Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 SÁBADO 3 12 2005 ABC Sociedad La paciente con un trasplante de cara dio las gracias a los médicos al ver su nuevo rostro Sorpresa en los cirujanos por los primeros resultados, aunque todavía no pueden hablar de éxito b El equipo médico de Lyon y Amiens (Francia) afirma que la mujer se encuentra psicológicamente bien y que el color y aspecto de la piel fue una grata sorpresa N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Apenas se liberó de los tubos que le ayudaban a respirar tras la cirugía, pronunció un escueto gracias dirigido a los médicos de Lyon y Amiens (Francia) que han hecho posible el milagro. Su nombre aún no se conoce, pero el caso de esta mujer francesa de 38 años pasará a la historia de la medicina por convertirse en la receptora del primer trasplante parcial de cara de un cadáver. La mañana del pasado lunes vio por primera vez cómo era su nuevo rostro, después de que un equipo de cirujanos le implantara la nariz, los labios y el mentón de otra mujer. La primera palabra que pronunció fue gracias nada más retirarle la traqueotomía explicó ayer Jean- Michel Dubernard, uno de los dos cirujanos que dirigieron este trasplante pionero el pasado domingo. Ayer, en rueda de prensa, Dubernard y su colega Bernard Devauchelle explicaron los detalles de una intervención que ha levantado la admiración, pero también las suspicacias de la comunidad médica internacional. No ha habido ningún problema postoperatorio. Y la paciente se encuentra bien tanto en el plano físico, inmunológico, como psicológico señaló Dubernard. Hasta dentro de seis meses no se sabrá si la paciente recuperará toda la sensibilidad. De momento los resultados son más que alentadores, incluso superan las expectativas de los propios cirujanos franceses. Al verla por primera vez, nos llevamos una grata sorpresa al observar el color y el aspecto de su piel dijo Devauchelle. Imagen de la intervención cedida ayer por los cirujanos durante la rueda de Prensa EPA La historia de un injerto histórico El pasado mes de mayo una mujer francesa sufre el ataque de un perro que le arranca los labios, la nariz y parte de la mejilla y el mentón. Las lesiones son tan graves que su rostro queda totalmente desfigurado y es incapaz de masticar y hablar adecuadamente. Expertos en reconstrucción maxilofacial le aseguran que es imposible devolverle una apariencia natural con injertos de su propio cuerpo. Acude al doctor Jean- Michel Dubernard, un cirujano polémico que realizó con éxito un trasplante de cadáver de un órgano visible y no vital. Implantó en 1998 la mano de un donante de cadáver, al que después hubo que amputársela porque el paciente dejó de tomar los fármacos para evitar el rechazo. Dubernard apuesta por restaurarle la cara, con la nariz, el mentón y los labios de una mujer en muerte cerebral. El pasado domingo un equipo médico de los hospitales de Amiens y Lyon da a tomar durante toda su vida fármacos inmunosupresores para evitar que su cuerpo rechace el trasplante. Aunque en esta ocasión, el equipo médico francés ha probado otro tratamiento experimental con su paciente. Además de implantarle el triángulo fa- Una respuesta excepcional Si el trasplante sigue esta evolución tan favorable, la mujer francesa volverá a recuperar una apariencia más o menos normal. Y sobre todo volverá a reír, hablar y masticar, funciones que perdió el pasado mes de mayo cuando el ataque de un perro prácticamente le borró su cara. Los cirujanos franceses se defendieron de las críticas de estos últimos días que hablaban de la precipitación de su cirugía. El trasplante de cadáver fue una respuesta excepcional a una situación excepcional. La cirugía maxilofacial nunca nos hubiera permitido recuperar la función de la masticación La paciente también estará obliga- Laurent Lantieri, cirujano plástico y consejero del comité ético francés, advirtió ayer que en este caso se ha realizado un doble experimento con la paciente. Rafael Matesanz, director de la Organización de Trasplantes en España confirmó que el trasplante de médula del mismo donante del que se recibe otro órgano es un nuevo concepto de inmunotolerancia que aún no está suficientemente probado Matesanz asegura que el riesgo de rechazo persiste y se pregunta cómo solventarán sus médicos el rechazo si se produce. El problema no es tan sencillo de resolver en la cara como cuando se trata de un órgano interno Doble experimento hicieron la extracción y posterior implante del triángulo facial y un trasplante de médula para reducir el riesgo de rechazo inmunológico. Al día siguiente la paciente pudo ver su nuevo rostro. cial del donante, le practicaron un trasplante con la médula del mismo donante. El objetivo era inducirle una mayor tolerancia al injerto sin tener que recurrir a dosis elevadas de los potentes fármacos contra el rechazo que no están exentos de riesgo. El francés Lantieri también confesó su preocupación por la solidez emocional de una persona que se despertará cada día con media cara de otra persona. En su opinión, debería haber pasado más tiempo antes de tomar la decisión final. Sin embargo, la directora general de la Agencia francesa de Biomedicina, Carine Camby respaldó ayer la actuación del equipo del Hospital Universitario de Amiens. Dijo que la paciente superó informes psicológicos y antes de dar el paso fue informada de los riesgos que corría durante y después de la operación. Incluso se le habló de la posibili-