Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUNES 5 12 2005 ABC ¿QUÉ CAMBIARÁ? N o es lo mismo saber que vamos a morir que darnos cuenta de que estamos muriéndonos. Sin ser tan irreparable, el presidente del Gobierno parece haber reparado en que la propuesta de reforma del Estatuto de Cataluña ha pasado de constituir un cierto riesgo- -por la impronta nacionalista de buena parte del parlamento que la ha formulado, incluidos los socialistas catalanes- -a convertirse en un peligro cierto. Seguramente por ello, la nación es ahora para Zapatero un concepto político que la Constitución reserva para España y no tanto un término polisémico o una realidad discutida y discutible como él mismo dijo para salirse por una tangente GERMÁN que es más discutible YANKE que la nación. Si la Constitución goza de buena salud no debería suponer un problema para el Gobierno. Sin embargo, la reacción contra la concentración organizada por el PP revela, aunque trate de disimularse, que, hoy, un acto en defensa de la Carta Magna y de los conceptos que establecen la soberanía en todos los ciudadanos españoles se convierte en un problema para el Gobierno. Un problema de confianza, sin duda, que ya no se solventa diciendo que la concentración tenía intención política- -una evidencia- que se organizaba contra el Gobierno- -una paradoja retórica: admitir que la opinión pública puede entender la defensa de la Carta Magna como un ataque al Ejecutivo- o replicando que todo va a terminar bien. Esta promesa es la más significativa. ¿Qué es lo que hoy va mal y terminará remediándose? ¿Modificarán los proponentes de la reforma su cerrada defensa de principios y artículos que se oponen abiertamente a la Constitución? Afirmarlo es, por el momento, cuestión de fe: cada vez que se plantea una cuestión sensible del texto se convierte en innegociable e incluso se responde amenazando con la ruptura de los acuerdos que sostienen al Gobierno. El presidente y sus mentores pueden afirmar que se trata de posiciones para negociar pero tal cosa es sólo un vano consuelo cuyas nefastas consecuencias aumentan día a día: no se puede aceptar más de una sesión fórmulas no acordes con la Constitución y no se puede evitar así, desde luego, el deterioro del PSOE, como revelan tanto las discrepancias internas como las encuestas. ¿Cambiará el Gobierno? ¿Aceptará un apaño con el texto actual admitido a trámite? ¿Tratará de convencernos de que unos cuantos sinónimos y unas interpretaciones condicionadas convertirán la reforma en algo ajustado a la Constitución y al interés general Como diría Julio Cortázar: No puedo creerlo. Es como si me dijeran que el marfil proviene de un animal Pero este hipotético ejercicio cosmético no arregla la deriva del PSOE hacia el fracaso. A mí me parece que el enfado del Gobierno, la descalificación exagerada de la concentración del sábado, el barullo contra la intransigencia y el inmovilismo el griterío para demostrar que los conservadores están solos es que lo único que tienen claro es que el PP no cambiará. Josep Piqué y Esperanza Aguirre, durante la concentración del pasado sábado en la Puerta del Sol CHEMA BARROSO El PP dice que la declaración de Sol será su compromiso con la Constitución Astarloa destaca el civismo ejemplar de los asistentes al acto b Piqué reconoce que el Estatu- to catalán está en el origen de la concentración del sábado y afirmar lo contrario sería mentir a los ciudadanos J. L. L. MADRID. La ya conocida como declaración de Sol -el texto leído por el líder de la oposición, Mariano Rajoy, en el acto político de su partido en defensa de la Constitución- -será el norte del compromiso del PP con la Carta Magna. Así lo señaló el secretario de Libertades Públicas de los populares, Ignacio Astarloa, que ayer convocó a los medios informativos para hacer balance de la concentración del sábado y señalar que en la intervención de Rajoy están recogidos los principios esenciales de la acción política inmediata del PP. En la declaración de Sol Rajoy proclamó que sólo hay una nación, la española y que el Estado autonómico no significa que la nación se fragmente en parcelas Astarloa destacó el civismo democrático ejemplar y extremadamente alentador de los miles y miles de personas que acudieron a la Puerta del Sol. Tras agradecer la asistencia a la concentración y expresar la satisfacción de su partido por este emocionante acto en un momento en que existen amenazas y peligros gravísimos para la Constitución, Astarloa quiso hacer hincapié en que se trató de una fiesta democrática y de esperanza al tiempo que censuró que el Gobierno del líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, no esté dispuesto a fortalecer la Carta Magna. Hay quienes pretenden tergiversar la realidad desde el mayor de los fundamentalismos. Es asombroso y triste ver al Gobierno y a dirigentes del PSOE lamentando que se celebre un acto de homenaje a la Constitución apuntó Astarloa, una actitud que atribuyó a la debilidad y al entreguismo de Ejecutivo a sus socios nacionalistas. En este punto, el dirigente del PP calificó de propaganda barata las críticas lanzadas desde el resto de partidos políticos a la concentración del sábado y denunció la pretensión del Gobierno socialista de imponer silencio a los que rechazan el proyecto de reforma del Esta- Los populares tachan de propaganda barata las críticas a la concentración de la Puerta del Sol El PP denuncia que el PSOE trata de imponer silencio a los que rechazan el bodrio del Estatuto tuto de Cataluña. No se puede opinar contra el Estatuto. El Gobierno ha dictado un real decreto virtual de silencio. Al que opina contra el proyecto le cae una catarata de insultos, cuando no de amenazas recalcó. En este sentido, el secretario de Libertades Públicas del PP retó al Gobierno y al PSOE a que si piensan que este Estatuto no es un bodrio que rompe la Constitución de raíz, se lo demuestren a los españoles Aunque los dirigentes del PP han insistido una y otra vez en que la concentración de la Puerta del Sol fue un homenaje de la Constitución, el presidente de los populares en Cataluña, Josep Piqué, reconoció que el Estatuto está en el origen del acto político del sábado. Decir lo contrario sería mentir a los ciudadanos subrayó Piqué en declaraciones a la Cadena Ser. En cuanto a las reacciones suscitadas en el resto de las fuerzas políticas- -que acusan al PP de apropiarse de la Constitución- Piqué quiso distinguir entre las críticas que tienen su origen en los nacionalistas, que se sienten contrariados por la defensa de una Constitución que no les gusta y, por otra, las acusaciones de los socialistas, que se llenan la boca diciendo que defienden la Carta Magna y, después, permiten que el Parlamento catalán apruebe un texto que tendrá que ser profundamente reformado, como ha reconocido el propio presidente del Gobierno