Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 1 12 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EUROPA Y ETA A diligencia y el celo de José Borrell evitaron el atropello al imperio de la ley que suponía la apertura de las puertas delParlamento Europeo a Pernando Barrena, portavoz del comando político de una banda terrorista. La de arena vino de la mano del comisario de Seguridad, Libertad y Justicia, Franco Frattini, que dijo que la Comisión no descarta atender la demanda de ETA de mediar, como ha reclamado la banda, siempre que el Gobierno español esté de acuerdo. Tantas pistas ha dado el Ejecutivo deZapatero, tanta confusión ha trasladado a la opinión pública al llevar al Congreso la hipótesis de una negociación, que Bruselas parece haberse contagiado del mismo síndrome. Frattini habría de saber que está haciendo el juego a una banda terrorista, inscrita en la lista negra de la UE, a la que ayer se impidió su entrada en la Eurocámara. Se supone que un comisario europeo debe estar un poco informado. L MERKEL MARCA DIFERENCIAS OS alemanes ya saben a qué atenerse. Tienen por delante años de sacrificio, responsabilidad y confianza en las posibilidades de su país. Angela Merkel ha fijado las coordenadas de su proyecto y ha dicho lo que muchos esperaban: que Alemania tiene ante sí la oportunidad de reencontrarse con ella misma, dedicando sus energías nacionales a construir su futuro. Y lo ha hecho apelando al consenso por encima de intereses partidistas. Al hacer esto ha puesto las cartas sobre la mesa y ha dicho sin tapujos que quiere liderar el cambio que necesitan. Ha hablado con sencillez y claridad. Ha combinado registros en los que está la impronta enérgica de Thatcher, aunque con el tono amable e ilusionante de Kennedy. De este modo, la nueva canciller exhibe las maneras de un liderazgo ambicioso, pero responsable, tarea a la que ha contribuido también la socialdemocracia, sin cuya labor habría sido imposible encontrar espacios de consenso ante la nueva etapa política que ahora comienza. Su primera declaración de Gobierno es, en este sentido, una fotografía en negativo de lo que dice y hace entre nosotros el Gobierno de Zapatero. De hecho, ha marcado notables diferencias con su homólogo español, tanto en la percepción de cómo debe dirigirse la política nacional como en la forma en que ha de proyectarse internacionalmente su país. Basta analizar su discurso para comprenderlo. Y así, lejos de centrar su política en debates estériles, ha señalado que su único objetivo es lograr que Alemania recupere la energía de los años del milagro que colocó a su país a la cabeza de Europa. Para lograrlo ha resaltado que es un objetivo de todos: de los partidos y del conjunto de la sociedad. Por encima de las diferencias, ha situado el interés general de Alemania. Ha tratado con generosidad a su antecesor, el ex canciller Schröder, y ha incidido en que el nuevo Ejecutivo es el producto de un esfuerzo compartido de responsabilidad y sentido de Estado, en el que han sido la centralidad y la moderación los hilos que han enhebrado el tejido de coalición forjada entre la CDU y el SPD. La nueva Alemania dibujada por Angela Merkel es un L país que quiere recuperar el consenso sobre la idea de comunidad que sustentó su estabilidad y su crecimiento tras el fracaso que supuso la tiranía nazi. El futuro en común de los alemanes está en juego, ha dicho, y eso exige arrimar el hombro y devolver a Alemania al lugar que le corresponde como sociedad abierta: estar dentro de diez años entre los tres primeros países de Europa mediante una política nacional basada en el crecimiento, la creación de empleo, el desarrollo tecnológico y científico, el saneamiento de las finanzas y el establecimiento de un marco de convivencia estable que restaure el valor de los deberes dentro de un clima social de libertad. Desprovista de pruritos y radicalismos ideológicos, Merkel ha reivindicado la memoria histórica de Alemania, pero para resaltar el valor que en ella ha tenido una tradición hecha a base, sobre todo, de creatividad intelectual. De ahí su insistencia en la importancia de fortalecer la educación. En ella está el semillero de la principal materia prima que ha tenido Alemania a lo largo de su historia. Desde tan sólidos cimientos no es extraño que la apelación a las reformas que tendrá que afrontar Alemania no haya producido inquietud en la opinión pública, a pesar de las incertidumbres. Sobre todo porque ha sido una invitación a hacer país mirando al futuro, ya que así podrá ser viable