creación fotográfica, la moda, el reportaje, el testimonio, la instantánea, el retrato, el cine de vanguardia, el diseño o la puesta en escena. En cada uno de esos terrenos, sin olvidar el arte de vivir entre París y Nueva York, sin integrarse nunca en su ciudad natal ni la ciudad donde se consagró en varias disciplinas, Klein aporta materiales de rara originalidad, que comenzaron por costarle el rechazo del stablishment artístico norteamericano para consagrarlo definitivamente como un artista difícil de enmarcar. De entrada, la retrospectiva ofrece una majestuosa panorámica de todas las distintas etapas de la carrera del gran fotógrafo: el joven judío que rompe con los moldes de la fotografía tradicional, en Nueva York, donde tardaría varias décadas en ser reconocido; el gran artista de la fotografía de moda, realizando numerosas obras maestras para las ediciones francesa y neoyorquina de Vogue sin olvidar selecciones muy bellas de varios de sus libros de leyenda, comenzando por sus imágenes iconos de Nueva York. A caballo entre la fotografía y la puesta en escena, la retrospectiva también permite volver a ver las películas de Klein, Broadway by light Who are you Polly Maggoo? Mr. Freedom Mamad ali the greatest Le Little Richard story y The Messiah Se trata de obras donde la creación fotográfica, el documento, el reportaje, la alucinación y la ironía se confunden de manera inextricable. La historia de Polly Maggoo es una personal visión del universo de la moda radical de los años sesenta. La retrospectiva termina con el retorno de Klein a la fotografía, que, en verdad, nunca había abandonado. El gran maestro vuelve a las imágenes y las ciudades de su vida, para revisar retocar incluso maquillar muchas de sus obras y paisajes. Instalada en uno de los templos del arte contemporáneo, la obra de Klein, que ha vivido en París tantos años, o más, que en su Nueva York natal, cobra dimensiones vertiginosas. Klein comenzó por romper con todas las tradiciones de la fotografía de calidad De hecho, muchas de sus imágenes más famosas fueron rechazadas por revistas y editoriales. Y la ferocidad lírica de su humor negro (tomando en primer plano a un niño que apunta a la cara del fotógrafo, con un objetivo de 50 mm. tardó muchos años en ser reconocida. Esos rasgos brutales cohabitan con el Klein lírico y sofisticado que da a la fotografía de moda las dimensiones surrealistas del gran arte de su tiempo, que es el nuestro.