Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Espectáculos SÁBADO 3 12 2005 ABC ÓPERA Luisa Miller Música: Giuseppe Verdi. Libreto: Salvatore Cammarano. Dir. musical: Jesús López Cobos. Dir. escénico: Francesca Zembello. Escenografía: Michael Yeargan. Figurines: Dunya Ramicova. Intérpretes: Fiorenza Cedolins, Marcelo Álvarez, Roberto Frontali, Giacomo Prestia, Philip Ens, Elisabetta Fiorillo. Lugar: Teatro Real, Madrid. Fecha: 1- XI TOROS Perera y Simón Casas rompen su relación de apoderamiento ABC MADRID. Miguel Ángel Perera y Simón Casas han decidido poner fin a su relación de apoderamiento. Según declaró Casas a mundotoro, ambos teníamos un contrato verbal de un año, con el objetivo de que Perera terminara 2005 como uno de los toreros con más proyección. Creo que el objetivo se ha cumplido y los dos tenemos plena libertad de seguir nuestro camino, sin ningún conflicto En cuanto a los motivos de esta ruptura, señaló: Un apoderado debe tener relaciones directas con su torero, y no indirectas. He hablado más con el padre que con el torero. Aunque Perera hubiera querido seguir, yo me había planteado no continuar Respecto a estas últimas declaraciones, el matador extremeño se sentía molesto. Así lo manifestó a ABC su jefe de prensa, Jesús Ortiz: El padre ha tenido que intervenir ante la ausencia del apoderado la mayoría de las tardes en las que ha actuado y ante su falta de comunicación con el torero. Además, el que ha decidido no continuar ha sido Perera; Casas sí tenía interés en seguir COSAS DE MADRID ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Madrid le gusta Verdi. Aunque sea Luisa Miller que es obra de transición y hace más de un siglo que no se ve en la capital. Así es la afición. Fiel. Entusiasta. Capaz hasta de hacer callar a los agitadores que en la primera función mugieron a López Cobos. Por eso al final todo fue aplaudir. Lo quiso la mayoría llevada por la ciencia teatral de Verdi que lo aguanta todo. Incluso una interpretación de relativo interés como ésta, cuya mejor baza está en la adecuación de las partes a lo más dramático. El tenor Marcelo Álvarez lo confirmó tras cantar Quando le sere, al placido esforzándose por poner de manifiesto lo más sutil de tan elegíaco fragmento, aunque revelando desigualdades. Las venció insuflando fuerza, poniéndose heroico, lo que contribuyó a un mejor perfil del tercer acto. En él se batió con Fiorenza Cedolins, Luisa Miller, cómplice también de lo dramático, pues en ese terreno apoya la voz evitando la tendencia a cantar calante. Estuvo correcta en la coloratura inicial, y poco afortunada en su aria Tu piniscimi, o Signore y en el dúo con Wurm. A los bajos del reparto se les esperaba en su duetto del segundo acto, tan verdiano y tan culminante. Allí se comprobó que las carencias de uno eran virtudes en el otro. Phillip Ens cantó con mejor línea que Giacomo Prestia, pero éste mostró mayor anchura vocal, aunque irregular afinación y cierta afición a la morosidad. Podría haberla disimulado en su desigual aria Il mio sangue si López Cobos no hubiese gastado la pólvora en la inmediatamente anterior cabaletta de Miller, donde tiró del cantante hasta lograr un momento brillante, de lo mejor. Cierto es que Roberto Frontali demostró, con este papel, ser lo mejor de la noche, el más regular y comunicativo, con instantes de gran nobleza. Como los tuvo Jesús López Cobos matizando la Sinfonía inicial y luego, poco a poco, cayendo en lo homogéneo. Contó con la compacta actuación del coro y una obediente orquesta que desde hace tiempo son varias, pues, debido a los últimos ajustes acústicos del Real, el sonido del foso rebota en lugares inverosímiles de la sala (por lo menos si se escucha desde alguna posición del patio) convirtiéndose en desagradable cuando penetra en el registro más agudo. Y esas cosas se soportan, si es que hay con qué distraerse. Para más ahondar, a esta Luisa Millar le ayuda po- A Una escena de Luisa Miller en el Teatro Real co la escenografía de Francesca Zambello, realizada aquí por Christian Räth. Franqueada por un ciclorama, resulta ser un escenario que se agota en sí mismo a base de desplazar y girar un cuadro por un carril ascendente. Ciertas posiciones artificiosas, como la aparición de Rodolfo en el segundo JAVIER DEL REAL acto, y situaciones kitsch como la entrada danzada de los acompañantes de Federica o su paseo vestida de novia, se complementan con un vestuario y una iluminación de dudosa imaginación. Y, pese a todo, una vez más triunfó Verdi. Quién lo diría. Cosas de Madrid. Oreja para Ponce y triste actuación de Morante en la Feria de Quito EFE QUITO (ECUADOR) Enrique Ponce, tras sentar cátedra de cómo se deben torear los toros mansos, y Mariano Cruz Ordóñez, por su entrega, cortaron sendas orejas en la cuarta corrida de la Feria de Quito. Por su parte, Morante de la Puebla tuvo una actuación triste y, si bien tuvo dos astados mansos, no expuso ni un alamar. Con lleno en los tendidos, se lidiaron cinco toros de Huagrahuasi y el tercero de Triana, parados y mansurrones. Ponce saludó por verónicas al flojo primero, al que realizó una jaleada faena. Perdió las orejas por la espada y dio la vuelta al ruedo. Sí logró un trofeo con el cuarto, después de una meritoria labor. Morante no tuvo su tarde y fue abroncado en ambos. El ecuatoriano Cruz Ordóñez, con el tercero, ejecutó una faena sobre ambas manos, bien rematada con la espada y premiada con una oreja. En el sexto oyó palmas. Por otra parte, en La México, toros de Carranco y Julio Delgado. El rejoneador Octavio Sánchez, división tras dos avisos. Alberto Huerta, saludos en ambos. Leopoldo Casasola, silencio y ovación. Informa Guillermo Leal.