Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 4 12 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil AHORA, EL 49 M LETRA Y ESPÍRITU DE LA CONSTITUCIÓN E puede calificar de éxito la convocatoria de ayer del Partido Popular, con la Puerta del Sol y las calles adyacentes abarrotadas por una multitud de ciudadanos. En un ambiente de madurez democrática, sin ningún incidente ni actitud discordante respecto del lema Con la Constitución, todos juntos el principal partido de la oposición ha sabido dar el tono adecuado a un acto que suponía la reaparición en público de Mariano Rajoy después de la caída del helicóptero y al que asistieron todos sus líderes, incluido José María Aznar. La lectura de artículos seleccionados de la norma fundamental, el despliegue de banderas españolas y autonómicas y una puesta en escena bien diseñada han contribuido al enfoque positivo de un acto que logró conjugar la firmeza de las posiciones de partido con la defensa inequívoca de la Constitución de todos. En esta línea, el discurso de Rajoy fue fiel reflejo de la sutil combinación de principios y estrategias que le han llevado a un liderazgo interno indiscutido. La idea de España se refuerza a través de las Comunidades Autónomas, concebidas como forma de articular la nación única y no de fragmentarla. La libertad y la igualdad de todos los españoles se convierten en ejes de un discurso político que rechaza de forma contundente el nacionalismo obligatorio, el radicalismo o la intolerancia. En fin, el recuerdo a las víctimas del terrorismo y la defensa de la libertad de expresión sitúan en primera fila asuntos que parecen incomodar al Gobierno en estos últimos tiempos. La llamada colectiva a la concordia, la sensatez y el respeto lo mismo que los tres vivas finales (a la Constitución, a la libertad y a la nación española) apelan a una gran mayoría de los ciudadanos, más allá de la militancia o de las simpatías partidistas. En este punto, Rajoy ha conseguido que mucha gente identifique al PP con la defensa genuina del consenso constitucional y el éxito de la Transición, mientras Zapatero deja libre un amplio espacio del centro político a causa de la querencia hacia las posiciones radicales que le exigen sus socios parlamentarios. Es destacable el planteamiento del líder de la oposición ante la reforma constitucional, basado en la prudencia y la moderación y evitando caer en la rigidez o el dogmatis- S mo. Habrá que cambiar algo (con referencia expresa a la sucesión a la Corona) si es conveniente, en el momento oportuno y siempre manteniendo el espíritu de consenso; habrá que rechazar, en cambio, las reformas inspiradas por aquellos que nunca creyeron con sinceridad en el gran pacto nacional alcanzado en 1978. La letra de la Constitución es susceptible acaso de alguna modificación concreta, pero su espíritu debe preservarse íntegramente. Con ese fin, el constituyente adoptó la sabia previsión de establecer un procedimiento rígido de revisión, sobre todo para salvaguardar las grandes decisiones políticas respecto de las mayorías coyunturales. Mientras que el Gobierno intenta por todos los medios vender la imagen de un PP aislado y que dice no a todo, la estrategia inteligente por parte del centro derecha consiste en demostrar que cuenta con un notable apoyo social y que sabe ser reformista cuando hay que serlo, pero sin embarcarse en las aventuras a las que se lanza Zapatero aunque no tenga muy claros los objetivos ni los medios. Rajoy ha sabido también colocar en un lugar preferente del debate político el peligro que trae consigo la degradación de la Constitución. La norma fundamental es y debe ser una realidad efectiva: no es, en cambio, una apariencia ni una ficción ni un fantasma de la libertad. Quiere ello decir que existe el riesgo de que la actual mayoría pretenda disociar la letra y el espíritu de la Constitución. Esto es, dejar la Carta Magna tal y como está, pero convertirla en una norma puramente retórica y desprovista de sustancia, porque las grandes decisiones se adoptan en los estatutos de autonomía o en las leyes orgánicas, para cuya aprobación o modificación cuenta con los votos suficientes en las Cortes generales. Por eso, el PSOE se suma sin problemas al elogio formal de la Constitución para luego apoyar textos legislativos que conllevan su ruptura material. Si la Constitución habla de nación española integrada por nacionalidades y regiones, no sirve decir que se trata de un término polisémico o que el debate