Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 12 2005 Espectáculos 59 Polanski se siente identificado con el protagonista de esta historia, con ese niño abandonado y solo en una gran ciudad y perseguido por el mal aquel finísimo John Howard Davies o el bimbollo Mark Lester. Le dan pena a todo el mundo, salvo a los malvados personajes de esta historia. Y un hilo suelto en el revés de la alfombra: tal y como señalaba ayer Tulio Demicheli en estas páginas, el propio Polanski se siente identificado con el protagonista de esta historia, con ese niño abandonado y solo en una gran ciudad y perseguido por el mal tal y como vivió su infancia Polanski en la Polonia ocupada por los nazis... Definitivamente, el director polaco se ha hecho un Oliver Twist a su medida (y a la de sus hijos y los nuestros) en el que el movimiento prima sobre la amargura; la aventura, sobre el melodrama, y lo escénico, sobre lo textual. Una impresión: quería rodar esta historia tan suya y tenía todo el aparato de El pianista libre para hacerlo. De la celulosa al celuloide La obra literaria de Charles Dickens ha sido llevada a la pantalla grande en numerosas ocasiones, algunas de ellas con la firma de cineastas tan importantes como George Cukor, David Lean o el propio Polanski. A continuación se incluye una selección de los títulos basados en las novelas dickensianas. Oliver Twist (1922) de Frank Lloyd. El papel de Oliver lo encarnó el niño Jackie Coogan y el del malvado Fagin, Lon Chaney. Grandes Esperanzas (1934) de Stuart Walker, con Phillips Holmes, Henry Hull y Jane Wyatt. David Copperfield (1935) de George Cukor, tiene un reparto que incluye intérpretes como Lionel Barrymore o Maureen O Sullivan. Historia de dos ciudades (1946) Considerada la obra maestra de Jack Conway y ambientada en la revolución francesa, contó con la magnífica interpretación de Ronald Colman. Cadenas rotas (1946) de David Lean. Nueva versión de Grandes esperanzas con la insuperable factura de este director. En el reparto, John Mills, Jean Simmons y Alec Guinness. Oliver Twist (1948) de David Lean. Tras el éxito del anterior filme, el director británico volvió a repetir en el universo dickensiano con otro de sus textos, protagonizado por John Howard Davies. Cuentos de Navidad (1951) de Brian Desmond Hurst. La mejor adaptación de este libro, con Alastair Sim en el papel de Ebenezer Scrooge. Oliver (1968) de Carol Reed. El género músical también quiso incorporar a sus filas al escritor británico con una versión que tuvo como trío protagonista a Mark Lester, Ron Moody y Oliver Reed. Cuento de Navidad de Mickey (1983) de Burny Mattinson, y Oliver y su pandilla (1988) de George Scribner. La factoría Disney también se subió al carro de Dickens, y lo hizo a través de sus personajes más emblemáticos y populares, Mickey, Minnie, Goofy y Daisy. Los teleñecos en cuentos de Navidad (1992) de Brian Henso. Los inolvidables personajes creados por Jim Henson tuvieron que verse las caras con un Mr. Scrooge encarnado por el gran Michael Caine.