Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 VIERNES 2 12 2005 ABC Madrid La falta de plantilla de controladores causa problemas en el tráfico aéreo de Torrejón Los pocos trabajadores, de condición militar, deben controlar también el tráfico aéreo civil b Las normativas españolas y europeas no se ponen de acuerdo en las atribuciones de los trabajadores; la situación se repite en los otros siete aeropuertos militares CARLOS HIDALGO MADRID. Una situación extrema y de altos vuelos. Ésa es la que viven a diario los pocos controladores aéreos militares que operan en Torrejón de Ardoz. La escasez de plantilla y la actual legislación española que les regula están provocando que cada vez sea más difícil cumplir los requisitos de seguridad que una labor de esta importantísima relevancia exige. Aunque en ningún momento reconocen la existencia de problemas que, por ahora, hayan afectado a la integridad de los pasajeros, esta situación está obligando a trabajar al personal de manera forzada, lo que está teniendo ciertas repercusiones en el tráfico aéreo. En el caso de los vuelos civiles que se controlan desde Torrejón, se han producido algunos retrasos, que, cada vez, son más frecuentes, según indican las fuentes consultadas por ABC. Estas demoras podrían afectar en un futuro al buen funcionamiento del aeropuerto de Barajas, aunque AENA no reconoce ningún problema hasta el momento. Los entre 5 y 14 controladores militares que operan en la base de Torrejón de Ardoz están sujetos a una legislación que les excluye. La situación, a grandes rasgos, es la siguiente: la Ley de Seguridad Aérea española, del año 2003, regula el tráfico civil en nuestro país. Pero también España ha firmado el tratado de cielo único como miembro de la Unión Europea, y que afecta al espectro del continente. Sin embargo, la UE establece una única licencia para controlar este cielo único europeo mientras que la legislación española distingue entre controladores civiles y controladores militares. La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) denuncia que la normativa de Seguridad Aérea está fuera de toda legalidad De esta manera, la situación actual es que los controladores militares están controlando también el tráfico civil de Torrejón de Ardoz. Por lo tanto, están cumpliendo a rajatabla lo que establece la norma española, aunque no estén de acuerdo con ella y pidan la convergencia con la europea. Es su manera de poner de relieve las carencias y el incumplimiento que el Ministerio de Defensa está llevando a cabo. El problema no queda ahí, puesto Un controlador, ante el centro de pantallas del aeropuerto que la alarmante escasez de personal en los puestos de control aéreo queda aún más de relieve si se quiere cumplir la orden de que estos hombres tengan que controlar también el tráfico aéreo del aeropuerto civil de la mencionada base. Eso sí, destacan desde la AUME, cumpliendo los máximos de seguridad, aunque a costa del trabajo estajanovista de los trabajadores y excediéndose en sus horarios preceptivos. Se da la circunstancia, además, de que las plantillas de controladores no se computan en función de los trabajadores, sino de los límites de horas: son 175 por operario y mes, como señala el Ejército del Aire. La AUME, en este sentido, critica también que el Ejército está metiendo en ese cómputo las horas de descanso Es una manera, dicen, de maquillar las cifras. GONZALO CRUZ Conclusiones El informe de la AUME y Sodecta hace hincapié en las consecuencias que puede tener la situación de precariedad. Éste es un extracto: Las deficiencias técnicas y la falta de personal y cualificación definen un contexto alarmante en los aeropuertos españoles gestionados con medios de Defensa. El personal controlador es cada vez más escaso, con una situación legal preocupante, con condiciones de trabajo lamentables, presionados por civiles y militares. No se han tomado medidas que indiquen una dirección hacia la solución de las deficientes condiciones de las bases, como la de Torrejón, y su personal. La situación requiere una intervención inmediata de los poderes públicos para no lamentar consecuencias. Trece mil pasajeros hasta septiembre En la base aérea de Torrejón de Ardoz, entre enero y septiembre de este año, se ha realizado un total de 8.306 operaciones con aeronaves civiles y se han recibido 12.864 pasajeros no militares. El año pasado se cerró con 11.350 y 25.973, respectivamente. Sin embargo, la situación que se vi- Hay torres sin radares, apagones en las pistas de aterrizaje y, en algunos casos, la visibilidad es nula ve en el Corredor del Henares no es la más asfixiante del país. De las ochos bases aéreas compartidas con un aeropuerto, la que se lleva la palma es la de San Javier, en Murcia, donde la cifra de pasajeros civiles en los nueve primeros meses del año se acerca al millón (9.22.525) mientras que las operaciones de aeronaves de este tipo es de 11.456. Estas operaciones sólo se refieren a los aterrizajes y despegues de aeronaves civiles, y no se incluyen las relativas a escuelas de aviación y prácticas de las compañías. En total, y según estos datos, los miembros de las Fuerzas Armadas gestionan más de dos millones de pasajeros y 300.000 operaciones aéreas totales al año. Si a los incumplimientos legislativos unimos las irregularidades en medios personales y los técnicos, el desbordamiento del personal a la hora de asumir competencias para las que no está legalmente cualificado ni debidamente formado, la seguridad aérea está absolutamente cuestionada según la AUME. La asociación ha elaborado, en colaboración con la Sociedad Española de Control del Tránsito Aéreo (Sodecta) un documento, al que ha tenido acceso