Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 12 2005 Opinión 7 pretende seguir siendo relevante para las exigencias estratégicas de nuestro tiempo. Propongo que los ministros de Interior y de Seguridad Nacional se reúnan en el ámbito del Consejo del Atlántico Norte, junto con sus homólogos de Asuntos Exteriores y Defensa. La OTAN debe convertirse en el punto de encuentro de los responsables de nuestra seguridad, independientemente de la cartera que ocupen. Además de eso, los aliados deberían plantearse la creación de un mando funcional que se encargara específicamente del antiterrorismo. -Tercero, si reconocemos que la OTAN es una congregación de democracias liberales, deberíamos invitar a unirse a la organización a aquellos países que compartan sus valores y sistemas y que estén en primera fila de la lucha contra el terrorismo. Ampliar la base geográfica de la Alianza es la mejor forma de derrotar al terrorismo islamista. La OTAN deberíainvitar a Japón, Australia e Israel a que se convirtieran en miembros de pleno derecho, y ofrecer también una asociación estratégica a Colombia e India. Los socios regionales aportarán los conocimientos necesarios para combatir a un enemigo global. Además, la OTAN debería transformar su Diálogo Mediterráneo en una Sociedad por la Libertad, en la que la cooperación esté vinculada al fomento de la libertad política, la liberalización económica y la tolerancia religiosa en el Norte de África y Oriente Próximo. -Finalmente, deben producirse ciertos cambios en el funcionamiento interno de la Alianza. Durante años, hemos estado debatiendo la dificultad de hacer frente al constante aumento del número de miembros. Es hora de ir más allá de la unanimidad y el consenso en la toma de decisiones. La OTAN debería adoptar el concepto de abstención constructivade la Unión Europea y permitir el avance cuando una mayoría de países así lo decida. ta amenaza es global y polifacética; su eliminación exige un esfuerzo colectivo. La OTAN debe recuperar su orientación original de defensa colectiva y ayudar a preservar la seguridad de nuestro pueblo, nuestros valores y nuestros intereses. El yihadismo ha sustituido al comunismo, al igual que el comunismo sustituyó al nazismo, como un peligro mortal, así que la OTAN debe situar la defensa contra el terrorismo islamista en el centro de su estrategia. -Segundo, debemos aceptar que es imposible trazar una línea clara entre la seguridad internacional y la nacional. Los límites artificiales, nacidos de la tradición administrativa, nos están volviendo más vulnerables. Creo que la OTAN debe desarrollar una dimensión de seguridad nacional si LA ESPUMA DE LOS DÍAS DE LA MALDAD HUMANA OMO ocurre en el caso de las catástrofes naturales, ninguna medida de prevención puede reducir a cero el riesgo de que una mente criminal se ensañe con un semejante. La humanidad ha progresado, aunque en ocasiones no lo parezca; las pautas culturales y de conducta han ido evolucionando para bien y la sociedad se ha dotado de instrumentos para perseguir, castigar y reinsertar a sus ovejas descarriadas, pero la naturaleza humana esconde aún secretos que ni nuestros más refinados métodos de prospección son capaces de desvelar. Por esta razón, y seguramente por alguna menos obvia, ante sucesos tan horrendos como los asesinatos de CastelldeEDUARDO fels, perpetrados por dos SAN MARTÍN penados reincidentes, conviene resistir dos tentaciones: por un lado, impugnar los fundamentos de un cultura de reinserción que forma parte del acervo del Derecho penitenciario europeo; y por otro, detenerse únicamente en la condición social de los asesinos para buscar allí los agujeros negros que el derecho penal es incapaz de taponar. Es muy posible que la política penitenciaria española esté haciendo aguas de forma notable en su objetivo de recuperación del delincuente, a juzgar por los muchos crímenes que tienen por protagonistas a reincidentes y ex presidiarios. Las cárceles están hacinadas, existen auténticos zocos de droga entre rejas y las reducciones de condena se aplican tal vez de forma excesivamente automática. Son realidades que causan una alarma justificada entre quienes han decidido cumplir la ley y no tienen por qué buscar explicaciones a contradicciones tan difíciles de explicar. Pero aunque nuestras cárceles llegasen a ser modelos de habitabilidad y escuelas de transmisión de buenas costumbres, siempre habrá un violador con sentencia cumplida que volverá a salir de cacería y un pandillero ex convicto que regresará a la manada. Ninguno de esos casos invalidaría la vigencia de un modelo que con toda seguridad proporciona también muchos ejemplos de