Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 5 12 2005 ABC Una multitudinaria manifestación exige el sufragio universal en Hong Kong Decenas de miles de personas reclamaron democracia en las calles b La protesta es un contundente El vertido tóxico de China deja sin agua a otras 500.000 personas b La mancha de 80 kilómetros de benceno, una sustancia cancerígena, sigue avanzando hacia la ciudad rusa de Javarovsk, que tiene un millón y medio de habitantes P. M. DÍEZ PEKÍN. El vertido tóxico en el río Songhua sigue avanzando por el noreste de China y obligando a cortar el suministro de agua en las ciudades por las que pasa. Tras afectar a casi cuatro de los nueve millones de vecinos de Harbin, el peligroso derrame llegó durante el fin de semana a Jiamisu, una localidad de 500.000 habitantes donde el abastecimiento también quedó interrumpido. Mientras la mancha de 80 kilómetros de benceno, una sustancia cancerígena derivada del petróleo, sigue avanzando hacia la populosa urbe de Javarovsk, su recuerdo sigue generando miedo en la ciudad donde se originó, Jilin. No en vano, el derrame de 100 toneladas de este peligroso derivado del petróleo se produjo tras las explosiones que sacudieron a una planta química estatal de su enorme polígono industrial. A pesar del riesgo de tales industrias, en torno a esta zona ha crecido un enorme barrio de 300.000 personas. desafío al régimen comunista chino, que está retrasando la prometida celebración de comicios directos para elegir al jefe ejecutivo PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. La antigua colonia británica de Hong Kong, que fue devuelta a China en 1997, lanzó ayer un contundente desafío al régimen comunista de Pekín. Convocados por el Frente Civil de Derechos Humanos, decenas de miles de personas- -250.000 según los organizadores y 63.000 a tenor de la Policía- -inundaron las calles exigiendo reformas democráticas y el sufragio universal. La multitudinaria marcha, que partió del céntrico Parque Victoria y recorrió tres kilómetros hasta concluir frente a la sede del Gobierno local, se produce como respuesta a las limitadas reformas políticas que serán debatidas el próximo día 21 en el Parlamento de Hong Kong. Aunque China aseguró que la ex colonia celebraría elecciones democráticas para designar a su jefe ejecutivo en 2007, dicha promesa se ha visto ahora postergada y, a cambio, se van a llevar a cabo otra serie de cambios que no satisfacen a la población. Un paso atrás Entre ellos, destacan incrementar los 60 diputados que conforman el órgano legislativo de la isla, la mitad de los cuales son elegidos directamente, y los 800 comisionados que, bajo la influencia de Pekín, se encargan de escoger al jefe ejecutivo de esta región administrativa especial de China. Por este motivo, los manifestantes consideran que las modificaciones propuestas suponen un paso atrás en lugar de avanzar hacia el sufragio universal, contemplado en la Ley Básica que, a modo de Constitución, el régimen comunista otorgó a la isla amparándose en el principio de un país, dos sistemas A pesar de que en Hong Kong tampoco se celebraban elecciones durante la ocupación británica, las ansias democráticas están fuertemente arraigadas en esta sociedad, una de las más modernas, abiertas y desarrolladas de Asia. En este sentido, la manifestación de ayer es una de las más nutridas que se recuerdan en la antigua colonia desde la histórica protesta de julio de 2003, que concentró a medio millón de personas. A pesar del considerable respaldo que cosechó esta movilización, el jefe ejecutivo de Hong Kong, Donald Tsang, rechazó las presiones e insistió en el plan diseñado por Pekín. Lo que estoy proponiendo es un avance hacia la democracia porque hay que ir paso a paso y no hay espacio para el cambio ahora se defendió tras negarse a recibir a los líderes de la marcha, que ano- Bloques cochambrosos La mayoría son operarios de las fábricas cercanas que viven en cochambrosos bloques de pisos donde el metro cuadrado sólo cuesta 100 euros, la mitad que en la ciudad. También han proliferado alrededor de las empresas pringosas cantinas donde los trabajadores, enfundados en sus monos de color azul marino, comen por menos de un euro. Zheng Jia, camarera en un restaurante próximo a la factoría siniestrada, recordó que la deflagración, que se cobró seis vidas, 70 heridos y obligó a evacuar a más de 10.000 personas, levantó una nube en forma de hongo de cien metros que tardó un día en disiparse añadió. La onda expansiva provocó destrozos en dos kilómetros a la redonda y afectó a estos locales y a un colegio colindante. Sentí una bofetada de calor y vi cómo se rompían las ventanas de las nuevas aulas indicó un alumno. En este sentido, uno de los bomberos que participó en la extinción del incendió manifestó que tuvimos que utilizar trajes y máscaras antigás y dejar que el benceno ardiera, por lo que tardamos 30 horas en sofocar el fuego a pesar de que empleamos 87 camiones, algunos venidos desde Changchun la capital de la provincia de Jilin. Miles de manifestantes en una calle céntrica de Hong Kong che amenazaban con permanecer concentrados ante el edificio gubernamental para celebrar una vigilia. El mensaje es claro: queremos sufragio universal retó el diputado prodemocrático Rony Tong, quien indicó que éste era un momento definitivo para Hong Kong No en vano, la manifestación ha tenido lugar apenas seis meses después del nombramiento de Donald Tsang, quien sucedió como jefe ejecutivo al impopular Tung Cheehwa cuando éste dimitió en marzo alegando problemas de salud. REUTERS Razones de peso Entre los participantes en la protesta, que vistieron camisetas y crespones de color negro y portaron pancartas con eslóganes como Hong Kong se merece plena democracia o La democracia no afecta a la estabilidad resaltó Anson Chan, que fue mano derecha del anterior jefe ejecutivo y dejó su cargo tras criticar al Gobierno chino por no avanzar en el proceso democrático de la isla. Hay momentos en la vida en que debes levantarte y ser tenido en cuenta explicó esta veterana política que goza de gran popularidad a pesar de hallarse retirada de la vida pública. Otro de los que también se unió a la marcha fue el obispo católico Joseph Zen, quien se mostró bastante crítico con el jefe ejecutivo de la ciudad, Donald Tsang. Presentar su propuesta como un gran avance hacia la democracia es la mayor mentira que he escuchado señaló Zen, una de las voces más críticas de Hong Kong con el régimen comunista. De todas maneras, uno de los que mejor resumió el espíritu de la jornada fue un vendedor de 55 años, Kirby Leung, citado por la agencia AP. Necesitamos elegir a un líder adecuado por nosotros mismos, no por el Gobierno central manifestó en medio de la manifestación, que se produce sólo nueve días antes de que se inaugure en Hong Kong la sexta cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que atraerá a numerosos grupos antiglobalización dispuestos también a tomar las calles para desesperación del régimen chino.