Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad JUEVES 1 12 2005 ABC JOSEP ANTONI DURAN LLEIDA Portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados Tenemos que situar la educación por encima de los partidos La modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOE) ha sido posible gracias a la voluntad del PSOE de centrar la ley que presentó inicialmente y a la responsabilidad de CiU dice Duran TEXTO: MILAGROS ASENJO FOTO: ELENA CARRERAS MADRID. La modificación de la LOE no es mérito personal mío sino de todos los que han llevado la negociación asegura el portavoz de Convergencia i Unió (CiU) en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida. ¿Cuál ha sido el papel de su grupo en la modificación de la ley? -Se han mezclado la necesidad y la voluntad del propio Partido Socialista de centrar la ley que había presentado y la garantía que CiU le supone de cara a esa centralidad, especialmente en temas educativos, y también el descontento que existía en sectores importantes de la educación en torno al contenido esencial de esa ley. Además, el buen hacer de Rubalcaba y mío y de los ponentes del PSOE y de CiU han dado ese resultado final. ¿Cómo considera ahora la ley? -Ha quedado una buena ley, aunque lamentablemente no es la que deseaba Convergencia i Unió. ¿Cuál era su deseo? -Nuestro principal objetivo consistía en que la ley diera paso a un pacto educativo que garantizase la estabilidad durante muchos años para impedir que cada vez que llegue un nuevo Gobierno lo haga con una ley de Educación debajo del brazo. ¿Y esta ley lo impedirá? -Hasta la fecha, lamentablemente, no va a ser así. Ojalá cambie todo en lo que resta del trámite parlamentario, pero el PP, por el clima de crispación política que se vive, no ha hecho es- fuerzos por intentar entrar a la negociación. ¿Qué haría falta para lograr ese pacto? -Situar la educación por encima de los partidos. Si el PP decidiera hablar con el PSOE podría arañar otras modificaciones a la ley como hemos hecho nosotros y, a partir de ahí, podríamos estar de acuerdo todos. Hace falta que todos prescindamos de las coyunturas y confrontaciones partidarias y dejemos la educación por encima de ellas. ¿Ustedes se han esforzado por lograrlo? -Lamentablementene no tenemos relación alguna con el PP, y digo lamentablemente, porque al margen de las discrepancias es bueno mantener canales abiertos con todas las formaciones políticas. Hemos coincidido en algún acto público pero no ha habido ningún contacto privado. ¿Por culpa de quién? -Yo no culpo a nadie. Es por la propia situación política, la crispación creada a consecuencia del Estatuto. ¿Garantizan realmente sus enmiendas la libertad de elección de centro? -Sin duda. Lo que pasa es que eso dependerá mucho del desarrollo de esta ley y espero que CiU tenga capacidad política de mediatizar ese desarrollo en sentido positivo, como ocurrió con la Logse. Confío en que podamos influir en la interpretación de lo que debe entenderse por elección de centro. ¿En qué consiste? -En que los padres deben poder escoger y en que la Administración no debe imponer un centro determinado. ¿Qué otras mejoras inmediatas han logrado para la escuela concertada? -Hemos logrado un incremento del 3,5 por ciento en el sueldo de sus profesores y, a través de una enmienda a los Presupuestos en el Senado, una subida del mismo porcentaje en los fondos para otros gastos del concierto. ¿Y para la escuela pública? -Hemos conseguido recuperar la autoridad del maestro y que no se pueda pasar de curso con dos o, excepcionalmente, con tres asignaturas pendientes. La pérdida de autoridad y la facilidad para promocionar de curso habían sido introducidos en la escuela como valores progresistas y han causado un gran perjuicio a la calidad. Nosotros lo hemos enmendado. ¿Qué le parece la regulación de la enseñanza de la religión? -No es lo que pide la Iglesia católica ni lo que ofrecía el PSOE. Mi opinión es que la Religión debería ser una asignatura evaluable, porque no veo por qué la cerámica que tienen mis hijas como asigntura sea evaluable y la religión no pueda serlo. Esto no significa que la religión deba entenderse como una asignatura confesional y obligatoria para todos los alumnos. ¿Puede concretar más? -Sí. Tendría que existir otra materia alternativa a la religión y que ambas fueran evaluables. Creo que no deben ser computables. ¿Es verdad que usted ha hablado sobre educación con el nuncio en España, monseñor Manuel Monteiro de Castro? -Los contactos que pueda tener por razones diversas con un embajador, no deja de ser un embajador, me los reservo. Es parte de mi propia responsabilidad. ¿Ve grandes diferencias entre las reivindicaciones de quienes se oponen a la LOE y las enmiendas incorporadas al texto? -No. Existen grandes coincidencias y, en su conjunto, el acuerdo les parece positivo, lo que sucede es que planteanean más exigencias. MADRID. El Partido Socialista ha dejado en evidencia la Ley Orgánica de Educación. Tras la manifestación del pasado 12 de noviembre, Ferraz tuvo que poner en marcha su maquinaria para modificar- -en aspectos incluso fundamentales- -el proyecto de ley educativo. Había errores en ese proyecto. Existían cuestiones que iban incluso más allá de lo que en teoría le había pedido tanto el partido como el Gobierno al Ministerio que dirige María Jesús San Segundo. Aunque lo más cierto, según fuentes educativas, es que era más una ley del Partido Socialista que del Ministerio de Educación. La ministra, que tiene una sólida formación universitaria, no controla de forma suficiente todos los recovecos de una ley educativa escolar. Incluso la redacción de ciertos puntos había dejado en muy mal lugar al Partido Socialista y en parte provocaron la manifes- Rubalcaba, uno de los mentores de la anterior ley educativa socialista, habría hecho en las últimas semanas una segunda ley a su gusto, a partir de la criticada LOE El PSOE corrige los deberes a San Segundo TEXTO: J. F. C. tación de Madrid del pasado 12 de noviembre, que reunió a más de un millón de personas en Madrid. María Jesús San Segundo, en estas últimas semanas, ha aparecido con cuentagotas. Comparecencias menores en los que no ha alzado la voz en ningún momento pese a que sus propios compañeros de partido estaban enmendando la ley que su Ministerio había llevado a cabo tras meses de consultas en el ámbito educativo. No formó parte de las reuniones llevadas a cabo por el Grupo Parlamentario Socialista con distintos grupos políticos. Y ha aceptado en silencio todas las modificaciones pactadas por Alfredo Pérez Rubalcaba, que provocaban cam- bios sustanciales en la ley de educación originalmente concebida. Es una realidad que San Segundo ha sufrido un tremendo desgaste. Ni siquiera su partido ha salido a los medios cuando de forma generalizada se ha hablado de que el PSOE se rectificaba a sí mismo. No ha habido nadie para matizar una actuación que no ha gustado a muchos, e incluso se asegura que Alfredo Pérez Rubalcaba, uno de los mentores de la anterior ley educativa socialista (la LOGSE) habría hecho en estas semanas una segunda ley, a su gusto, desde su posición como portavoz del Grupo Parlamentario Socialista. En medios educativos cada vez se entienden menos los silencios- -pese a que ayer volvió a hablar en el Senado y en el Congreso, para cargar contra el PP- -de la ministra, y se habla más de la posición tan comprometida que ocupa ahora San Segundo.