es puramente teórico. Habrá que estar muy pendientes del peligro que acecha hoy día a la Constitución que preside esta etapa brillante de nuestra historia. IENTRAS el PP se echaba a la calle en defensa de la Constitución, el presidente del Gobierno aprovechaba el acto conmemorativo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad para hablar, también, de la Carta Magna. Pero si Rajoy ponía el acento en el artículo 2, el jefe del Ejecutivo se iba al 49: Los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos Según Zapatero, no se puede permitir que la Constitución defina a las personas con discapacidad como disminuidos, por lo que en la primera reforma constitucional que se lleve a cabo propondrá cambiar el término por discapacitados Zapatero, perdido en lo sustancial, vuelve a enredarse en matices formales. Pero el problema es de fondo. José Luis Rodríguez Zapatero EPA A MEDIA LUZ T TELEVISIONES, UN SACO SIN FONDO ON las subvenciones que reciben las televisiones dependientes de los Gobiernos autonómicos podría financiarse la deuda sanitaria de estas Comunidades. Al margen de su color político, manejan un presupuesto anual que ronda los 1.600 millones de euros, de los que 1.245 salen de las arcas públicas, cifra muy pareja a la deuda de un sistema sanitario que sumaba 1.679 millones de euros en 2003, según los datos del Grupo de Trabajo de Análisis del Gasto Sanitario Público. Con estas cifras de fondos destinados a la televisión, España es el país de Europa que más dinero público le dedica en relación a su PIB, unos recursos públicos que, además, caen en el saco sin fondo de la deuda creciente de las televisiones regionales, con la Corporación Catalana de Radio y Televisión a la cabeza, que tiene una deuda de 959 millones de euros, seguida por los 841 millones de la cadena valenciana y los 172 de la madrileña. Pero el caso de RTVE es aún más esclarecedor: con una deuda de 7.500 millones de euros, el grupo estatal recibirá el próximo año de los Presupuestos Generales del Es- RAS cuatro días sin electricidad, la luz sigue sin hacerse en varios municipios del sureste de Tenerife, afectados por el fuerte viento de la tormenta tropical Delta que derribó numerosas torretas de alta tensión. La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, que se reunió ayer con veintisiete alcaldes de la zona, aprovechó para lanzar una advertencia a Endesa al señalar que se propondrán medidas para acabar con su monopolio de facto Intencionadamente explícitas las palabras de la vicepresidenta, que trata de rentabilizar al máximo la visita a las Islas Canarias. La ocasión la pintaban calva y De la Vega, habitualmente cauta, fue un paso más allá para señalar directamente con el dedo. En río revuelto, el Gobierno, a media luz, saca la caña. C tado más de 600 millones de euros. Esta financiación pública- -investigada por Bruselas por el enorme impacto que tiene sobre la competencia y el libre mercado- -constituye un caso pendiente de solución, a pesar de haber sido sometido por el actual Gobierno al estudio del llamado grupo de sabios cuyo informe duerme en algún cajón de la Administración. La carrera del gasto no se detiene: durante el próximo año comenzarán a emitir cuatro nuevas cadenas regionales en Asturias, Murcia, Aragón y Extremadura, que vendrán a sumarse a las doce ya existentes, televisiones que en no pocos casos son cuestionadas, además, por la gestión que realizan de tan enorme caudal de recursos públicos, rayana a veces en el despilfarro. Porque, según los expertos, el problema no es sólo cuánto cuestan las emisoras autonómicas, sino qué programación se produce con ese dinero, invertido en un supuesto y discutible servicio público que no consigue esconder prácticas como el control político, la falta de pluralidad o la pésima calidad de su oferta de entretenimiento. HACIENDA APRIETA H ACIENDA aprobará antes de que acabe el año el proyecto de ley de lucha contra el fraude fiscal. Entre otras medidas, la norma obligará a incluir en la escritura de la casa el medio de pago y a que los empresarios en módulos hagan una retención en las facturas que emitan a otros profesionales. Mientras el Ejecutivo carga las baterías, los inspectores fiscales denuncian, sin embargo, la falta de voluntad política del Gobierno para erradicar el fraude fiscal. Y van más lejos: las medidas no son más que un mero plan de prevención con falta de medios para su aplicación. O sea, puro humo. Y en mitad de la batalla, el contribuyente.