el abanico de políticas que tratarán de conciliar el sistema de protección social con la reducción de costes laborales que eviten la fuerte competencia generada por la globalización. Con una Alemania que apuesta sensatamente por el mañana, no es de extrañar que Merkel haya reivindicado la centralidad germana dentro de una UE que, sin renunciar a su relación de amistad con los EE. UU, ha de comprometerse planetariamente con la democracia y los Derechos Humanos, ya sea frente a China, Rusia e, incluso, frente a sus socios norteamericanos, tal y como sucede en estos momentos con el asunto de los vuelos de la CIA. Merkel ha marcado diferencias rotundas y demostrado pragmatismo y hondo sentido de Estado. Franco Frattini AFP A POR LOS TOROS OSvotos de los eurodiputados socialistas españoles han coadyuvado a que Estrasburgo recorte las ayudas al toro de lidia tras su apoyo a una iniciativa de Los Verdes en contra de las subvenciones a la cabaña brava. Al margen de ser un referente cultural de primer orden y de que contribuye a la existencia misma de un especie y al mantenimiento del entorno en el que ésta se cría, la fiesta de los toros es el segundo espectáculo en número de asistentes en España. Además, supone un pilar del sector primario que da empleo y sustento a muchas familias. Pese a ello, prosigue la campaña antitaurina desde las instituciones. Tras el acoso político, con medidas pseudoadministrativas como declarar una ciudad antitaurina (así lo ha hecho Barcelona, que tiene alcalde socialista) llega la asfixia económica. L DE PROTESTA EN PROTESTA L AS movilizaciones de ayer de agricultores y ganaderos se suman a la ya larga cadena de reivindicaciones de los distintos sectores profesionales que han visto en la presión un medio de lograr sus demandas, consecuencia lógica de los precedentes en los que cedió el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Transportistas, pescadores y mineros pusieron muy alto el listón de lo arrancado al Ejecutivo y ahora son los agricultores, también afectados por el alza del gasóleo, los que se movilizan para conseguir al menos lo mismo, a sabiendas de que no sería fácilmente explicable que les negaran ahora lo ya concedido a otros. Los cortes de carreteras por agricultores y ganaderos ayer en más de cincuenta puntos de toda España se suman a otras movilizaciones anteriores tras cuatro reuniones de las organizaciones agrarias con la ministra de Agricultura, Elena Espinosa. COAG, ASAJA y UPA, de forma unitaria, piden un gasóleo profesional más barato, junto con medidas estructurales que estabilicen unos erráticos precios agrarios y mejoren la distribución, así como rebajas en la fiscalidad. El Ministerio ha ofrecido rebajas de un punto en el IVA compensatorio agrícola y de medio en el de ganadería, junto con devoluciones por el Impuesto Especial de Hidrocarburos, una propuesta que el Gobierno califica de generosa a la vez que recuerda ahora que no está dispuesto a negociar bajo la presión de las movilizaciones. Parece tarde. Analizar con serenidad y rigor la profunda y larga crisis que afecta a una buena parte del sector agrario y ganadero exige un periodo largo de negociación y diálogo, lejos de la presión y sin la urgencia de atender lo más acuciante: el alza sostenida del precio del gasóleo. A pesar del mal ejemplo de las negociaciones anteriores, en las que el Gobierno exhibió una torpeza sin matices, bueno sería un esfuerzo por parte de todos para lograr acuerdos de largo alcance que resuelvan los problemas estructurales del campo. Entre ellos, una política efectiva de precios, una comercialización más eficiente y, al mismo tiempo, dotar a las zonas rurales de mejores infraestructuras y servicios que palíen su abandono. Algo más, en fin, que unas ayudas puntuales cuyo único objetivo es actuar sólo bajo los problemas de superficie, olvidando el fondo de la cuestión. LLEGAR A FIN DE MES M IENTRAS Europa se tienta la ropa ante la previsible subida de tipos, el euribor- -el indicador más utilizado para calcular el precio de las hipotecas- -registraba ayer el mayor incremento de los últimos cinco años y se situaba en el 2,684. Los analistas no descartan que a medio plazo el precio del dinero alcance el 2,75 por ciento, porcentaje que descuadraría más de una economía doméstica. Entre tanto, el Ministerio de Industria baraja una subida de las tarifas eléctricas que podría situarse en una cifra próxima al 5 por ciento. Malos tiempos para el bolsillo del contribuyente, al que cada vez le resulta más difícil llegar a fin de mes.