Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional DOMINGO 4 12 2005 ABC BARCELONA: AVANCE SUSTANTIVO MIGUEL ÁNGEL MORATINOS Ministro de Asuntos Exteriores e ha publicado mucho en la prensa española esta semana sobre la Cumbre de Barcelona y sobre sus resultados. Se han emitido juicios algo apresurados de marcado acento negativo. Sin embargo, en Barcelona se ha conseguido mucho. Lo mejor no debería ser enemigo de lo bueno. Juzgue el lector. Hay que tener en cuenta, y conocer a fondo, los desafíos y la compleja situación de esta región para darse cuenta de por qué los implicados en la Primera Cumbre Euromediterránea nos sentimos hoy satisfechos. Nuestro esfuerzo ha producido propuestas que van a impulsar la asociación creada hace diez años entre Europa y el sur del Mediterráneo para promover la paz, la libertad y el progreso en esta zona, tan importante para España. Resultadosconcretos: laCumbrehaaprobado un Plan de Acción para los próximos cincoañosqueincluyetodoslosámbitostradicionales de nuestra cooperación (el político, el económico y el cultural) y añade uno nuevo: la gestión en común del fenómeno migratorio, tanrelevanteparanuestropaís. LaCumbreha aprobadotambiénunCódigo de Conducta contra el Terrorismo y ha mostrado la disposición de todos para unir esfuerzos en la lucha contra esta lacra, que España conoce tan de cerca. S Nunca se insistirá lo suficiente sobre la trascendencia de que todos los presentes hayan adoptado este documento. La condena sin excusas de toda forma de terror, la descalificación de todo intento de asociar el terrorismo a una nación, una cultura o una religión y la determinación de trabajar juntos para ganar la batalla contra los terroristas constituyen una respuesta adecuada y necesaria. Por encima de un debate conceptual que sigue abierto en las Naciones Unidas sobre la definición de terrorismo y en el que no se ha entrado, se ha impuesto la necesidad práctica de reconocer que el terrorismo es undesafíocomúnquerequiereunarespuesta eficaz, capaz de responder a un azote que ha golpeado a todos, desde Casablanca hastaLondresoEstambul, ydesdeMadridhastaAmmán, TelAvivoSharmelSheik. Podemos actuar, o podemos sentarnos a esperar una definición. Hemos preferido actuar sin apartar la vista del objetivo final. La Cumbre ha logrado además promover al nivel de máxima prioridad la educación y la generación de empleo. Éstos no son temas menores. En los próximos 20 años harán falta 34 millones de empleos en los países del sur y el este del Mediterráneo para otros tantos millones de jóvenes que llegan al mercado laboral. La reunión de Barcelona ha ratificado la voluntad de crear para 2010 una zona de libre cambio, uno de los instrumentos para lograrnuestrosobjetivoseconómicosypolíticos, definiendounaestrategia, unosrecursos y unos plazos. La progresiva una oportunidad para muchos de los países con mayor necesidad de desarrollo. Economistasysociólogoshanllegadoala misma conclusiónsobre la otraorilla: es urgente crear un clima favorable a las inversiones privadas, nacionales y extrajeras; es necesario proseguir la modernización de las economías y acometer la del sistema financiero; conviene consolidar entornos jurídicos, administrativos y macroeconómicosestables. Sóloasísecrearánnuevasoportunidadesparaelempleo- -enparticularentre las mujeres- -y se podrá colmar la brecha del Mediterráneo. Por si aún quedan dudas sobre lo bueno de esta Cumbre, se han formulado propuestas para extender los derechos humanos y las prácticas de buen gobierno. No se trata de imponer modelos, sino de apoyar las demandas de la sociedad civil. Se han firmado compromisos de adecuar los procesos electorales a los estándares internacionales, de profundizar el dialogo sobre derechos humanos y de garantizar la libertad de expresión. En Barcelona la Unión Europea ha confirmado con toda rotundidad, con la presencia de prácticamente todos sus jefes de Estado y de Gobierno, su compromiso con el Mediterráneo. Impulsada por España, Europa mira ahora al sur con compromiso y voluntad política de profundi- zar la asociación euromediterránea. La Cumbre de Barcelona ha demostrado que, a pesar de las diferencias que puedan subsistir, nuestros desafíos son cada vez más comunes y nuestras respuestas tienen también que serlo. Nunca hasta ahora el norte y el sur del Mediterráneo se habían reunido a un nivel político tan alto, por encima de los ministros de Exteriores de la UE y de los diez países del sur y el este del Mediterráneo que integran el Proceso de Barcelona. Nunca un encuentro de estos países había trabajado sobre una agenda tan ambiciosa y articulada. Yhedejadolomejorparaelfinal: elprincipal éxito de Barcelona es Barcelona. Existe entre todos los participantes la renovada conviccióndeque, contodassuslucesysombras, el Partenariado Euromediterráneo es la mejor respuesta a los problemas que se nos plantean en esta área. El Reino Unido y España han sumado esfuerzos, ante unas circunstanciasregionalesdifíciles, parahacerposibleBarcelonaIIenungenerosoejercicio de colaboración diplomática del que nos sentimos también orgullosos. Alguien sabiamente dijo que el éxito tiene muchos padres y el fracaso es huérfano. Quenadiesellameaerror: loslogrosdeesta Cumbre son patrimonio de los 39 países y las instituciones y organizaciones regionales que la han protagonizado, junto con representantesdelasociedadcivil (ONGs, sindicatos, pero sobre todo de los ciudadanos euromediterráneos que por primera vez han podido expresarse en el Plenario. Ahora nos toca a todos trabajar por consumar los compromisos adquiridos, aspirando a lo mejor pero sin desdeñar lo bueno.