Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional VIERNES 2 12 2005 ABC El PSOE intenta el acercamiento a CiU a espaldas de los socialistas catalanes Los nacionalistas acentúan su cara moderada con vistas a un futuro pacto inquietud ante la posibilidad de que acuerdos como la LOE y los Presupuestos vayan a más y tengan que dejar de ser socios del Gobierno I. ANGUERA M. J. CAÑIZARES BARCELONA. El último ofrecimiento escenificado por el líder de CiU, Artur Mas, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha conseguido incomodar a propios y extraños en Cataluña. Propios como Duran, quien ayer reconocía que se enteró por la prensa de la oferta de su socio de coalición, y a los extraños, como ERC y PSC, que ven como el dirigente nacionalista intenta recuperar peso político a base de sustituir a ERC como socio de preferencia del Gobierno, lo que contradice el pacto tripartito. El acercamiento PSOE- CiU se ha empezado a desarrollar a espaldas del PSC. Reconocen en ERC que hay sectores tanto del PSOE como del PSC que verían con buenos ojos un cambio de alianzas hacia el nacionalismo moderado de CiU. Pero también advierten de que ese cambio en Madrid es incompatible con el tripartito catalán, y están convencidos de que los que mandan en el socialismo catalán no están por la labor de un pacto con CiU. b ERC no oculta su Pujol, con Leopoldo Calvo Sotelo, en el foro de la Nueva Economía EFE Zapatero rechaza por el momento la oferta de apoyo de Mas L. A. ROMA. José Luis Rodríguez Zapatero rechazó por el momento la oferta del líder de CiU, Artur Mas de que su formación pueda ser un socio estable del Gobierno. En una comparecencia conjunta con el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, al término de la cumbre hispano- italia- La frialdad del PSC Así parece confirmarlo la postura del PSC, que responde con fría indiferencia a los ofrecimientos de Mas. Los socialistas catalanes son conscientes de que el objetivo del líder de CiU no es otro que reeditar el tradicional puente con el PSOE que durante años permitió a Jordi Pujol ningunear al socialismo catalán. Situación contra la que parecían vacunados gracias al peso ganado por el PSC, uno de los principales apoyos de Zapatero. De hecho, el ministro de Industria, José Montilla, sigue pilotando la relación con CiU a través de su contacto constante con su hombre en Madrid, Josep Duran Lleida. Pero el contexto actual no parece el mejor para que Montilla plantee pulsos de poder con otros dirigentes del PSOE sobre quién decide qué aliado catalán es más conveniente. Desde Esquerra aseguran ver con tranquilidad la aproximación entre convergentes y socialistas en Madrid, que no niegan, y argumentan que su relación con el PSOE no ha cambiado. La que se ha movido, acercándose a los socialistas, es Convergència dicen. Pero no ocultan su inquietud porque esos acuerdos puntuales, como los alcanzados en las últimas semanas con la LOE y los Presupuestos del Estado, vayan a más. Reconocen que ERC es una marca dura un aliado incómodo y mientras que CiU pacta con todo el mundo, nosotros somos más selectivos Recuerdan que CiU ha perdi- na celebrada en Roma, el jefe del Ejecutivo no vio ninguna posibilidad de que ese tipo de alianza llegue a concretarse. Zapatero, que dijo tener un gran respeto por Artur Mas, aseguró que la relación con CiU es muy positiva y puso como ejemplo los últimos debates sobre la Ley Orgánica de Educación. Sin embargo, precisó claramente: Cualquier expectativa distinta no tiene, en estos momentos, ninguna posibilidad de concreción En cualquier caso, no cerró definitivamente la puerta a la propuesta de los nacionalistas catalanes, ya que indicó que estamos en un tiempo de espera do poder fáctico y que necesita resituarse en el centro de la escena política, y en esa tesitura sitúan el flechazo entre Mas y Zapatero. Debates aparte, lo cierto es que en el partido que lidera Zapatero crece la necesidad de establecer lazos con formaciones menos incómodas que ERC, al tiempo que cobran protagonismo experiencias como el pacto que los socialistas mantienen con formaciones regionalistas menos radicales. Y precisamente ejemplo de moderación es el que estos días ofrece CiU, cuyo líder acaba de estrenar un nuevo discurso liberal, donde la doctrina nacionalista ha quedado en un segundo plano respecto a otras cuestiones. Los nacionalistas convergentes se resisten a hablar de giro pero admiten que esa música suena bien al PSOE afirma un dirigente de CiU, quien confiesa que, en las últimas semanas, los contactos con los socialistas se han intensificado para cerrar acuerdos a corto plazo, pero también para acercar posiciones sobre el nuevo Estatuto. Duran ha mantenido varias reuniones con el portavoz socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, como ya hizo durante la tramitación del proyecto en Cataluña, explorando así, por enésima vez, una futura entente que, por fin, permitiera al líder socialcristiano acceder a una cartera ministerial. Y a posibles pactos se refirió Jordi Pujol, quien ayer aludió a la sempiterna disponibilidad de la coalición en aras de la estabilidad, la continuidad y la gobernabilidad lo que, según dijo, es nuestra marca de fábrica Pujol confirmó que los socialistas han entreabierto la puerta, aunque no de forma gratuita. Fuentes nacionalistas explican que sigue en pie su oferta de ceder en materia de competencias a cambio de una buena financiación. Oferta hecha a espaldas de ERC y del PSC. Ahí está la clave de la insistencia de los republicanos en celebrar reuniones multilaterales en las que el PSOE y las cuatro formaciones catalanas que apoyan el Estatuto enseñen sus cartas. No somos imbéciles aseguraba recientemente un airado dirigente independentistas. ERC admite ahora negociar en qué parte del Estatuto se incluye el término nación J. L. L. MADRID. Los independentistas catalanes bajaron ayer el tono de sus reivindicaciones sobre el nuevo Estatuto. Tras la entrevista concedida por José Luis Rodríguez Zapatero a Antena 3- -en la que el presidente del Gobierno señaló que Cataluña tiene identidad nacional y España es la nación de todos ERC admitió la posibilidad de negociar en qué parte del nuevo Estatuto debe ser incluida la palabra nación Éste es un término que vamos a negociar. Creemos que en el Estatuto tiene que poner que Cataluña es una nación. ¿En qué ámbito, en qué par- Aparecen por todo el Congreso pegatinas contra Eduardo Zaplana ABC BARCELONA. El Congreso de los Diputados apareció ayer sembrado de pegatinas contra Eduardo Zaplana en las que se recoge una supuesta frase del actual portavoz el PP diciendo que estaba en política para hacerme rico La frase se recogía en una cinta sobre el caso Naseiro que fue rechazada por el Tribunal que juzgó el presunto desvío de fondos del PP hace unos años. Lo más curioso del caso es que nadie sabe quién ha repartido las pegatinas, que han aparecido en espejos, cabinas de Prensa e incluso escaños de la Cámara Baja. te? Eso es lo que tenemos que discutir afirmó ayer el portavoz de Esquerra en el Congreso de los Diputados, Joan Puigcercós. El dirigente de ERC no comparte el hecho admitido por Zapatero de que España es una nación, porque para los independentistas se trata de un Estado plurinacional Dicho esto, remarcó que en el texto del Estatuto remitido al Congreso por el Parlamento autonómico Cataluña queda definida como nación. La gran mayoría de los catalanes lo tiene clarísimo y también los cuatro partidos que apoyan la reforma estatutaria, por lo que iremos con este tema hasta el final