Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional VIERNES 2 12 2005 ABC Blair intenta vender al Este el recorte de los fondos de la UE E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Tony Blair admitió ayer durante su viaje al Este de Europa, donde está manteniendo encuentros con siete de los nuevos miembros de la UE, que no será fácil convencerles de que acepten una reducción de las ayudas estructurales y de cohesión con el fin de lograr un recorte de los presupuestos comunitarios. Nada de esto va a ser fácil. Mientras tanto, seré atacado, probablemente desde todas partes, pero esto es parte del liderazgo político comentó Blair después de que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pidiera al premier británico que no haga lo contrario que Robin Hood, recaudando de los pobres para dar a los ricos Un iraquí reza mientras tropas gubernamentales registran su casa, ayer en Saadah, cerca de la frontera con Siria AP Propuesta británica La presidencia de turno británica hará pública el próximo lunes su propuesta para un acuerdo sobre las perspectivas financieras de la UE para el periodo 2007- 2013. Según lo conocido hasta ahora, Blair contempla un recorte del presupuesto europeo del 1,06 al 10,3 por ciento, que en parte se conseguiría con una reducción del 10 por ciento de los fondos destinados a los nuevos países comunitarios. Si no podemos alcanzar un gran acuerdo, que altere fundamentalmente la manera en que el presupuesto se gasta, entones tendremos un presupuesto más pequeño manifestó Blair durante una escala en Kiev de camino a Estonia, donde ayer se reunió con los primeros ministros de las repúblicas bálticas. Hoy se entrevistará en Budapest con los mandatarios del Grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia) que previamente le habían enviado una carta rechazando recibir menos fondos. Esa reducción también afectaría a España, Irlanda, Grecia y Portugal. El Pentágono paga una campaña secreta de información favorable en Irak EE. UU. niega que los rebeldes hayan ocupado la ciudad de Ramadi b Los demócratas cuestionan la hoja de ruta formulada por la Casa Blanca, calificando el documento como un intento de poner pintalabios a una estrategia fallida PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. En las guerras modernas- -que se ganan y pierden tanto en el campo de batalla como en el frente de la opinión pública- -la propaganda forma parte casi obligada del arsenal de todo combatiente. Y el conflicto de Irak no es una excepción como demuestra el montaje atribuido al Pentágono que con ayuda de una compañía de relaciones públicas en Washington viene dedicándose a plantar de forma remunerada artículos e informaciones favorables en periódicos iraquíes. Esta especie de subrepticio Nodo escrito, denunciado por Los Ángeles Times, se basa en textos inicialmente escritos por militares de Estados Unidos especializados en operaciones de información Material que es editado y traducido al árabe para ser canalizado con ayuda de sobornos entre medios de comunicación iraquíes como si fueran informaciones periodísticamente legítimas. El resultado son crónicas que destilan optimismo y bajo titulares como: Los iraquíes insisten en vivir pese al terrorismo o Más dinero para el desarrollo de Irak Estas prácticas se sitúan en flagrante violación de los más básicos estándares de ética periodística. Además de ser incompatibles con la retórica insis- tencia de Estados Unidos para promover principios democráticos, transparencia política y libertad de expresión en un país que hasta ahora solamente ha conocido dictadura, censura y corrupción. Y donde se da la circunstancia que el Departamento de Estado se dedica a subvencionar seminarios para periodistas locales sobre el papel de la Prensa en una sociedad democrática En el colmo de las ironías, Donald Rumsfeld este mismo martes citaba la proliferación de medios de comunicación en Irak como uno de los grandes éxitos logrados desde que Estados Unidos acabó con el régimen de Sadam Husein. Según el secretario de Defensa, cientos de periódicos, estaciones de televisión y otros medios libres ofrecen una válvula de alivio para que el público iraquí debata sobre los problemas de una floreciente democracia. Operación secreta Con ayuda de esta multimillonaria operación secreta, realizada desde el año pasado con ayuda de la empresa Lincoln Group y que habría incluido hasta la adquisición de un periódico y una emisora de radio en Irak, el Pentágono se dedica a alabar esfuerzos en materia de seguridad, denunciar a los insurgentes y elogiar los planes de reconstrucción. Por supuesto, sin mención alguna sobre desagradables detalles, críticas u opiniones divergentes. Estas prácticas de manipulador periodismo subvencionado venían siendo criticadas por algunos altos mandos en Bagdad y Washington por su carácter contradictorio y el potencial para destruir la credibilidad de los militares de Estados Unidos. Hace tres años, el Pentágono ya se vio forzado a cerrar su Oficina de Influencia Estratégica después de que trascendieran planes para intoxicar y desinformar a medios de comunicación internacionales. Dentro de Estados Unidos, la Administración Bush ha acumulado tambien múltiples antecedentes de distribuir entre medios regionales o locales vídeos y comunicados sin especificar su origen oficial. Además de pagar cuantiosas sumas a ciertos columnistas y tertulianos para promocionar políticas de la Casa Blanca. Estas actividades han sido etiquetadas por inspectores federales como propagada ilegal encubierta A un nivel más táctico dentro del teatro de operaciones iraquí, fuentes militares estadounidenses negaron informaciones sobre un gran alzamiento insurgente en la ciudad iraquí de Ramadi y aseguraron que se trató de un pequeño ataque sin importancia. La idea de que en Ramadi se ha producido un levantamiento masivo y que los insurgentes han recuperado el control de la ciudad, es incorrecto dijo el general de división Rick Lynch, portavoz de las fuerzas multinacionales en Irak. Por otra parte, la contumaz negativa del presidente Bush a poner fechas a una retirada de Irak está generando fuertes críticas entre la oposición demócrata que reprochan a la Casa Blanca su nebulosidad estratégica. A juicio del senador Ted Kennedy, el esfuerzo por poner pintalabios a una estrategia fallida ya no engaña a nadie