Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 12 2005 Los domingos 53 VIDA Y POLÍTICA Rodríguez Ibarra llega a su domicilio, procedente del hospital donde fue atendido tras el infarto T ras el infarto de miocardio sufrido el pasado 7 de noviembre, el presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, se recupera favorablemente en su casa de Mérida, junto a su mujer y su hija, ambas de nombre Leonor. Pasa la mayor parte del tiempo leyendo, respondiendo correos electrónicos, o pescando, una de sus aficiones favoritas. También chupa palillos de canela, el sustituto que se ha buscado para los más de cincuenta cigarrillos Ducados que se fumaba al día antes del infarto. Estoy bien, aunque algo más irascible, porque he tenido que dejar de fumar reconocía esta misma semana. Fiel a su más genuino estilo, el presidente extremeño ponía sobre la mesa el siempre aparcado debate sobre su continuidad porque voy a ver cómo evoluciono estos meses y, según como vaya, me voy a replantear mi vida afirmó. Por eso Extremadura vive la ausencia temporal de Ibarra en la vida pública hablando de Ibarra. Así podría resumirse el panorama de una región que lleva un cuarto de siglo discutiendo sobre las ideas, las medidas, los mensajes, los enfrentamientos o las ocurrencias de este político singular. La región, sin embargo, empieza a ser consciente de que tras la coraza política del presidente extremeño hay una figura humana que medita qué hacer con su vida. Nadie descarta nada, ni que siga en la política activa ni que la abandone, pero esas dudas están condicionando una vez más la Extremadura autonómica que Ibarra ha gobernado desde el principio: seis victorias consecutivas, dejando en la cuneta a candidatos del PP Lee, responde e- mails, pesca y chupa palillos de canela para sustituir las dos cajetillas largas de Ducados que fumaba cada día. Mientras, Rodríguez Ibarra medita su continuidad en la escena pública Los días de después del infarto TEXTO: JOSÉ ENRIQUE PARDO FOTOS: BRÍGIDO milia y la amistad dijo Ibarra esta semana, y creo que lo he practicado siempre, pero es verdad que quizá a lo mejor llega un momento en el que si la política pone en cuestión algunas cosas más vale dejarlo, y no pasa nada. Me voy a replantear mi situación personal y en función de cómo vaya física o mentalmente decidiré qué hago El presidente extremeño, en un acto público reciente como Adolfo Díaz Ambrona, o el ex presidente del Senado Juan Ignacio Barrero. Ciertamente no es ésta la primera vez que Ibarra expresa públicamente sus dudas respecto a su futuro político. Ya lo hizo en legislaturas anteriores y terminó presentándose a las elecciones, pero nunca había tenido un problema de salud tan evidente. Yo sé que hay cosas más importantes que la vida política, como el amor a mi fa- Extremadura vive la ausencia temporal de Rodríguez Ibarra de la vida política hablando de Rodríguez Ibarra Debate sobre su futuro Rodríguez Ibarra se someterá la próxima semana a una revisión médica y, si todo va según lo previsto, esa prueba constatará la favorable evolución que ha experimentado en apenas tres semanas. Recuperación que saltaba a la vista en esa primera aparición pública, del pasado martes, en la que, sonriente y con buen aspecto, llegaba a bromear sobre su forma de matar el tiempo: No me aburro, no, y no entiendo que haya gente que se aburra cuando no tiene actividad que hacer con la cantidad de prospectos de electrodomésticos que se pueden leer dijo entre risas. Ya voy por el tercero de la máquina de fotos número dos y sólo con eso hay para pasar el rato Pero al margen de eso Ibarra aprovechó su comparecencia ante los periodistas para reflexionar en voz alta sobre las dudas que le embargan, ya que en algunas ocasiones creo que esta legislatura me sobraba dijo, y en otras ocasiones creo que hacía falta. No sé si me hará falta algo más o no Lo cierto es que las declaraciones de Ibarra han provocado no pocas reacciones y valoraciones. Algunas de ellas se han hecho en público y otras en privado. Según fuentes consultadas por ABC son los verdaderos amigos del presidente extremeño los que estarían esperando de Ibarra un paso al frente que anteponga su vida personal y su salud a su faceta política. Ese reducido entorno consideraría injusto que el PSOE pidiese a Ibarra un sacrificio como el de volver a vivir una campaña electoral tras haber sufrido un infarto. En el PSOE no quieren ni oír hablar de un posible abandono y, tras escuchar las dudas del presidente, el portavoz del grupo parlamentario en la Asamblea de Extremadura, Luciano Fernández, se dedicó a destacar las cualidades físicas y mentales que Ibarra mantiene intactas tras su infarto. Según Fernández, el PSOE no se ha planteado nunca la sucesión de Ibarra y sería una indecencia plantearse una cuestión así antes de que finalice su periodo de convalecencia La consejera portavoz del Gobierno regional, Lola Pallero, ha destacado que Rodríguez Ibarra goza de una perfecta salud para seguir siendo candidato si quiere, porque Ibarra ha sido, es y será nuestro mejor candidato. ¿Se imaginan que el presidente del F. C. Barcelona quisiera ahora prescindir de Ronaldinho?