Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 VIERNES 2 12 2005 ABC Cultura y espectáculos La escritura desatada y la literatura excéntrica de Sergio Pitol, premio Miguel de Cervantes El escritor mexicano se impuso por 7 votos a 3 en una deliberación serena, libre e independiente enorme talento como traductor (más de 50 autores imprescindibles) el Jurado valoró su novela abierta que integra narración, reflexión y ensayo ANTONIO ASTORGA MADRID. Mi mundo literario está repleto de personajes excéntricos; es carnavalesco. Son novelas paródicas, caricaturizantes del esperpento. Pero tienen otro encaje: la angustia declaraba en Madrid, hace un par de meses, Sergio Pitol al presentar sus memorias: El mago de Viena (Pre- Textos) Entonces ya se postulaba su nombre con futuro cervantino. Ayer, este llanero solitario que no es cervantista de cepa sentía que su obra tiene ya sentido con el Cervantes encajado definitivamente en su angustia vital, que le lleva a declarar: Por imponentes que sean los escritos del odio, la letra impresa hace inclinar la balanza hacia la luz y la generosidad. Don Quijote triunfará siempre sobre Mein Kampf Este año tocaba América y se ha cumplido revelaba la ministra Carmen Calvo antes de anunciar el ganador del Cervantes. Por mayoría zanja la cuestión el director de la Real Academia y presidente del Jurado, Víctor García de la Concha. A su derecha, el escritor mexicano Juan Villoro emplea un símil deportivo: ¡7- 3! como un partido Rodrigo Fresán, asaltado por los periodistas, lo confirma: De los once miembros del Jurado, Pitol ha recibido siete votos; Rafael Sánchez- Ferlosio no ha estado presente La ministra apuntó que el Cervantes del pasado año excusó su ausencia en el Jurado por compromisos ineludibles Ha sido una deliberación libre, muy serena y documentada comienza su relato García de la Concha, que b Junto a su coincide con la ministra. La decisión fue serena, libre e independiente define el resultado Calvo. Fueron necesarias cinco votaciones, dos de exploración y un turno de intervenciones en el cual se defendieron y glosaron las características de unas treinta candidaturas que optaban al galardón: entre otros nombres sonaron los de Marsé, Bryce, Bousoño, Gamoneda, Benedetti o Sergio Ramírez. En Sergio Pitol, añadió García de la Concha, se ha estimado su labor como traductor y mediador para el conocimiento de escritores que hubieran tenido difícil acceso en el mundo de habla española (Henry James, Ford Madox Ford, Witold Grombrowicz, Alexander Zeromsky, Pilniak, Pirbank, Nabokov, los excéntricos ingleses... Junto a la calidad enorme de sus traducciones se ha valorado su doble dimensión de ensayista y novelista, subrayó el director de la Real Academia, institución que propuso la candidatura de Pitol- -junto a la Academia Mexicana- -y Juan Villoro, Rodrigo Fresán y Ángeles Mastretta, miembros de un Jurado que completaban Pablo García Baena, Renán Flores Jaramillo, José Carlos Rovira, Luisa Castro, Andrés Sorel y Ana María Matute. Se ha tenido en cuenta, además, su capacidad para adelantarse a la novela abierta, que integra narración, reflexión y ensayo. Aunque en el fondo de todo ello está la vida Tras destacar títulos como Tríptico de carnaval o El arte de la fuga el director de la Real Academia ensalzó la dimensión de hombre de letras de un Pitol preocupado por una reflexión constante so- bre lo que es el arte de escribir: en definitiva, la palabra. Juan Villoro celebró junto a Ángeles Mastretta un nuevo Cervantes muchos años después para un escritor mexicano: Sergio Pitol es la escritura desatada. Es la reflexión. Es cómo se escribe un libro y cómo puede nacer entre nosotros. Es la lectura como aventura estética. Se adelanta a la memoria, al ensayo, al sentido libre de la escritura. Su literatura es de pertenencia a ritos, a temas atávicos, al desarraigo, al exilio. Es un mexicano de muchas latitudes Rodrigo Fresán confesaba que al leer a Pitol se daba cuenta de que fundaba la literatura del siglo XXI y al traducir a Henry James consiguió toda mi admiración Sus Majestades los Reyes y el Príncipe de Asturias enviaron telegramas de felicitación a Pitol. Fe de vida y obra Nació en 1933 en Puebla (México) de donde se marcha en 1960. Permanece tres décadas en Europa como diplomático y embajador. Vive en Xalapa (Veracruz) consagrado a la escritura. Dirigió Los heterodoxos de Tusquets. Ha obtenido los premios Villaurrutia, Comala, Herralde, Nacional de Literatura de México y Juan Rulfo, entre otros. Obra: Victoriano Ferri cuenta un cuento Tiempo cercado Infierno de todos Los climas No hay tal lugar El tañido de la flauta Asimetría Nocturno de Bujara Cementerio de tordos Juegos florales El desfile del amor El vals de Mefisto (relatos) Domar a la divina garza Cuerpo presente La vida conyugal El arte de la fuga Pasión por la trama Soñar la realidad Tríptico de carnaval (con El desfile del amor El viaje Obras reunidas (I) y El mago de Viena (memorias CERCA DE GOGOL CARLOS FUENTES e llena de alegría la concesión del premio Cervantes de Literatura a Sergio Pitol. Somos grandes amigos ya desde nuestra época de universitarios. Elegimos estudiar Derecho como un camino subrepticio hacia la Literatura y los dos tuvimos grandes maestros como Alfonso Reyes y Ma- M nuel Pedroso. La literatura de Sergio Pitol es sumamente original en el panorama mexicano e hispanoamericano y, además, resulta muy difícil encontrarle parecidos con otros escritores. Su sentido del humor, de la farsa subyacente en las situaciones más serias y dramáticas, de la nostalgia por inocencias perdidas, le acerca más bien a literatos centroeuropeos como Witold Gombrowicz o Slavomir Mrozek, sin olvidar que Sergio Pitol bien puede ser considerado como discípulo del gran narrador ruso Nikolai Gogol.