Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 12 2005 Cultura 63 Martin Amis narra en su nuevo libro los últimos días de Mohamed Atta Ha participado en la Feria del Libro de Guadalajara, que mañana se clausura que se ha producido un choque moral en el mundo comparable al que causó la Gran Depresión en los años 30 ABC GUADALAJARA (MÉXICO) Dentro del ciclo Los continentes de la palabra de la Feria del Libro de Guadalajara, participó el escritor británico Martin Amis, quien considera que, entre la caída del muro de Berlín, en 1989, y el 11- S, el mundo vivió una etapa de frivolidad intoxicante tras la cual llegó un cambio brusco, informa Efe. Para Amis, ha habido un choque moral en el mundo comparable al que causó la Gran Depresión en los años 30, y un regreso a tiempos de barbarie que creíamos que estaban detrás de nosotros Contó, como ejemplo del cambio de paradigma moral, una situación que vivió recientemente con su hija. Ambos veían un informativo en televisión cuando se narraban los pormenores de un atentado que había causado tres muertos y, tras escucharlo, su hija de 6 años dijo: Tres muertos no es mucho lo que impresionó a Amis. El escritor británico, que ha tratado la crisis del islam en obras como Perro callejero abordará de nuevo el asunto en uno de los relatos de un nuevo libro que acaba de terminar. Los últimos días de Mohamed Atta narra lo que hizo, pensó y vivió uno de los participantes en los atentados del 11- S antes de subir al avión que se estrelló contra las Tob El escritor británico cree GUADALAJARA ES UN LLENO FERNANDO IWASAKI H Amis, firmando ejemplares de sus libros en la Feria de Guadalajara rres Gemelas. Otro relato, una comedia negra versará sobre la vida de uno de los dobles del depuesto presidente iraquí Sadam Husein, y otro más, una novela gótica recreará situaciones vividas en encuentros conyugales de un gulag soviético. Para Amis, en esta situación de caos y de cambios radicales en la forma de pensar, la ficción aparece como un espacio ideal para confinar en ella a personajes terribles: Como lectores queremos encontrarnos con perso- EFE najes horripilantes, porque están encerrados en los libros. Lo que es horrible en la vida diaria puede estar oculto en la ficción Amis, que vive en Montevideo, prepara en un futuro próximo el retorno a Londres, su ciudad natal. El escritor reveló que su decisión de vivir fuera de Inglaterra obedeció a que no le gusta la atmósfera de su país: Amo a los ingleses y tengo muchos amigos y familiares, pero hay algo en el aire que me asfixia Kosmopolis abre sus puertas con la mirada clavada en el Raval literario DAVID MORÁN BARCELONA. Fiel a su condición de heterodoxo punto de fuga en lo que a certámenes literarios se refiere, Kosmopolis abrió ayer en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona su edición más compacta y reducida con una conferencia que prometía geografía literaria y acabó despachando urbanismo con algún que otro reflejo narrativo. Los protagonistas, el escritor Quim Monzó y el crítico literario Juliá Guillamon, debían departir largo y tendido sobre la intrincada red de palabras impresas que ha venido generando el barcelonés barrio del Raval, pero el guión de torció en cuanto Monzó desvió la conversación hacia la conversión de Barcelona en un parque temático El autor de La magnitud de la tragedia uno de los primeros escritores que introdujo una mirada nueva sobre la capital catalana, según señaló Guillamon, recordó que lo que hoy se cono- ce como Raval se había llamado siempre Barrio Chino o Distrito Cinco En la transición se decidió que había que hacer un cambio astronómico y lo bautizaron con un nuevo nombre, siendo tal el éxito que parece que el Raval como tal haya existido siempre añadió. Relaciones urbanas De hecho, el propio Monzó reconoció que los trasvases entre la ciudad y su faceta de creador son más bien anecdóticos. He vivido toda la vida en Barcelona y el mundo que yo entiendo está basado en las