Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 12 2005 Internacional 31 La polémica sobre el aborto vuelve a recalentarse en Estados Unidos El Tribunal Supremo estudia restringir estas prácticas a las menores embarazadas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro de ese ingente escrutinio y arqueología politizada que genera cualquier nominado al Tribunal Supremo de Estados Unidos, todo lo referente al aborto siempre resulta explosivo en un país que todavía no acaba de asimilar la histórica sentencia Roe versus Wade de 1973. La última escaramuza de esta guerra cultural viene de la mano de Samuel Alito, el más reciente nominado por el presidente Bush para cubrir una vacante en el máximo órgano judicial del gigante americano, quien cuando servía como abogado en la Administración Reagan redactó una estrategia para conseguir eventualmente terminar con el derecho del aborto. El documento de 1985 establece la necesidad de aprovechar la estructura federal de Estados Unidos y reconocer a cada elemento de la Unión competencias para proteger a los no nacidos El dictamen de 17 páginas redactado por Alito también aconseja evitar un asalto frontal a Roe versus Wade pronunciándose a favor de una gradual confrontación a través de regulaciones y requisitos como ordenar a los médicos especializados en aborto que informen a sus pacientes sobre riesgos y alternativas disponibles. judicial para practicar abortos a menores de edad en extremas situaciones de emergencia, sin entrar de momento en consideraciones constitucionales más profundas. George W. Bush con Samuel Alito, candidato al Tribunal Supremo REUTERS Samuel Alito Este rastro de papel automáticamente ha multiplicado los deseos de la minoría demócrata en el Congreso de bloquear la candidatura de Samuel Alito, apodado Scalito por su sintonía con Antonin Scalia, el más notorio magistrado conservador del Supremo. En un principio, la Administración Bush se había negado a divulgar documentos sobre el servicio de Samuel Alito en el Departamento de Justicia durante la Administración Reagan. Sin embargo, el texto sobre el derecho al aborto fue desclasificado por la Administración Clinton en 1999 y enviado a los Archivos Nacionales. Decisión que no ha podido ser revocada por la Casa Blanca. La Administración Bush sólo ha podido restar relevancia a este pronunciamiento, insistiendo en que fue redactado antes de que Alito empezara su carrera en la judicatura federal. Este pulso en el Congreso coincide con el primer caso sobre aborto que llega al Tribunal Supremo en los últimos cinco años. Disputa planteada sobre cómo aplicar en casos de emergencia una ley de New Hampshire que obliga a que las menores embarazadas notifiquen a uno de sus padres sus intenciones antes de someterse a un aborto. A tenor de los argumentos orales de este caso se intuye que el Supremo se pronunciará a favor de permitir que los médicos pueden obtener un permiso