Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 11 2005 Cultura 65 Los Rolling Stones abrirán en España su nueva gira europea A Bigger Bang Tour pasará por Barcelona, Madrid y Valladolid b La banda británica venderá loca- Perú intenta arrebatar a EE. UU. los tesoros del Machu Picchu b Cerca de cinco mil objetos de oro, plata, madera, hueso, piedra y cerámica permanecen desde hace casi un siglo en la norteamericana Universidad de Yale EFE LIMA. Las 4.902 piezas fueron llevadas a Yale por el explorador estadounidense Hiram Bingham, que llegó a la llamada ciudad perdida de los incas en 1911. El director del Instituto Nacional de Cultura de Perú, Luis Lumbreras, detalló ayer ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso la historia que ha permitido que los objetos de Machu Picchu lleven desde el año 1912 en Yale. Las piezas se enviaron a Estados Unidos mediante una resolución suprema del Gobierno peruano, que autorizó su estudio con el compromiso de que fueran devueltas un año después. Ese permiso fue renovado por seis meses más, pero la universidad norteamericana no cumplió con la devolución, lo que generó las reclamaciones de Lima, aunque sin obtener una respuesta positiva. En 1930 Yale publicó un catálogo completo de todas las cerámicas y objetos de Machu Picchu y después ofreció devolver una parte de la colección, lo que fue rechazado por Perú. Lumbreras consideró posible que se tengan que iniciar acciones judiciales. La controversia- -explicó- -no es con el Estado norteamericano y la Unesco, que ha declarado a Machu Picchu Patrimonio Cultural de la Humanidad Los objetos fueron extraídos por Bingham durante sus excavaciones en Machu Picchu, financiadas por la Sociedad Geográfica norteamericana, que reveló el gran hallazgo en un número especial de su famosa revista en 1913. En 2003, la Universidad de Yale, que considera que los objetos le pertenecen, los exhibió en una muestra que causó sensación. lidades para seguir sus actuaciones desde el propio escenario, donde repasarán éxitos y estrenarán sus nuevas canciones J. L. MADRID. El éxito de taquilla registrado con la gira de celebración del cuarenta aniversario de la banda británica, hace ahora dos años, llevó a los Rolling Stones a impregnarse de blues y billetes: se calcula que los autores de Brown Sugar hicieron una caja aproximada de 300 millones de dólares con el rebobinado de sus viejos éxitos, presentados en más de un centenar de estadios de todo el mundo. El temor a la despedida de la banda llevó a fieles y curiosos a agotar en muy pocas horas las localidades puestas en circulación y a disparar el precio de la reventa de entradas para lo que, presumiblemente, iba a ser un acontecimiento histórico e irrepetible. Sin embargo, muy pocos meses duró la magia en la memoria de los aficionados: a finales del pasado otoño se filtraba la noticia de la grabación en Francia de un nuevo disco de Jagger y Richards y, de inmediato, la organización de su enésima gira internacional, que arrancó a finales de agosto en San Diego. Todo el mundo se pregunta cómo podemos seguir disfrutando juntos. Dicen que todo esto es muy aburrido, pero, si nos aburriéramos tanto, no seguiríamos saliendo de gira aseguraba la pasada semana Mick Jagger a una cadena británica. Los achaques del sexagenario cuarteto provocaron la cancelación de algunos de los conciertos de su anterior gira, contratiempo que no ha desanimado a promotores, productoras y patrocinadores para volver a contratar a los creadores de Start Me Up cuyo regreso a los estadios euro- Los Stones, en una actuación en Detroit el pasado 31 de agosto peos incluye más de treinta actuaciones en tres meses. Los primeros espectáculos de esta manga de A Bigger Bang Tour tendrán lugar en Barcelona (estadio Olímpico, 27 de mayo) y Madrid (Vicente Calderón, 29 de mayo) mientras que Valladolid recibirá al cuarteto el 14 de agosto, a pocas fechas del cierre de su campaña veraniega. A diferencia de lo sucedido en la anterior visita a España de la banda inglesa, cuyo repertorio fue un antológico y afortunado repaso a sus obras maestras, su nueva gira incorpora las nuevas canciones compuestas por Jagger y Richards, lanzadas en vísperas del otoño en A Bigger Bang un álbum nostálgico, ligado a AP la herencia del blues de sus mejores discos de los años setenta y ajeno a la hibridación estilística que había marcado su evolución en los últimos años. Aunque los precios de los conciertos no han sido aún anunciados, los productores de la gira aseguran que habrá localidades disponibles para todos los bolsillos. La media será de 75 euros, pero quienes estén dispuestos a ver a los Rolling Stones a muy pocos metros de distancia podrán adquirir butacas situadas en el mismo escenario, iniciativa que el grupo ya ha explotado en su gira norteamericana, aún en cartel. Si no la última, puede ser ésta una ocasión única para ver más cerca que nunca a los Stones.