Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LUNES 5 12 2005 ABC El embajador de España llegó el sábado a Bagdad, a los seis meses de su nombramiento Ignacio Rupérez había sido encargado de negocios en Irak entre los años 1997 y 2000 su envío al país por razones de seguridad, después de que comenzaran a producirse secuestros de diplomáticos LUIS AYLLÓN MADRID. El embajador de España en Irak, Ignacio Rupérez, que fue nombrado el 3 de junio por el Consejo de Ministros, se incorporó el pasado sábado a su puesto en Bagdad, tras recibir la autorización del Ejecutivo para que lo hiciera. Aunque en estos seis meses el diplomático ha viajado en un par de ocasiones a la capital iraquí, sus estancias han sido muy breves y sólo ahora se incorporará de manera definitiva y tendrá oportunidad de presentar las cartas credenciales ante las autoridades del país. En algunos casos es habitual que las incorporaciones de embajadores a sus puestos puedan demorarse hasta dos b Rodríguez Zapatero retrasó meses después de su nombramiento, pero Rupérez no llegó a hacerlo dentro de ese tiempo ni tampoco después, debido a decisiones del propio presidente del Gobierno. José Luis Rodríguez Zapatero consideró más prudente dejarlo para más adelante, porque en ese momento se estaban produciendo en Irak secuestros de diplomáticos, fundamentalmente árabes, algunos de los cuales terminaron dramáticamente. El pasado 12 de octubre, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, manifestó que aunque Rupérez había expresado su deseo de incorporarse cuanto antes el Gobierno no lo había autorizado aún por motivos de seguridad. A lo largo de estos últimos meses, en los que se han producido acontecimientos tan importantes como el referéndum constitucional del pasado 15 de octubre, al frente de la Embajada ha estado como encargado de negocios el número dos Francisco Capote, que se ha mantenido en contacto con Rupé- Ignacio Rupérez, días después de ser nombrado embajador en Irak rez y con los altos cargos del Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid. Ahora, aunque tampoco se puede decir que la situación haya dejado de ser peligrosa, el Ejecutivo ha decidido, por fin, que el embajador se desplace hasta Bagdad y esté presente en las elecciones generales que se celebrarán el próximo 15 de diciembre, y de las que habrá de salir el Gobierno defi-