relaciones urbanas- -señaló- pero no tengo muy claro que haya escrito en mis novelas sobre esta transformación y desaparición de la ciudad. En las crónicas para la prensa sí que se nota esta pena por una Barcelona que se está convirtiendo en un imán para los turistas Rizando aún más el rizo, el escritor barcelonés mostró su desagrado por esos libros que dan una cantidad excesiva de detalles para satisfacer las ansias viajeras de los lectores. Cuando los escritores franceses vienen aquí, dan infinidad de detalles sobre el barrio Chino, cuando al final la ciudad es una sola cosa Más allá del ciclo dedicado a Las geografias literarias del Raval que se cerrará mañana con la presencia de Juan Marsé y Carlos Ruiz- Zafón, el estreno de esta tercera edición de Kosmopolis llegó acompañado por la lluvia, lo que imposibilitó el bookcrossing y por la necesidad de replantearse el libro como soporte principal para la lectura. Este es precisamente el objetivo de Lector Mundi una montaje audiovisual en el que una docena de intelectuales reflexionan sobre el futuro del libro al tiempo que incide en lo que significa la lectura hoy en día y descubre las diferencias literarias que separan a países ricos y pobres. Atípico en todos los sentidos, Kosmoplis se zambulle también en la creación urbana para estrechar lazos entre lo audiovosiual y lo impreso, releer algunos mitos- -mención especial para la performance Don Quijote Reloaded -y buscar nuevos urbanos en un caldo de cultivo tan prolífico como el hip hop. asta hace unos años el Perú era un país sin editoriales consolidadas, sin revistas literarias y sin suplementos culturales. Mario Vargas Llosa, Alfredo Bryce Echenique y Julio Ramón Ribeyro encarnaron durante décadas todo el prestigio de la narrativa peruana, pero en un breve lapso de tiempo los nombres de Alonso Cueto, Jaime Bayly, Fernando Ampuero, Santiago Roncagliolo y Jorge Eduardo Benavides han pasado a formar parte del canon hispanoamericano, y con ellos como bandera la literatura peruana ha desembarcado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara con sus autores, instituciones, editores y estudiosos varios. La acogida del público tapatío ha sido maravillosa, porque no es lo mismo un aula colapsada para escuchar a Bryce o Vargas Llosa, que un salón repleto de jóvenes atentos a la lectura de poemas de Giovanna Pollarolo, Rodolfo Hinostroza y Mario Montalbetti. Y si poetas como Antonio Cisneros y Eduardo Chirinos tuvieron su público asegurado, narradores menos conocidos en el extranjero como Edgardo Rivera Martínez, Miguel Gutiérrez, Carlos Herrera e Iván Thays, también han podido disfrutar de su merecido baño de multitud. Sin embargo, lo que más me ha sorprendido en esta FIL Guadalajara ha sido la presencia de una tropa de jovencísimos editores peruanos (todos son menores de 30 años) que han creado sellos espléndidos como Solar, Matalamanga, Estruendo Mudo, Sarita Cartonera y Universo Bakterial, y también un abanico de exquisitas revistas literarias como Ginebra Magnolia Lamujerdemivida Dedocrítico y El Hablador reunidos todos en una plataforma que responde al nombre de Punche por aquello del punch Su presencia en Guadalajara me ha llenado de ilusión, porque nunca en el Perú había existido un proyecto editorial tan serio como exigente, tan literario como perfumado de complicidad. Acostumbrado a las Ferias del Libro como unidad de negocio, mi primera impresión de la FIL Guadalajara fue de fascinación, pues la masiva presencia de estudiantes escolares y universitarios me ha colmado de esperanzas sobre el futuro de la lectura. Y conste que los jóvenes que abarrotaron las aulas para escuchar a poetas y escritores peruanos que nunca habían leído, no recibieron ni créditos de libre configuración ni cualquiera de esas mojigangas académicas que nos hemos inventado en España para poblar los aforos de nuestras convocatorias culturales. En ese sentido, Guadalajara no sólo es un llano, sino más bien un lleno.