Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos EL USO DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Persuasión Influir a través del móvil, una obsesión para el Poder No hay duda: el teléfono móvil, último oasis personal, se ha transformado en la herramienta más poderosa de comunicación para activar la reacción inmediata de la ciudadanía. Un informe de la George Washington University presenta este objeto cotidiano como el instrumento de persuasión política más barato, sencillo, rápido y eficaz Saber manejarlo es garantía de poder. Y en ello están POR VIRGINIA RÓDENAS l medio es el mensaje. Y cuando hablamos del teléfono móvil lo hacemos del mejor amigo del hombre según definición de The Economist ese compañero fiel que siempre estará contigo -entre otras cosas, porque siempre lo llevamos en el bolsillo- del que por esa misma esencia íntima no es objeto de duda, y que para muchos ha llegado a constituirse en un apéndice más de su anatomía. Una nueva tecnología ligada a los contactos sociales, según ha escrito el gurú Howard Rheingold, autor de Smart Mobs la biblia de la comunicación en red por dispositivos inalámbricos, que hace posible que un relativamente pequeño número de personas haga lo que antes sólo conseguían enormes monopolios corporativos Ni más ni menos que el poder camaleónico de la información que circula por el mundo a través de un billón de mensajes de texto, según prevé para este año The Mobile Data Association (MDA) y sobre el que los políticos merodean con la intención de hacerse con él. No en vano, Julie Barko, directora adjunta del Institute for Politics, Democracy the Internet, responsable del informe The Politics- to- Go Handbook. A guide to using mobile technology in politics ha asegurado a ABC que por supuesto que en los partidos políticos, sobre todo si son listos, hay un grupo de especialistas que analizan la actualidad y están alerta para desplegar la batería de mensajes de texto que provoque la respuesta y movilización de los ciudadanos en el momento adecuado, con un clima de sentimientos propicio y el mensaje oportuno. En EE. UU. hay expertos que se dedican a analizar el contenido de los medios y a recomendar a los líderes políticos cuándo iniciar la movilización y qué tipo de reacción activar. Porque ya nadie duda de que si uno es capaz de apelar a los miedos, aspiraciones y E emociones de la gente, tiene en su mano, y con ayuda de un móvil, una herramienta muy potente para su instrumentalización Paradójicamente, por primera vez, según explica Barko, EE. UU. mira con curiosidad lo que sucede en Europa y otras partes del mundo, que han cogido la delantera a la superpotencia en el manejo de los mensajes de texto, ya que esta forma de comunicación entre los norteamericanos resulta muy cara- -10 céntimos recibir y otros 10 enviar un SMS- con una tasa de penetración en la población de sólo el 16 por ciento aunque sus efectos tienen sobre ascuas a los líderes políticos. A golpe de SMS Kuwait. En marzo de 2005, las mujeres kuwaitíes usaron sus móviles para organizar la más importante protesta de la historia del país por el derecho al voto femenino. A pesar del elevado coste de cada mensaje (40 céntimos) la movilización logró sacar a las mujeres a la calle y se convirtió en el único camino para escapar al control del Gobierno. El Washington Post calificó a estos mensajes de la más poderosa cadena de libertad al margen de la ley y de lo políticamente correcto en las ricas monarquías petrolíferas del Golfo Pérsico China. El sistema de rumores que circulaba para esquivar el control político del Gobierno se reforzó con el uso de la tecnología móvil. Cuando en 1997 los EE. UU. bombardearon la embajada china en Belgrado se vio por primera vez cómo el tráfico de mensajes, especialmente entre los miembros de la intelectualidad, movilizó a la gente a lo largo de todo el país. Hoy esta forma de comunicación ha estrangulado el control férreo del Gobierno sobre la información. Kenia. En 2003, los keniatas usaron sus teléfonos móviles para movilizar a la gente al voto, e hicieron campañas compartidas entre la difusión de mensajes políticos y la propagación de los datos que se iban obteniendo a pie de urna. Esta tecnología llegó hasta las áreas más remotas. España. El 13- M, víspera de elecciones generales, y tras los ataques terroristas de 2004, el tráfico de SMS sufrió un incremento del 40 por ciento y movilizó a unas 5.000 personas a manifestarse contra el Gobierno del PP. La afluencia de votantes creció en un 70 por ciento y el PSOE, en la oposición, ganó los comicios. Al alcance de cualquiera Para el Instituto- -añade la analista- -fue algo más que la herramienta para la protesta y la movilización en acontecimientos concretos como el 13- M en España, la revolución naranja en Ucrania o el levantamiento de la ciudadanía contra Estrada en Filipinas, porque cada vez con más fuerza la tecnología móvil se ha convertido en uno de los medios más importantes del mundo para la comunicación política. Y cuando digo tecnología móvil hablo no sólo de teléfonos, sino de PDA, iPOD, y hasta play- station móvil. Son instrumentos que se usan todos los días, medios de comunicación personal que se valen de procesos tan sencillos como un simple clic al alcance de cualquiera El estudio de The George Washington University señala que hay grupos que aprenden la habilidad del envío de mensajes lo antes posible y los incorporan a su actividad política consiguiendo tener una notable ventaja sobre el resto. ¿Por qué triunfó el envío de SMS en España, Ucrania y Filipinas? -inquiere Barko- Porque pudieron acceder a las redes sociales del ciudadano de a pie y lo hicieron creando mensajes que tenían tanta po- Julie Barko: La teoría de la espontaneidad puede resultar muy bonita, pero en el mundo real de la política lo que sucede es que mientras convergen los sentimientos y la voluntad de la gente, alguien gestiona ese canal tencia, tal sentimiento y eran tan inmediatos que si los recibías los querías enviar inmediatamente a tu familia, amigos, compañeros... en segundo lugar, trataban asuntos plenos de emoción, lo que impulsaba a dar ese paso adelante al que lo recibía, salir de sus casas o ir a votar. Eran temas importantes y oportunos que exigían rápida intervención y los mensajes eran breves, claros, precisos y contundentes. Se ha hablado de la espontaneidad de estas movilizaciones, pero, por ejemplo, sobre lo que ocurrió el 13- M en Madrid, el hecho de que un periodista extranjero, concretamente del Herald Tribune recibiera uno de esos mensajes con el Gobierno miente. Acude a la sede del PP se ve un claro interés. Si en un principio surgió de forma espontánea, es evidente que el Partido Socialista fue listo y supo canalizar esa capacidad de movilización en su propio beneficio. Lo mismo sucedió con la revolución naranja que fue dirigida por el partido opositor, y, tal vez, la manifestación contra Estrada, de gran parte de la clase media filipina opuesta a las líneas de gobierno de su presidente, hablan más de ese carácter inocente a pesar de verse apoyadas por redes de radiofonía y televisión locales. Aquí la teoría de la espontaneidad puede resultar muy bonita, pero en el mundo real de la política lo que sucede es que convergen los sentimientos y la voluntad de la gente mientras que alguien gestiona ese canal Por ello, convertirse en directo-