Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 12 2005 Nacional 15 El comercio español, contra el boicot territorial El Consejo Empresarial de Comercio mostró su preocupación por las distintas campañas de boicot que se están produciendo contra determinados productos y servicios en función de su procedencia territorial, según un comunicado de esta entidad, integrada por la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) la Confederación Española del Pequeño Comercio, la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y las Federaciones Agroalimentarias de CC. OO. y UGT. Según el consejo, este tipo de iniciativas discriminatorias sobre el consumo pueden producir importantes efectos no deseados, como la pérdida de puestos de trabajo, la penalización de las compañías en función de su domicilio social, así como daños a la capacidad competitiva de la industria nacional. Las instituciones firmantes de esta declaración consideran necesaria una reflexión sobre las consecuencias de la politización de los ámbitos económicos, e invitan a todos los agentes económicos, sociales y políticos a respetar la actividad de las empresas. El alcalde de Madrid ha cambiado el destinatario de su felicitación navideña. Antes, dedicaba un poema envenenado a sus correligionarios; ahora, al molt honorable Gallardón y el abuelo de Maragall TEXTO: MAYTE ALCARAZ del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, en una rueda de prensa celebrada en el Congreso de los Diputados. Tras expresar su preocupación por este asunto, Zaplana consideró que los socios del PSOE en el Congreso quieren equiparar a los terroristas con los denominados niños de la guerra y afirmó que en otros momentos esa iniciativa hubiera parecido una locura pero ahora todos tenemos la duda razonable sobre lo que quiere decir ERC La llamada recuperación de la memoria histórica es una de las cuestiones en las que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha puesto más énfasis desde su llegada al poder y para ello se creó una comisión. Aunque los socialistas no ha concretado cómo pretende llevar a cabo dicha recuperación sí lo han hecho sus socios independentistas catalanes y de Izquierda Unida. ERC también pide en su proposición de ley que se reconozca la aportación de la Masonería al progreso del pensamiento social, a la causa de la libertad de los individuos y a la emancipación de los pueblos y se reconozca jurídica y moralmente a las personas y entidades que, por motivo de pensamiento o cultura, sufrieron persecución, y cita a los naturistas, evangélicos, esperantistas, judíos, gitanos, testigos de Jehová y otros colectivos represaliados por su condición MADRID. Desde que Gallardón se ha hecho del PP, ya no intriga ni con las felicitaciones navideñas. El lamento es apócrifo, pero lo suscriben los exégetas del alcalde a los que está dejando sin trabajo. Bien es verdad que las quejas se refieren a que el antaño outsider ya no da de comer a quienes escudriñaban de continuo sus pobladas cejas para adivinar un ceño fruncido para sus correligionarios, o un guiño de complicidad para sus adversarios. Ahora ya no sucede eso y los gallardonistas no tienen pasto ni siquiera en Navidad, cuando Gallardón acostumbraba a dar a diestro y diestro todo lo que se movía con las- -hasta que él las pervirtió- -inocentes postales navideñas, tan tiernas ellas. En estas Fiestas ya no hay quien lea entre líneas, como el año pasado entre los versos de Logue: No hay abismos en los que hacer caer ni entre los de Rilke: Pájaros que deben aprender también a caer -ya es obsesión- -como en 2003; ni problemas políticos que hay que resolver con estética ¿a quién se referiría el alcalde? En fin, este año sólo hay un enemigo, o dos, o tres; pero todos, vamos, del mismo bando: del PSOE. Y por ello, el regidor madrileño se acuerda, en su felicitación navideña, de la familia de Maragall. Bien entendido, que lo hace de forma respetuosa y de la mano de Miguel de Unamuno, que no es mala compañía. La reseña recoge el diálogo navideño entre el ilustre salmantino y el abuelo del president el poeta Juan Maragall, de quien dicen que el jefe del Gobierno catalán aprendió a soñar, aunque de otro modo, pues este fue menos tocado que su abuelo por la divina gracia de las musas. En la conversación, noventayochista como el propio Unamuno, el abuelo del molt honorable se deja seducir por el regeneracionismo unamuniano que le reprocha las veleidades nacionalistas que ya entonces tocaban a rebato: ¿A dónde vamos? Usted cree en su pueblo, yo creo en el mío. ¿No es en el fondo que usted cree en sí mismo y en mí mismo yo? pregunta el catedrático. Y responde el ilustre pariente: ¡Oh, si yo pudiera, si yo pudiera, cuánto bien para usted, para mí, para España! Esta vibración que tiene usted tan poderosa, en su cara íntima, en su tremenda carta abierta, ¡quién pudiera acordarla con afirmación y esperanza! No sin menor arrobo, el Maragall poeta afirma: ¡Qué potencia sería! ¡Qué cambio en España! Y luego dice el alcalde que se lleva bien con Maragall. No parece que el presidente de la Generalitat le vaya a contestar amablemente a la felicitación. Poco faltará si no le manda los padrinos. Y eso que Maragall corrió a los brazos de Gallardón para solidarizarse con la candidatura olímpica, tras la intervención de Carod. Qué flaca es la memoria. La de los dos, porque tampoco el inquilino de San Jaume parece haber tenido muy fresco, en la hora del Estatut el espíritu solidario de su pariente. Así que no sólo los especialistas en el verso suelto gallardoniano van a echar de menos el espíritu rebelde del alcalde. Maragall, si nadie lo evita, va a caer también en la melancolía. Qué tiempos aquellos en los que Gallardón sólo miraba hacia la derecha y reproducía en Navidad los versos de Christopher Logue: -Venid hasta el borde, les dijo. -Tenemos miedo, podríamos caer. -Venid hasta el borde, les dijo. Ellos fueron. Les empujó... y volaron Porque todos, incluido Maragall, sabíamos quién embaucaba a Gallardón y a quién le hubiera gustado que cayera. La postal del alcalde de Madrid En el cruce de misivas en 1907 entre Miguel de Unamuno y Juan Maragall (el abuelo poeta del presidente de la Generalitat) el ilustre noventayochista le reprocha al catalán los egoismos nacionalistas; el pariente del president se suma entusiasta a la tesis y dice: ¡Qué potencia sería! ¡qué cambio en España! Rajoy tiene previsto sumarse al acto de FAES con Durao Barroso C. DE LA HOZ MADRID. Mariano Rajoy tiene previsto unirse al acto que la FAES, presidida por José María Aznar, tiene previsto celebrar mañana en Madrid con la presencia del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. Vendría a ser una manera de escenificar un acercamiento entre ambos después de la dura polémica suscitada a cuenta de la cena que Barroso tuvo con Zapatero, un par de semanas antes de que la Comisión decidiera in- hibirse en el caso de la opa de Gas Natural sobre Endesa. Entonces, el PP acusó a Zapatero de negociar la opa a costa de las perspectivas financieras de España en la UE y el propio Durao pidió a los populares que no politizasen esta cuestión. Previsto el acto de FAES antes de la polémica, se llegó a temer que el presidente de la Comisión cancelase su visita. Nada más lejos de su intención puesto que además de verse con Rajoy y con Aznar también lo hará con Zapatero.