Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional EL DEBATE DEL PRESUPUESTO COMUNITARIO SÁBADO 3 12 2005 ABC Enérgica protesta de los países centroeuropeos SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Los nuevos países miembros de la Unión Europea de Centroeuropa le dijeron no al primer ministro británico Tony Blair, que ayer en Budapest presentó a los presidentes de Gobierno de los cuatro países miembros del grupo de Visegrad su nueva propuesta para salir del atasco y alcanzar un acuerdo de los 25 sobre el presupuesto global de la UE para el periodo 2007- 2013. Blair, advirtió que su Gobierno no hará concesiones sobre el presupuesto europeo tras fracasar las negociaciones y que no renunciará al cheque admitiendo sólo su eventual recorte. Los primeros ministros de Polonia, República Checa, Eslovaquia y Hungría ratificaron su posición, negándose a aceptar cualquier reducción de los fondos de cohesión. Hoy estamos aún lejos de un acuerdo dijo en conferencia de prensa al final de la reunión el jefe de gobierno magiar, Ferenz Gyurcsany, agregando que los cuatro de Visegrad no están por alcanzar un acuerdo a cualquier precio. Tony Blair y los cuatro dirigentes del Grupo de Visegrad (Hungría, Polonia, Eslovaquia y Chequia) ayer en el Parlamento húngaro AP Tony Blair, dispuesto a un recorte del 15 por ciento del cheque británico La cesión se haría a cambio de reducir ayudas a los nuevos socios de la UE b La propuesta significa que Lon- Justos por pecadores Gyurcsany explicó que los nuevos países miembros no aceptarán un recorte de los fondos de cohesión si al mismo tiempo no se reforma el cheque británico y la Política Agrícola Común (PAC) El cheque británico, PAC y los fondos de cohesión van juntos, no se pueden tratar de forma separada insistió Gyurcsany, advirtiendo que los países de la ampliación no pueden pagar por los viejos compromisos contraidos entre los antiguos miembros de la UE. Por su parte Blair repitió que Londres no renunciará al cheque pero expresó la disposición de Gran Bretaña de financiar por partes iguales el desarrollo de los nuevos miembros. He dicho de manera clara que no renunciaré al cheque. Les dije también que debemos aportar nuestra parte para los costos de la ampliación declaró. Para el grupo de Visegrad el nuevo marco financiario de la Unión Europea debe ser aprobado este año. En opinión de sus dirigentes, un acuerdo posterior o la ausencia de un acuerdo tendría consecuencias negativas en el ámbito europeo y nacional poniendo en peligro la realización de los programas de convergencia en los nuevos miembros y la realización de los presupuestos nacionales y europeo afirmaron los centroeuropeos en una declaración reciente. dres recula en su petición de que se reformen los fondos agrícolas de la UE, por lo que la oposición británica habla de rendición EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El primer ministro británico, Tony Blair, está dispuesto a un recorte de entre el 12 y el 15 por ciento del cheque comunitario que recibe su país, si se acepta una disminución de los presupuestos europeos previstos para el periodo 2007- 2013. La reducción del cheque con el que se compensa al Reino Unido por las mayores subvenciones agrarias que disfrutan otros países de la UE, sería posible por una menor contribución al cheque de los diez nuevos socios comunitarios. Éstos, a cambio, recibirían menos ayudas de cohesión y estructurales. Estos son los principales ejes sobre los que bascula la propuesta de la presidencia británica sobre las perspectivas financieras comunitarias para el próximo septenio, que Blair deberá presentar el próximo lunes. El premier británico expuso ayer estos planteamientos a sus homólogos de Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia, con los que se reunió en Budapest. El primer ministro polaco, Kazimierz Marcinkiewicz, calificó el encuentro de duro si bien fuentes diplo- máticas de esos países, citadas por Reuters, no descartaron que acaben aceptando alguna reducción de las ayudas, aunque no del 10 por ciento, como plantea Blair. Para compensar ese esfuerzo de los nuevos socios, el Reino Unido estaría dispuesto a que esos países no contribuyan al cheque británico, lo que supondría un recorte de éste de hasta un 15 por ciento. Esa disminución no afectaría a la parte que pagan Francia, Italia o España, que son sus principales financiadores. No tocar a París Blair ha comenzado a negociar con los Estados del Este de Europa, que serían los principales afectados por su propuesta. No ha entrado en últimas discusiones con los grandes países occidentales, que venían reclamando, especialmente Francia, la eliminación del cheque británico Lo que Blair ofrece no es su desaparición, sino un recorte porcentual aplicable sólo al periodo 2007- 2013 que, además, dado el mayor El primer ministro advierte que si no hay acuerdo de presupuesto este mes no lo habrá quizá hasta finales del año próximo presupuesto comunitario con la ampliación, tendrá un montante real más alto, aunque menor del que iba a alcanzar. En la actualidad, el cheque supone unos 5.500 millones de euros que Londres ve reembolsados cada año de su aportación a las arcas comunitarias. Sin una reducción, el Reino Unido percibiría por ese concepto unos 8.000 millones en 2013. Por otra parte, si bien no supone una retirada del cheque la propuesta de Blair también significa que el Reino Unido recula en sus posiciones iniciales sin que sea alterada la Política Agraria Común, considerada intocable por Francia, y cuya reforma era el principal objetivo de Londres porque supone el 40 por ciento del presupuesto comunitario. Por ello, la oposición y los medios conservadores británicos han acusado al primer ministro de traición y de rendición frente a París con el único objetivo de presentarse como salvador de Europa durante su presidencia de la UE. En su encuentro con los líderes de los países del Este, Tony Blair les advirtió de que si no se cierra un acuerdo este mes, en la cumbre euroepa de los días 15 y 16, no es probable que haya un acuerdo en seis meses o un año lo que aún perjudicaría más sus intereses. Blair trató de eliminar la imagen de querer aprovecharse de los nuevos socios.