lo contrario, aunque sería igualmente un error ampararse en la fatalidad de inclinaciones criminales resistentes a toda medida rehabilitadora para justificar la inacción y la negligencia. Cierta concepción ingenua de la ingeniería social tiende, por otra parte, a buscar siempre la causa de los delitos en la reacción, pretendidamente inexorable, de determinados individuos sometidos a unas condiciones de vida o a un entorno lamentables, y en consecuencia deriva parte de la responsabilidad en la sociedad. Existen, sin embargo, suficientes casos de sujetos que no delinquen y que son esclavos de las mismas miserias como para aceptar como norma lo que sólo constituiría la excepción. Nos resistimos a aceptar que la maldad existe en el ser humano y que ningún desencadenante social puede enmascarar del todo una verdad tan simple. C Existen numerosas medidas prácticas para mejorar las operaciones de la OTAN. Y, a mi entender, el actual secretario general, Jaap de Hoop Scheffer, va por buen camino. Secundo la idea de crear un fondo común para financiar las operaciones de la OTAN. Pero el valor esencial de la OTAN es el de incrementar la seguridad de sus miembros. Si no pueden contar con la OTAN para preservar su seguridad, la Alianza se verá en grandes apuros. Hoy en día, su razón de ser es la de derrotar al terrorismo islamista. Por eso la OTAN debe transformarse en una Alianza por la Libertad, que quiera y pueda garantizar colectivamente nuestras libertades y democracias antes de que sea demasiado tarde. PALABRAS CRUZADAS ¿Hace bien el PP al organizar una manifestación en favor de la Constitución? CON TIENTO Í, pero con tiento. Sí, pero atándose bien los machos, que no está el horno como para montar algaradas callejeras. Sí, pero cuidando las formas, la ética y la estética, las palabras, los gestos y los modos. Sí, pero sin perder ni un segundo la perspectiva de que es más fácil pasarse que llegar. Rajoy y el PP tienen todo el derecho a organizar un acto de respaldo a la Constitución en un momento en que se debate un estatuto que supone una reforma constitucional a la fuerza, contra viento y marea. Pero hay que medir bien los tiempos, las consecuencias, los riesgos. El Gobierno ha hecho cambios en la LOE porque la manifestación de hace un par de semanas fue toda una demostración de que un sector muy amplio de la sociedad no estaba por la labor. El PP ahora PILAR CERNUDA quiere seguir en la misma línea de llevar la gente a la calle para hacer visible su fuerza y también la disconformidad con la política de gobierno, y Rajoy convoca para expresar el respaldo a una Constitución que el PP considera en peligro. Hacen bien en utilizar la foto de las calles y plazas atiborradas; es una estrategia habitual de la izquierda y puede apropiársela el PP si lo cree oportuno. Por tanto, que hagansu particular llamamiento a concentrarse en la madrileña Puerta del Sol. Pero cuidado con las pancartas, con las banderas anticonstitucionales, con los gritos, con los desórdenes. Una idea buena puede convertirse en un fiasco si se va de las manos. PONGO ALGÚN REPARO S P ONERSE pejiguero en una cuestión política es condenarse a la incomprensión. Pero no soy sólo yo quien se sitúa en posiciones equidistantes respecto a esta concentración del PP (no manifestación, ni mitin cerrado) del sábado. En política, las cosas claras: si se quiere una convocatoria contra el Estatut catalán, lo que es legítimo, dígase. Pero convocar una concentración para apoyar una Constitución que nadie discute corre el riesgo de desvirtuar los verdaderos objetivos. Es muy dueño el PP de pensar que el Estatut es un dislate- -no sólo dentro del PP hay gentes que tal piensan- -y de protestar contra un modo de hacer política. Mucha más gente saldría a la calle bajo una convocatoria antiestatutaria que siendo llamada a defender una Constitución que está en proceso FERNANDO JÁUREGUI de reforma puntual, pero no bajo un ataque general. No me parece oportuna esta convocatoria: creo que el PP debe pelear por un Estatut mejor en la tramitación parlamentaria... o tratar de forzar un referéndum en contra del texto del tripartito. Medias tintas, no. ¿Qué pretenden con la concentración del sábado, que seguro que va a ser más minoritaria que manifestaciones anteriores? Salir a la calle para protestar contra el Gobierno tiene múltiples justificaciones; pero hay que saber cuándo y por qué salir. Temo que lo del sábado no es carne ni pescado, ni apoyo ni protesta. No soy partidario de ir a concentraciones masivas, salvo que la indignación me anegue la garganta. Aquí, la adrenalina no pasa del tobillo. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate