Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión SÁBADO 3 12 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en TERRORISMO: ¡NO ES ESO, NO ES ESO! L OS ministros del Interior de la UE alcanzaron ayer en Bruselas un acuerdo para que las operadoras telefónicas y los servidores de correo electrónico retengan entre seis y veinticuatro meses los datos de las comunicaciones telefónicas y por ordenador para luchar contra el terrorismo. Puede que, como sostienen legítimamente los ciudadanos más conservadores, las perLUIS IGNACIO sonas honraPARADA das no tengan nada que ocultar. Y puede que quienes son más vulnerables ante la inseguridad ciudadana no se sientan especialmente perturbados al saber que sus conversaciones- -de negocios, familiares, profesionales, entre amigos o entre amantes, así como todas las páginas web que visitan- -van a ser grabadas y los Gobiernos podrán tener acceso a su contenido con una orden judicial. Pero no hay que ser especialmente progre para darse cuenta de que esa decisión pone en sus manos unas posibilidades inmensas de control de la intimidad de los individuos y choca frontalmente con el principio constitucional que en toda la UE garantiza el secreto de las comunicaciones. Lo de menos es quién paga los costes, si las operadoras o los Gobiernos (es decir, los ciudadanos con sus impuestos) algo que debe ser decidido todavía por el Parlamento Europeo. Lo importante es que el volumen de información es tan inabarcable que exigiría unos servicios de control y escucha mayores que en tiempos de guerra. Sólo en España circulan cada día 90 millones de correos electrónicos. Por lo demás, es probable que la decisión no tenga siquiera efectos disuasorios, porque los criminales emplearán códigos y claves indescifrables. Es tal la desproporción entre lo que la medida significa en términos de pérdida de libertades, imposibilidad de gestión y costes, en comparación con la eficacia que cabe esperar de ella, que hay que decir a los gobernantes que su miedo y su falta de imaginación están logrando lo que el terrorismo pretende: desmantelar las democracias occidentales. Lo decía Ortega: ¡No es eso, no es eso! En defensa de la Constitución Yo también estaré en la manifestación por la defensa de la Constitución. Estaré porque creo en su actual vigencia, y por ello, debe ser defendida frente al desafío de aquellos nacionalistas que no la respetan y que pretenden utilizarla en pro de sus intereses particulares de minoría frente a la justicia y la solidaridad de los intereses generales de la mayoría. Y lo haré porque estoy convencido de que nuestra Ley de Leyes nacida de la soberanía popular, representa con acierto el consenso de todos los que apostamos por un destino de unión y libertad que, por el bien común, debemos continuar manteniendo. Estaré porque creo en la Constitución para lograr la consolidación de nuestro Estado de Derecho a la hora de garantizar la convivencia democrática y la igualdad dentro del pluralismo de las distintas peculiaridades de nuestra nación. Y lo haré orgulloso de haber crecido con ella en nuestra democracia, porque aunque fui demasiado niño para poder votarla, de adulto fui aprendiendo a conocerla, a quererla, a respetarla y a valorarla hasta ser lo que para mí significa: una ley justa y solidaria que marca de forma igualitaria nuestros derechos y nuestros deberes. Y que así debería seguir siendo para todos: por pasado, por presente y por futuro. En esta manifestación todos tenemos cabida, porque se trata de la defensa de un proyecto soberano que deseamos que siga garantizando, para todos por igual, la justicia y la convivencia plural. La concentración la ha convocado el PP. Ojalá también lo hubiese hecho el PSOE al unísono con los mismos motivos. Hoy no es la cuestión más importante el partido que la haya convocado. Hoy lo vital es nuestra democracia y su ciudadanía. Por nuestra Constitución, de todos y para todos. David García García. Madrid. a la ganadería de lidia, votada por la coalición socialistaverdes, va mucho más allá de ser un capitulo más de las viejas y eternas polémicas suscitadas por la Fiesta Nacional. Estoy casi seguro de que esta pléyade de pseudoecologistas y progres de escaparate ignoran que las dehesas y montes destinados a la cría del toro de lidia figuran, junto con las fincas de caza mayor, entre las mejores y más grandes superficies de monte mediterráneo, joya de los ecosistemas ibéricos. Es precisamente la práctica de esta ganadería el secreto y el futuro de la conservación de los espacios naturales y salvajes, patrimonio de todos. El mínimo manejo requerido posibilita que en estos montes, por los que campa el toro, habiten el águila imperial, el buitre negro o el escasísimo lince. ¿Qué pasará cuando se abandone la ganadería? Monótonos sembradíos, centros para el ocio... No podemos consentir este crimen contra la naturaleza, ni tampoco para el bellísimo tótem de las múltiples y antiquísimas culturas del Mediterráneo. José Ángel de Ayala. Biólogo Madrid Sanidad otorgaban un elevado grado de responsabilidad a la Iglesia católica, por su doctrina sobre este asunto. La Iglesia es muy clara al respecto: nos dice que el preservativo no es seguro al 100 por cien, que el único método seguro para no contagiarse es la abstinencia y que lo más aconsejable es la fidelidad. Sería muy interesante sacar la estadística de los contagiados por esta enfermedad para poder afrontar realmente el problema y no utilizarla de manera perversa para atacar una vez más a la Iglesia. Se podría hacer un estudio de los verdaderos motivos de su propagación, analizando qué porcentaje de enfermos son homosexuales, qué porcentaje son drogodependientes, qué porcentaje son promiscuos y qué porcentaje se han contagiado por seguir la doctrina de la Iglesia. Sólo en ese caso podremos confiar en que todos queremos dedicar nuestros esfuerzos de verdad a tratar de atajar este mal y no aprovecharlo para otros fines interesados. Luis Ortiz- Echagüe. Madrid Adiós a la acción de oro La acción de oro por la cual los Gobiernos se reservaban el derecho a vetar las decisiones de empresas estratégicas tras su privatización, tiene los días contados. El Ejecutivo español aún tiene este derecho sobre Telefónica, Iberia, Endesa y Repsol. Aclaración En relación con el artículo publicado el sábado pasado, titulado Casar arte y diseño se alude al Espacio Vitra, que se inauguró hace unos meses en un edificio rediseñado por el arquitecto alemán Dieter Thiel. El citado proyecto ha sido realizado por mí, como acredito mediante copia de la Hoja de Dirección emitida por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. Carlos Manzano Rodríguez. Madrid El pulso contra el cáncer Joan Massagué, director del programa de Biología y Genética del Sloan Kettering Institute, ocupa la portada de XL Semanal, donde, en una entrevista, habla sobre los últimos avances de la lucha contra el cáncer. El sida y la Iglesia El pasado miércoles se realizaron diversos actos para concienciarnos a todos de la enfermedad del siglo XXI, el sida. Las cifras que se dieron son verdaderamente aterradoras y realmente todos tenemos que trabajar para erradicar esta terrible enfermedad. Lo que llama poderosamente la atención es que tanto el manifiesto que se leyó en la Puerta de Alcalá como las declaraciones de la ministra de De Primera Mano Como cada domingo, nuestro periódico ofrece este suplemento, en el que el lector encontrará todo lo que necesite. Todos los anuncios en su mano. La conservación y el toro de lidia La retirada de subvenciones