Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3 12 2005 25 Los ministros de Justicia e Interior de la UE alcanzan un acuerdo sobre control de datos telefónicos Tony Blair anuncia su disposición a reducir hasta un 15 por ciento el importe del cheque británico Ultimátum de los secuestradores de los cuatro occidentales AFP DUBAI. Los secuestradores de cuatro occidentales en Irak amenazaron con matarlos si no se libera a todos los prisioneros de las cárceles iraquíes y norteamericanas del país antes del 8 de diciembre, indicó la cadena de televisión Al Yaszira, que difundió un vídeo ayer. Mientras sigue sigue sin tenerse noticias sobre la arqueóloga Susanne Osthoff y su chófer, secuestrados también en Irak hace una semana, mientras la familia de la rehén lanzó una dramática llamada a sus captores pidiendo su liberación. En el caso de ambos rehenes no hay novedad alguna, informó ayer una portavoz de Exteriores, después de que ayer su titular, Frank- Walter Steinmeier, informase de que ni siquiera se conoce si los móviles de los secuestradores son religiosos, políticos o simplemente criminales. Osthoff, arqueóloga y cooperante de 43 años, desapareció junto a su chófer el viernes de la semana pasada en Irak y es la primera alemana secuestrada en este país. La era moderna de la pena de muerte en EE. UU. supera las mil ejecuciones Dos nuevos ajusticiados en Carolina del Norte y del Sur reitera su firme apoyo a la pena capital por considerar que en última instancia ayuda a salvar vidas inocentes P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Al no materializarse su única esperanza, la clemencia del gobernador de Carolina del Norte, Kenneth Lee Boyd se convirtió ayer en el ejecutado número mil desde que el Tribunal Supremo abriera las puertas en 1976 a la era moderna de la pena de muerte en Estados Unidos terminando con una temporal moratoria de una década sobre un castigo sin margen para el error. Este macabro listón ha servido para resucitar la polémica sobre la pena capital, cada vez más infrecuente y menos popular pero defendida por la Casa Blanca como una legitima opción para hacer Justicia. Rechazadas todas las posibles apelaciones judiciales de última hora en instancias estatales y federales, Boyd- -condenado por tirotear hace diecisiete años a su esposa y suegro con un revolver Mágnum delante de sus hijos- -recibió una inyección letal a las dos de la madrugada hora local, ocho de la mañana del viernes en España. Entre los testigos de este procedimiento, que se demoró quince minutos, se encontraban varios familiares de las víctimas y del reo, además de dos centenares de manifestantes concentrados a las puertas de la prisión central de Raleigh donde ha tenido lugar la ejecución. Dieciséis militantes fueron detenidos por la Policía después de que penetraran algunos metros dentro del recinto carcelario, donde se pusieron de rodillas o sentados, rezando en voz alta antes de ser rápidamente desalojados, esposados y conducidos al puesto policial. b La Administración Bush rante su participación voluntaria en la guerra de Vietnam, además de su alcoholismo y mínimo coeficiente mental, contribuyeron a sus crímenes. Tras una pantagruélica cena de filete con múltiples acompañamientos y Pepsi- Cola, las últimas palabras de Kenneth Lee Boyd fueron: Que Dios bendiga a todos aquí Uno de sus hijos, Kenneth Smith, criticó que toda la atención cosechada por su padre a su pesar ha terminado por dañar sus posibilidades de obtener una conmutación de pena. A juicio de Thomas Maher, abogado de Boyd, esta ejecución no ha logrado que este mundo sea más seguro o mejor Seis años sin clemencia Kenneth Lee Boyd EPA Lee Boyd, el ejecutado número 1.000, recibió una inyección letal por haber asesinado a su mujer y a su suegro en presencia de sus hijos La cifra simbólica ha servido para potenciar el debate sobre el valor, la efectividad y la legitimidad de la pena capital ciated Press, Boyd- -cuya culpabilidad no estaba cuestionada- -expresó su disgusto por pasar a la historia con la macabra distinción de ser el ajusticiado número 1.000, calificando la pena de muerte como nada más que una venganza Los abogados del reo de 57 años, al solicitar sin éxito una conmutación a cadena perpetua, argumentaron que las experiencias traumáticas que sufrió el condenado du- En este sentido, la oposición demócrata cuestiona cada vez más que el presidente hable de progresos significativos y del masivo entrenamiento de fuerzas locales mientras al mismo tiempo sugiere que la presencia de tropas será necesaria durante años. Según Nancy Pelosi, la portavoz demócrata en la Cámara Baja, estas contradicciones empiezan a resultar intolerables. Y de hecho, Pelosi se ha sumado a la propuesta formulada hace dos semanas por su correligionario John Morta para una retirada lo antes posible. Rumbo fallido, según Kennedy A juicio del senador Kennedy, conocido por sus comparaciones de Irak con Vietnam, lo único artificial en este debate es la creencia del presidente Bush de que podemos alcanzar victoria siguiendo por el mismo rumbo fallido No obstante, la oposición demócrata todavía no se ha declarado en bloque partidaria de una acelerada salida de Irak. Una porción de los legisladores demócratas, mucho más en sintonía con la Casa Blanca, cree que un precipitado repliegue sería desastroso para Irak, con riesgo de que el país quedara sumido en una guerra civil y convertido en perfecto refugio para terroristas, además de dañar la credibilidad y la seguridad nacional de Estados Unidos. Que Dios os bendiga En las que han resultado ser sus últimas declaraciones a la agencia Asso- La muerte de Kenneth Lee Boyd ha servido para un intento de replantear el valor, efectividad y legitimidad de la pena de muerte en Estados Unidos, con campañas como la organizada por Amnistía Internacional. Dentro de esta polémica, que no es comparable con la del aborto, la Casa Blanca reiteró ayer que el presidente Bush respalda firmemente la pena capital en la creencia de que en última instancia ayuda a salvar vidas inocentes Durante sus seis años como gobernador de Texas, George W. Bush conmutó una ejecución y permitió 152. El portavoz presidencial Scott McClellan destacó la importancia de que estas sentencias se administren de forma justa, rápida, segura y actuando como disuasión En su breve apología de la pena capital, McClellan también recordó que la Administración Bush ha promovido la expansión del uso de pruebas forenses de ADN para prevenir equivocaciones penales. Horas después del ajusticiamiento de Kenneth Lee Boyd en Carolina del Norte, la siguiente pena capital en Estados Unidos, la 1001, tuvo lugar en la vecina Carolina del Sur. El preso se llamaba Shawn Humphries, condenado por un asesinato perpetrado en 1994 durante un atraco. Los corredores de la muerte albergan a 3.400 condenados P. R. WASHINGTON. En la actualidad, los corredores de la muerte de las prisiones de Estados Unidos albergan unos 3.400 condenados, incluidos 118 extranjeros. Entre esos casos destaca la situación de Pablo Ibar, sobrino del boxeador Urtain, condenado en Florida a la pena capital por el asesinato en 1994 del propietario de un local de alterne en Miami y dos modelos. Justamente esta semana se han cumplido dos años desde que la defensa de Ibar presentase ante el Tribunal Supremo de Florida un recurso para lograr un nuevo juicio. El recurso ha corrido a cargo del letrado Peter Raben, que ya logró en su momento la libertad del también español Joaquín José Martínez gracias a otro recurso similar ante el Supremo de Florida. A la espera de una decisión decisiva sobre su futuro, Ibar permanece internado en una celda especial de la prisión de Starke, donde por semana se le permite una visita y dos horas de salida al patio.