Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 12 2005 27 George W. Bush elude fijar plazos para la retirada de las tropas de EE. UU. en Irak y solicita tiempo y paciencia Barroso pide a Blair, en torno al presupuesto de la UE, que no recaude de los pobres para dar a los ricos París teme que el radicalismo islámico se propague por las prisiones francesas Dos de los seis detenidos el martes predicaban entre los reclusos b El vigilante de prisiones arresta- do manejaba cantidades de dinero de origen desconocido, supuestamente para actividades propagandistas de captación JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El Ministerio de Interior francés se inquieta por la propagación del islam radical en las prisiones, cuando las estadísticas policiales sugieren que el 60 o el 70 por ciento de los delincuentes oficialmente fichados como tales tienen apellidos mayoritariamente magrebíes y africanos. Dos de los seis islamistas detenidos el pasado martes en Bourges (Cher) Tours (Indre- et- Loire) y Saint- Malo (Ille- et- Vilaine) eran capellanes musulmanes consagrados a predicar su religión entre los reclusos de varias cárceles. Y un tercero era vigilante de prisión y facilitaba la difusión de propaganda radical entre los reclusos de distinta confesión religiosa. Todos los detenidos frecuentaban mezquitas situadas en las inmediaciones de centros penitenciarios y participaban en actividades religioso- militantes de diversa naturaleza. En los últimos treinta meses fueron detenidos y encarcelados 370 islamistas radicales. Y diecinueve predicadores islamistas han sido expulsados de Francia en los últimos nueve meses. Se trata de proporciones relativamente altas de activismo proselitista. Entre los detenidos de Bourges, el guardián de prisión manejaba cantidades de dinero importantes, de origen desconocido, utilizadas presuntamente para financiar actividades propagandistas de temible eficacia: desde hace meses, se han sucedido las detenciones de jóvenes franceses de religión musulmana que habían participado en cursillos de formación islámica en Bosnia, Afganistán o Pakistán y volvían a la patria dispuestos a propagar su fe. Nicolas Sarkozy, ministro de Interior, en su comparecencia ante el Senado cías y funcionarios. La detención de religiosos, sospechosos de predicar el islam radical entre los reclusos, abre un nuevo foco de incertidumbre, ya que las cárceles son un vivero muy propicio para la propagación de ideas extremistas. Oficialmente, la jerarquía religiosa musulmana condena e intenta controlar las ideas que pudieran ir más allá de una doctrina de integración y diálogo. Pero, en verdad, ni la Policía ni la jerarquía religiosa musulmana pueden poner coto a la difusión de ideas radicales o subversivas, cuando la difusión del islam continúa creciendo a buen ritmo, a través de las sensibilidades menos ortodoxas. Las nuevas medidas antiterroris- AP REUTERS la paciencia de los negociadores sobre el programa atómico iraní es finita La líder democristiana propuso a los alemanes dejarse de nostalgias y aprovechar todas sus posibilidades, tanto en el interior como en el exterior para devolver al país en diez años a la cabeza de Europa en crecimiento económico y renta per cápita. En concreto, se propuso que Alemania esté entre los tres países europeos con mayor crecimiento económico. En cuanto al gasto comunitario, reconoció una gran crisis europea y prometió que Alemania trabajará para superar las desconfianzas mutuas aparecidas en estos meses. Pero adelantó que, dadas nuestras circunstancias presupuestarias, no podemos aceptar excesivas demandas económicas y buscaremos el interés de Alemania Crece a buen ritmo El islam es la segunda religión de Francia, y el Ministerio de Interior está en contacto oficial permanente con las diversas organizaciones representativas de los musulmanes franceses. Sin embargo, el islam radical prolifera en centros de culto y mezquitas que escapan con frecuencia al control directo o indirecto de la jerarquía religiosa. En su día, el Gobierno francés aceptó el nombramiento de capellanes musulmanes, con el fin de intentar controlar a los predicadores más activos, en contacto directo con reclusos, poli- Diecinueve predicadores han sido expulsados del país durante los nueve últimos meses tas ofrecen a la Policía un impresionante aparato represivo: videovigilancia, control de correo electrónico... Sin embargo, las nuevas detenciones ponen de manifiesto que la difusión de ideas islamistas radicales prolifera de manera difícilmente controlable, en unos círculos sociales, religiosos y carcelarios donde no siempre es fácil conseguir información sólida. Según varias fuentes policiales, los religiosos detenidos practicaban un sectarismo agresivo dentro y fuera de las prisiones que frecuentaban oficialmente. Y las importantes sumas de dinero que circulaban por las cuentas personales de algunos de ellos tenían un origen perfectamente legal, con destino mucho menos claro. La división nacional antiterrorista, dependiente de la dirección central de la Policía Judicial, sospecha que las prisiones se están convirtiendo en un centro privilegiado de reclutamiento de islamistas radicales. Y teme que se trate de una evolución de fondo, de imprevisible futuro.