Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Los domingos DOMINGO 4 12 2005 ABC EL PODER DE LA INTUICIÓN sienta confortado con su libro: No quiero que se tome como una cómoda justificación para evitarse el razonar. Ahí es importante rastrear los orígenes de cada prejuicio y decidir en qué aprovecha uno más las ventajas del juicio instintivo, dictado por la íntima experiencia, y en cuáles las de un razonamiento ponderado Niega la dicotomía razón- intuición y que se establezca un campo a favor y otro en contra, lo importante es saber cómo operamos y cómo, en diferentes situaciones, una ayuda mientras en otras es totalmente inapropiada Es necesario tomar distancia y preguntarse porqué uno toma en realidad esta decisión y no otra y qué ha conducido a ella: ¿razón, susceptible de error, o una intuición, vulnerable al prejuicio? La experiencia no traiciona Admite que pensar sin pensar sólo era un gancho llamativo. Hablo de un pensar sin una introspección consciente, juicios rápidos realizados contra una experiencia acumulada, de la que no somos totalmente conscientes, pero que no nos traiciona. Pero ojo, sin esa experiencia, o intentando aplicarla luego a otros campos, no se puede en ningún modo pretender alcanzar conclusiones ajustadas, porque es pasarse de listo. No hay adivinos ¿Y el instinto materno, contra qué experiencia se justifica? Aparte la cultura genética, que el autor obvia, una mujer mimetizaría mucha información percibida en otras mujeres pero, incluso sin saber nada, en días de estar con su hijo una madre se vuelve una experta, embebiéndose de una gran cantidad de datos con los que operará durante años Es obvio que cada vez más la razón se sobresatura, ¿se decide más y mejor con o sin internet? Lo importante son los filtros y los expertos son filtros de información nos han hecho el trabajo de campo previo. Google sólo da un amasijo indiferenciado de datos que bloquean toda capacidad de decisión rápida De la ventaja de la frugalidad saben los creadores de mensajes. Y los políticos, aunque Gladwell ahí se distancia de la política desde el corazón aunque el instinto prime en una emergencia y razón, consenso y burocracia la obstaculicen, pero en el ámbito de la sociedad las decisiones tienen que ser racionales y explicables El autor demistifica la razón a la vez que re- mistifica el proceso de decisión, las decisiones no son simples y no hay truco la razón patina a veces antológicamente y la intuición es frecuentemente reino del prejuicio: Nuestro entendimiento opera en varios planos lo malo es que hay quien mantiene la ficción de que poseer un sistema para acertar, extrapolando un éxito en un campo a otro Eso es lo que la sabiduría popular llama el listillo. Gladwell, un periodista que vende el valor del instinto ABC Malcolm Gladwell Pensar está algo sobrevalorado Nike o Microsoft le pagan 30.000 euros por charla para explicar a sus directivos cómo pensar ágilmente y sin tanta ortopedia racional. Un libro, Inteligencia intuitiva recoge ahora sus teorías: A medida que ganamos experiencia en un terreno tendemos a depender más de estas rápidas decisiones subconscientes dice POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL EN BERLÍN ladwell es requerido por los consejos de administración de empresas como Nike o Microsoft a 30.000 euros la charla, para intentar explicar cómo pensar ágilmente y sin tanta ortopedia racional. Esta charla costó menos, pero también es provechosa. Más de un millón de lectores que han comprado Blink Inteligencia intuitiva Taurus) creyendo que ya está bien de pensar y Gladwell, un periodista del New Yorker capaz de ser ingenioso con Bill Gates o con un Nobel, explica que no podemos decir que en toda situación hayamos salido mejor de ella pensando conscientemente A medida que ganamos experiencia en un terreno tendemos a depender más de estas rápidas decisiones subconscientes. Es el caso de lo que entendemos por experto, que decide de un vistazo Tener olfato, una corazonada o un sexto sentido eran sobreenten- G didos comunes a otras generaciones y el autor admite que fue tal vez un exceso ir tan lejos en una celebración de la racionalidad puramente consciente Ahora se empieza a reconocer que hay una parte del cerebro que no trabaja conscientemente para nosotros sino para la situación en sí y sería importante aprender a educar también ese mecanismo, para ser efectivo Lo cierto es que contar hasta diez resume una historia de desconfianza hacia la intuición, que sin embargo Gladwell recuerda que es también racional Pero el problema de la devaluación de la intuición es la incapacidad de poder explicar razonamientos no típicamente conscientes. Y hoy todo juicio requiere ser explicado. Pero empeñados en exigir explicaciones ignoramos si el resultado es el bueno Sin embargo aseguramos que algo nos gusta y no podemos explicar porqué. Y mientras Einstein reconocía que para hacer ciencia lo único valioso es la intuición por contra se exige hoy demostrar racionalmente hasta la fe. La creatividad surge como una chispa, no se desarrolla como un razonamiento consciente, pero hay que saber escuchar y detectarlo Pero el libro, en el original Blink por el abrir y cerrar de ojos en que a veces se toman decisiones que se saben acertadas, no es para autoayuda y provoca más reflexiones que enseña a pensar, como proclama. No se puede enseñar unas recetas simples para pensar, pues difieren mucho de una disciplina a otra, sea enseñar a un policía a actuar en décimas de segundo, a un industrial o a un jugador de tenis. Pero sé que hay que prestar más atención a la experiencia, porque luego guía nuestras reacciones Gladwell no está seguro si se piensa demasiado o demasiado poco y reconoce el peligro de que, alguien tendente al prejuicio, se Hablo de juicios rápidos basados en una experiencia acumulada, de la que no somos conscientes, pero no nos traiciona