Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5 12 2005 47 Sociedad Los jesuitas se plantean llenar el vacío vocacional con profesionales laicos Los científicos acusan al Gobierno de politizar las subvenciones a proyectos de investigación Muchos investigadores no conocen los motivos por los que han sido denegados sus trabajos b El secretario general de Política Científica, Salvador Barberá, asegura que se corregirán las deficiencias que pudo haber en la anterior convocatoria JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. La Ciencia española sigue en pie de guerra. Y los científicos inquietos, a pesar de los reiterados mensajes tranquilizadores de la Administración, que a mediados de la semana pasada presentó sus nuevos planes para potenciar la investigación durante el próximo año. Más fondos para financiar proyectos (de 300 millones en 2005 a 375 para 2006) más posibilidades de solicitar financiación (sobre todo para investigadores jóvenes) la puesta en marcha de un sistema que permita obtener, de una sola vez, fondos para grandes proyectos, de hasta cinco años de duración; y las bases para poner en marcha, la próxima primavera, una nueva Agencia de Financiación y Evaluación de la Investigación... Palabras y promesas que, sin embargo, no consiguen convencer a nuestros hombres de ciencia. Especialmente a los muchos que precisamente este año, el primero bajo la tutela socialista, se han quedado de repente, y sin explicación alguna, privados del dinero necesario para continuar con sus trabajos. Un laboratorio de investigación en Toledo en 2005 ha habido más dinero que en el ejercicio anterior, una buena parte se fue a cubrir los incrementos de los gastos generales, es decir, que los fondos no han ido a los investigadores, sino a cubrir los gastos fijos de las universidades, que han pasado del 15 al 19 A esto, según Guinovart, hay que añadir el notable aumento del número de solicitudes que este año han sido 6.431, es decir, 927 más que en la convocatoria anterior. La suma de estas dos cosas da como resultado menos dinero neto y disponible para investigación H. FRAILE Solicitudes denegadas Ya en el mes de octubre, el presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) Joan Guinovart, se mostraba extremadamente crítico con los resultados de la convocatoria de proyectos del Plan Nacional de I+ D de 2005. En un comunicado enviado a todos los miembros de la sociedad, Guinovart se hacía entonces eco de la profunda inquietud de la comunidad científica. Las noticias que recibimos- -decía la carta- -apuntan a un descenso en el número de solicitudes aprobadas, a una disminución de la financiación media por proyecto y a la denegación de muchas solicitudes presentadas por investigadores jóvenes Guinovart anunciaba la realización de un estudio, que sería finalmente tratado en una reunión de la junta directiva de la COSCE. Dicha reunión se celebró el pasado jueves y en ella se llegó a la conclusión de que la convocatoria de proyectos científicos para 2005 tenía, según ha asegurado el propio Guinovart a ABC, dos clases de problemas: los referentes a la cantidad de dinero, a los presupuestos en sí, y los que afectan al procedimiento por el que se asignan los fondos En cuanto a los primeros, COSCE considera que, aunque efectivamente Más delicada es la segunda cuestión, la del procedimiento por el que se asignan los fondos. Hasta ahora, al denegar un proyecto, el investigador era informado de la evaluación que su trabajo había merecido, y en la que lógicamente se había basado la decisión. Pero en esta convocatoria, los científicos fueron informados sólo del hecho de la denegación, sin especificar más razones que la puntuación sobre 100 y el nivel de corte de los proyectos aprobados. La posibilidad de alegar, pues, aunque existente, ha queda- do esta vez vacía de contenido, ya que los investigadores no saben contra qué deben alegar. A este hecho se une, además, el mayor protagonismo del panel nombrado por la Administración y cuya función es complementar las valoraciones realizadas por los pares, científicos de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (ANEP) Este año, sin embargo, según denunció la senadora del PP Mercedes Gallego Esperanza ante la Mesa del Senado- -que el 16 de noviembre aprobó la presentación al Congreso de una enmienda transaccional sobre la cuestión- la mitad de la puntuación la decidió el panel nombrado a dedo, en este caso, por la Dirección General de Investigación (a cuyo frente se encuentra Violeta Demonte) y que, con frecuencia, rectificó de forma notable la evaluación por los pares (los científicos de la ANEP) Los investigadores- -dijo Mercedes Gallego a ABC- -han sido maltratados en esta convocatoria, en la que ha habido una intervención demasiado fuerte por parte de la Administración A este respecto, la COSCE emitirá próximamente un comunicado en el que, según anticipa su presidente, Joan Guinovart, se recomendará que la financiación de proyectos esté basada sólo en criterios científicos según la valoración de ANEP. Y sin otros valores añadidos. Los investigadores, este año, han recibido unas resoluciones de denegación sin especificar los motivos científicos. Y esto no es bueno Corregir errores Por su parte, el secretario general de Política Científica, Salvador Barberá, admitió, en conversación telefónica con ABC, algunas de estas críticas: Hemos oído y respondemos de forma activa a las deficiencias que pudo haber en la anterior convocatoria. Con nuestro anuncio de hace unos días estamos dando cumplida prueba de que el año que viene habrá mucho más dinero en esta partida y además unos procedimientos más especializados Sin embargo, Barberá niega que este año no haya habido evaluaciones científicas: Eso es categóricamente falso. El procedimiento de evaluación ha sido exactamente igual que el de otros años. Se parte de una evaluación en la ANEP, que se contrasta en una comisión mixta en la que participan paneles designados por los gestores del Ministerio. Pero esos paneles también están formados por científicos. Y las decisiones se toman por consenso entre la ANEP y esa comisión mixta. Este año, el 90 de las decisiones han sido las propuestas por la ANEP, y en el 10 restante se ha llegado a un acuerdo con ellos Joan Guinovart Salvador Barberá La financiación de proyectos debe estar basada sólo en criterios científicos, sin otros valores añadidos El año que viene habrá mucho más dinero para investigación y unos procedimientos más especializados