Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional JUEVES 1 12 2005 ABC Diez agentes más de la Policía Nacional Castelldefels contará con diez agentes más del Cuerpo Nacional de Policía, según se acordó ayer por la tarde en la reunión extraordinaria de la Junta Local de Seguridad, que estuvo presidida por el alcalde de la población, Antonio Padilla, y el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel. Asistieron también los jefes de las policías nacional y local. Los nuevos agentes, que empezarán a patrullar hoy, se suman al centenar con que cuenta la comisaría para Castelldefels y Gavà. Por su parte, la Policía Local dispone de 81 agentes. La Junta de Seguridad acordó también poner en marcha un sistema para que los comercios y entidades puedan tener relación directa con los responsables de ambos cuerpos policiales. Más de 6.000 personas se manifestaron para condenar los asesinatos y pedir más policías ELENA CARRERAS Castelldefels se echa a la calle para pedir justicia Los vecinos muestran su indignación por el triple crimen y exigen seguridad para vivir y trabajar sin miedo ayer para expresar en la calle el latigazo emocional que ha supuesto el asesinato de tres de sus convecinos a manos de unos atracadores M. J. F. CASTELLDEFELS (BARCELONA) El estupor y el dolor impregnaban el ambiente en Castelldefels el día después del triple crimen de la calle Antonio Machado. Una marcha de protesta convocada por los comerciantes del mercado, en cuyo exterior se encuentra la joyería de la familia asesinada, reunió ayer a gran número de personas por la mañana y fue el primer acto de una jornada en que los vecinos exteriorizaron su indignación y repulsa por el crimen de José Luis Royo, de 53 años; su esposa, Rosa María Alonso, de 51, y el hijo de ambos, Carles, de 24. La manifestación arrancó a las 10 de la mañana de la puerta de la joyería, que aparecía rodeada de velas y ramos de flores, y con una pancarta donde se leía: Ni la familia Royo ni el pueblo se merecen esto Alrededor de 6.000 personas se dirigieron al Ayuntamiento tras otra pancarta: Por vosotros. José Luis, Rosa, Carles Los gritos de asesinos y queremos justicia interrumpieron el silencio durante todo el recorrido, y arreciaron al pasar ante la joyería propiedad de un hermano de José Luis Royo. La indignación se hizo especialmente evidente ante la puerta del Ayuntamiento, donde los concentrados dirigieron sus críticas al alcalde, Antonio Padilla, que bajó a la plaza. La portavoz de los comerciantes del mercado, Ana Ponce, leyó un comunicado de conb Castelldefels se paralizó dena ante semejante asesinato En nombre de los comerciantes del mercado, reconoció la actuación de la Policía Local, que detuvo a los atracadores, y reclamó medidas de seguridad para vivir y trabajar sin miedo El alcalde, que al acabar esta manifestación recibió a un grupo de familiares y amigos de las víctimas, manifestó a los periodistas que éste es su momento más duro en tres años y medio de mandato. Antonio Padilla aseguró que entendía la rabia de los vecinos, aunque, según añadió, las estadísticas no reflejan que la inseguridad sea mayor en Castelldefels que en poblaciones del entorno. La muerte produce siempre impotencia, pero cuando se dan circunstancias como éstas, la impotencia se convierte en indignación afirmó el alcalde. Al final de la mañana, recibió la visita del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y la consejera de Interior, Montserrat Tura, que le mostraron su apoyo. Comercios cerrados La concentración de la tarde se hizo a las seis en respuesta a una convocatoria de la Federación del Comercio y el Gremio de Hostelería de Castelldefels. La mayoría de las tiendas cerró mientras el pueblo se manifestaba, igual que por la mañana. Este segundo acto congregó a alrededor de 9.000 personas en un ambiente menos tenso que el anterior. La mayoría llevaba un lazo negro en señal de duelo y portaba velas encendidas que fueron depositando en un lazo gigante instalado ante el Ayun- tamiento. Antonio Jiménez, compañero de profesión de José Luis Royo, leyó un manifiesto en nombre de los comerciantes en el que se reclamaba nuevamente más presencia policial para evitar que hechos de estas características vuelvan a sacudir a la ciudad La concentración acabó con tres minutos de silencio por José Luis, Rosa María y Carles, que hoy recibirán sepultura. La llegada de las ambulancias a socorrer a las víctimas volvió a estar ayer en boca de muchos. La Generalitat insiste en que pasaron doce minutos desde que se activó hasta que llegó a la joyería. Dos ambulancias, una medicalizada, aparecían aparcadas ayer por la mañana junto a la comisaría. Estarán mientras estén las cámaras se lamentaba un vecino. Uno de los detenidos implica a un supuesto tercer cómplice BARCELONA. Los agentes que investigan el triple crimen de Castelldefels creen que Fernando S. M. de 37 años, es el autor de los machetazos que acabaron con la vida de la familia de joyeros, pese a que él intenta culpar a un supuesto tercer atracador. Fernando S. y el otro detenido, su sobrino Juan Antonio S. H. de 20 años, han entrado en numerosas contradicciones desde que fueron detenidos poco después de los asesinatos. El más joven se confesó autor material en un principio y luego se desdijo. De cualquier forma, las manifestaciones que los atracadores habían hecho hasta ayer a media tarde no tienen valor ante un juez, puesto que no estaban asistidos por abogados. Fernando S. M. se negó a declarar formalmente con letrado y al cierre de esta edición se estaba pendiente de si declaraba Juan Antonio S. H. Fernando S. M. presentaba cortes en una mano, lo que hace pensar a la Policía que los atracadores mantuvieron un forcejeo con los dueños de la joyería. Los investigadores creen que la violenta reacción de los asaltantes pudo deberse a que no esperaban encontrar resistencia. Cuando entraron en la tienda, la mujer estaba sola en el mostrador, pero al gritar o pedir auxilio bajaron su marido y su hijo, que se encontraban en el altillo usado como taller. Fernando S. asegura que en el asalto participó un tercer hombre, originario de la comarca del Baix Llobregat, quien eligió el establecimiento que iban a atracar y atacó a los joyeros con el machete. La Policía está analizando las huellas dactilares de este arma, los datos recogidos en el lugar del crimen y las declaraciones de los testigos, que vieron salir huyendo de la joyería a dos hombres. Los dos detenidos pasarán mañana a disposición judicial en la cercana poblacion de Gavà. Las autopsias practicadas a las víctimas han revelado que los tres murieron por las puñaladas recibidas en el corazón, aunque todos tenían más heridas por el cuerpo.