Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
57 Los domingos BLANCA MUÑOZ SOCIÓLOGA La autora de La cultura global (Edit. Pearson) advierte del peligro de la tecnocracia que nos ha tocado vivir Un instrumento maquiavélico ¿Existe la espontaneidad en las movilizaciones vía móvil? -Guy Durandin dice que se podía crear una espontaneidad inducida mediante procesos de hiperemoción cibernética En sectores juveniles, en los que el móvil es parte esencial de su identidad, todos los resortes de las consignas ideológicas se plantean en el marco de esa espontaneidad inducida, porque ellos no se fian de un político pero sí de su móvil. En este momento, el emisor se ha sustituido por los canales tecnológicos y sobre todo por dos aspectos fundamentales de las nuevas tecnologías: la inmediatez terrible y la coordinación a través de eslóganes que no requieren ningún tipo de pensamiento causal ni ningún tipo de análisis complejo y elaborado. Vivimos una democracia post moderna o débil en donde las tecnologías sustituyen a la ideas. ¿La habilidad demostrada en el uso de estas tecnologías por parte de grupos de izquierda es una grave desventaja para los conservadores? -Lo primero que había que plantear es si en esta democracia postmoderna se puede hablar de derechas o izquierdas. Los ideales de izquierdas han sido sustituidos por ideales tecnocráticos que están creando una enorme confusión entre realidad y ficción, y son los partidos más relacionados con la socialdemocracia mediática los que tienen más capacidad degenerar esa emoción cibernética porque manejan mejor a los sectores más jóvenes. El problema es que para los clásicos como Platón, Montesquieu o Rousseau, que siguen siendo tan válidos, la democracia era un sistema ético y lo que estamos viviendo es una auténtica falta de ética en sectores que históricamente habían luchado por defender unos valores de igualdad social. Con esto han logrado desestructurar toda la política y, efectivamente, los partidos de centro y de centro- derecha se están viendo desbordados por este uso tecnocrático de la democracia postmoderna. ¿El móvil tendría la misma fuerza sin la connivencia de medios tradicionales como la radio o la televisión? -El teléfono móvil hay que situarlo siempre en la identidad de jóvenes. Un compañero de instituto ha observado una mutación del dedo pulgar en algunos de sus alumnos debido a su ejercitación Debido a la escasa penetración de los SMS en EE. UU. la superpotencia mira al resto del mundo como a un laboratorio experimental y espera los efectos del billón de mensajes anual res de esos flujos es el anhelo de los grupos políticos. La guía para el uso del móvil como vía de comunicación política que ha editado el Institute for Politics Democracy the Internet ofrece diez claves a los aprendices de gestores del ingenio, que si a ellos les sirve para armarse para el ataque, los usuarios deben conocerlas para armar su demostrada falible defensa. Para empezar hay que saber que el texto es el rey la aplicación más simple y más efectiva. Jim Manis, director general de Mobile Marketing Association, dice que si sólo puedes incorporar una aplicación a tu estrategia política, que sean los mensajes de texto Además, se recomienda no olvidar que los teléfonos móviles son el último oasis personal por lo que los mensajes tienen que estar personalizados en función de los intereses del que los recibe, lo que quiere decir que no se deben enviar textos en campaña electoral, por ejemplo, con eslóganes o información a gente que no esté dada de alta previamente ya que el spam es el peor enemigo- -se recomienda no más de dos SMS al mes- los mensajes deben ser sobre eventos inmediatos y se aconseja que se usen segmentándolos geográficamente para dirigir a la gente a los acontecimientos. Además, el móvil es para lanzar mensajes cortos, algo así como informes ejecutivos resumidos; hay que pensar que la tecnología móvil actúa como ecualizador y amplificador; hay que aprovechar el contexto que añaden los dispositivos móviles frente a los que tienen cables para actualizaciones urgentes o recordatorios de eventos; y conviene, al principio, identificar- -a través de internet- -a los líderes de opinión de esas redes que son la clave para que la campaña móvil se difunda, atrayéndoles con acciones definidas que puedan realizar, marcando sus intereses e involucrándoles en la campaña. AP Con un solo clic Los dispositivos móviles son una tecnología push Úselos para empujar la información hasta sus seguidores- -propone la guía- aprovechando que no son una tecnología pull como las páginas web, que requieren que los interesados se registren o busquen información hasta encontrarla Y además, hágalo fácil. En el mundo político eso significa que las donaciones, el reenvío de mensajes, el resgistro de votos, apuntarse como voluntario o recibir información estén a un sólo clic Es fundamental crear cohesión a través de los distintos medios con información sobre la campaña móvil en todos los soportes que se usen y, por último, entrene a sus partidarios para convertirlos en mobile warriors capaces de enviar y recibir SMS, recopilar datos a pie de urna o de los votantes, y de crear mensajes efectivos: periodistas- ciudadanos que además hagan fotos desde sus móviles y sepan colgarlas en la red la gran pantalla global. Toda una lección de cómo ganar el poder. En los partidos políticos hay equipos de especialistas que analizan la actualidad y están alerta para desplegar en el momento oportuno una batería de SMS capaz de provocar una determinada respuesta en la ciudadanía en el continuo envío de mensajes. Hay un cambio radical de los métodos de persuasión colectivo al que han contribuido el proceso de deseducación tan profundo que se está dando y lo que yo llamo programas de movilización ideológica de carácter postmoderno en donde el cinismo, la confusión, la parodia y el socavamiento simbólico son cruciales. Todo eso genera que los relatos mediáticos tradicionales se sustituyan por relatos tecnológicos donde el valor central es el cinismo, lo que acarrea enorme desinformación. Sectores infantiles y juveniles están desguarnecidos ante la manipulación de líderes mediáticos que se presentan como de izquierdas y, además, inocentes. ¿Cómo distinguir lo qué es o no manipulación? -Hemos perdido el sentido de lo verdadero y lo hemos sustituido por lo verosímil, y al final hay cosas que parecen información y son desinformación, y cosas que parecen verdaderas y son contrainformación. Frente a ello sólo sirve la educación y que el individuo se vacune intelectualmente. Sin ello estamos en plena etapa del triunfo de la demagogia, y como decía horrorizado Platón, eso es siempre la quiebra de cualquier principio democrático. El móvil se ha convertido en la herramienta de persuasión más maquiavélica porque va a grupos escogidos, indefensos frente a la manipulación, y para los que ese aparato se ha convertido en parte de su identidad. Un procedimiento de engaño altamente sofisticado en que el mensaje es el móvil, en una integración sistémica peligrosísima. Así, el que controle eso sin duda tiene el poder. Al lado de esto, el mundo feliz de Aldous Huxley se queda en mantillas.