Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LUNES 5 12 2005 ABC Molina duda si arriesgarse a ser candidato en Castilla- La Mancha Camps tiene buenas expectativas en Valencia si no hay erosión zaplanista Valcárcel es uno de los valores seguros y se confía en que arrase en Murcia Juan Ignacio Diego Palacios o Gonzalo Piñeiro intentarán recuperar Cantabria El PP confía en extender en 2007 su poder territorial a Castilla- La Mancha y Cantabria Los populares presentarán a sus cabezas de lista después de la Convención Nacional de marzo b Molina duda si aspirar a la presidencia de la Comunidad y un sector del partido en Asturias hace campaña a favor de la candidatura de Francisco Álvarez- Cascos CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Primera parada: elecciones autonómicas y locales de 2007 el último domingo de mayo. Objetivo: ampliar el poder territorial con el que concurrir a las elecciones generales de 2008 salvo que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, disuelva antes las Cámaras. En pleno debate estatutario catalán, de la Ley Orgánica de Educación (LOE) y de la actuación del ministro de Industria, José Montilla, la maquinaria interna del primer partido de la oposición ya está con la mirada puesta en la consulta electoral de mayo de 2007. No son unos comicios cualquiera, sino el primer paso con el que afrontar con posibilidades de éxito, o de fracaso, las legislativas que se celebrarán apenas un año después, de ahí la importancia capital que tiene para el líder del PP, Mariano Rajoy, no sólo mantener el poder territorial actual, sino, a ser posible, ampliarlo. Es por ello que el objetivo marcado es, por un lado, en la recuperación del poder de Cantabria y, por otro, muy emblemático, arrebatar a los socialistas el Gobierno autonómico de Castilla- La Mancha. paña esgrimen desde la calle Génova. Cantabria es un caso distinto. El PP gobernó ininterrumpidamente en esta Comunidad desde 1983, salvo un breve periodo en 1991, y ha ganado todas las consultas electorales. En el año 2003 también fue la fuerza política más votada y consiguió 18 escaños frente a los 13 del PSOE y los ocho de los regionalistas cántabros, hasta ese momento sus socios naturales Pero la oferta socialista a Miguel Ángel Revilla de hacerle presidente autonómico pudo más que sus antiguas alianzas y el popular José Joaquín Martínez Sieso quedó fuera del Gobierno de la Comunidad. De la Alcaldía a la Comunidad El PP aspira a recuperar esta plaza bien de la mano de Juan Ignacio Diego Palacios- -presidente regional del partido y generacionalmente mucho más joven que el anterior candidato- -o del alcalde de Santander, Gonzalo Piñeiro, que podría pasar de encabezar la lista municipal a la autonómica, según han señalado fuentes populares. En todo caso la dificultad estriba en que bien el PP gana en esa Comunidad por mayoría absoluta o pacta con los regionalistas de Revilla. El PP ha decidido retrasar la proclamación de sus candidatos autonómicos prevista, en un principio, para principios de año y que no tendrá lugar, salvo imprevistos, hasta marzo, tras la Convención Nacional. Quizá para entonces hayan desbrozado candidaturas como la asturiana, donde se habla hasta de tres nombres: el anterior aspirante, Ovidio Sánchez, al que se suman el controvertido alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, e incluso el del ex vicepresidente Francisco Álvarez Cascos, una apuesta segura para un sector del partido en Asturias convencido de que con él arrasarían en la Comunidad. Baleares o Madrid, donde todo de- Un posible regreso de Cascos en Asturias entra en las quinielas que luego, en autonómicas, engordaban los resultados de José Bono. De este modo, parecía que el alcalde de Toledo y candidato in péctore José Manuel Molina, se convertía en una de las principales bazas de los populares. Se acabaron experimentos como el de hacer aterrizar en la candidatura castellanomanchega a paracaidistas léase Adolfo Suárez Illana. Molina es conocido por su potencial electorado, ya fue aspirante al título autonómico (1991 y 1995) y tiene el suficiente respaldo de la dirección nacional. Sin embargo, parece que Molina duda sobre si aceptar el reto de cambiar el Ayuntamiento (plaza casi segura) por aspirar a la presidencia de la Comunidad sin garantías de éxito. Quizá, por ello en las últimas semanas se han ido lanzando otros nombres como el de Alejandro Ballesteros o el de María Dolores de Cospedal, frente a una direc- En Madrid se espera alcanzar los 57 diputados autonómicos, uno más que ahora, y veinte nacionales ción nacional que mantiene su apuesta por el alcalde de Toledo. Además, su candidatura a la Junta de Castilla- La Mancha no deja de generar problemas de estrategia. Desde hace meses la dirección nacional debate en qué momento debería dejar la alcaldía para dedicarse en exclusiva a recorrer la región, pueblo a pueblo. Conscientes de la incompatibilidad de continuar en el Ayuntamiento y hacer campaña, el problema de Molina es que fuera del sillón municipal no ocupa ningún otro cargo público. No tiene plataforma que le sirva de altavoz en su cam- Aprovechar la ausencia de Bono Con José Bono fuera de la candidatura socialista, el PP ve posibilidades de éxito en un enfrentamiento con su sucesor, José María Barreda. No es sólo una aspiración voluntarista. En la sede de la calle Génova saben que hay suficientes votos con las siglas populares para afrontar el reto, los mismos que reciben en elecciones generales y