Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 11 2005 Cultura 63 Premio Nacional de Restauración Libros Nombramientos La intervención en el yacimiento del Castellón Alto de Galera, premiada La intervención en el yacimiento arqueológico del Castellón Alto en Galera (Granada) puesto en valor por el Ayuntamiento de la localidad, la Junta de Andalucía y la Universidad de Granada, ha sido galardonada con el premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2005. El jurado estuvo presidido por director general de Bellas Artes, Julián Martínez. Sánchez Dragó repasa su experiencia vital en Kokoro Fernando Sánchez Dragó presentó ayer en Madrid su nuevo libro, Kokoro. A vida o muerte una obra que narra la experiencia del escritor tras ser sometido a una delicada operación coronaria. De hecho, kokoro significa corazón en japonés. Sánchez Dragó elige un peculiar formato de autoentrevista, en el que va respondiendo a las distintas sensaciones que le produjo la cercanía de la muerte. María Isabel Simó, nueva directora del Archivo de Indias María Isabel Simó ha sido nombrada directora del Archivo de Indias de Sevilla en sustitución de Magdalena Canellas, informó ayer el Ministerio de Cultura. Nacida en Sevilla, Simó es licenciada en Filosofía y Letras por la Hispalense. En 1989 fue nombrada directora del Plan de Organización de Archivos Municipales de Extremadura y en 1992 tomó posesión como directora del Archivo Histórico Provincial de Sevilla. Don Quijote, en un lugar de la Feria de Guadalajara Elena Poniatowska reprende a Vargas Llosa y le pide que se informe antes de hablar de México b Arturo Pérez- Reverte, Rosa Mon- tero, el presidente de Castilla- La Mancha y otros escuderos acompañan al ingenioso hidalgo en Guadalajara MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL GUADALAJARA (MÉXICO) El Quijote cabalga por la Feria de Guadalajara y ya tiene su propia fonda. La obra de Cervantes, que fue la más vendida en el certamen del pasado año, cuenta con un pabellón donde se reúnen las distintas ediciones (más de setenta) que de las aventuras del ingenioso hidalgo andaban dispersas por el recinto. La más llamativa, una deliciosa en lengua quechua, primorosamente ilustrada. La inauguración de este stand fue apadrinada por el presidente de Castilla- La Mancha, José María Barreda, quien también participó en el Homenaje al Bibliófilo que se tributó a Eulalio Ferrer, fundador del Festival Cervantino de Guanajuato. La vida de este santanderino de 84 años también merecería una novela: cuando estaba retenido en un campo de concentración en Francia, tras la derrota republicana en la Guerra Civil, cambió un paquete de cigarrillos por un libro que marcará su vida: una edición de Don Quijote de la Mancha de principios del siglo XX. En México, se dedicó a coleccionar y escribir libros. Hoy comienzan las llamadas Lecturas transversales del Quijote con Arturo Pérez- Reverte, Andrés de Luna, Rosa Montero, Carmen Boullosa, Benito Taibo y Germán Dehesa, la investigadora Julieta Fierro y los actores Jesús Ochoa y Ana Colchero. Arturo Pérez- Reverte, muy popular en México, protagonizó otra de las multitudinarias citas con el público, que llena a diario el Centro de Convenciones de Guadalajara. Dibujó un futuro poco alentador plagado de revoluciones, donde el intelectual lúcido, el ideólogo idealista, no será Marx, ni Lenin, ni Trotski, ni el Che ni Jesucristo; será el más bruto, el más salvaje, el que mejor degüelle, el que mejor arrastre a la gente, el más populista Revolucio- nes que estarán encauzadas por el rencor y la revancha, no por ideologías o un futuro mejor; serán de depredación, no de cambio; serán de invasión, de arrasar el mundo que odias La polémica sobre los populismos Este auge del populismo ha marcado los muchos debates protagonizados por Mario Vargas Llosa, implacable azote de los mismos. Así, la escritora Elena Poniatowska le reprendió No puede ser que por estar dos o tres días aquí en México, Vargas Llosa ya se sienta conocedor de la realidad mexicana. Le pediría que en lugar de criticar se informara acerca de todos los planes sociales, en beneficio de los ancianos, por ejemplo, que ha venido haciendo el gobierno de López Obrador Aludiendo a Obrador, Vargas Llosa llamó al pueblo de México a no votar en 2006 por las opciones políticas bajo la bandera del populismo Por otra parte, ayer se falló en Guadalajara el I premio Tusquets Editores de novela. Quedó desierto. José María Barreda, en la inauguración de un stand dedicado al Quijote EFE La poesía de Cirlot se aviva con la edición de En la llama que recoge su obra entre 1943 y 1959 MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Poeta, ensayista, crítico de arte, músico, experto en la Cábala, estudioso de las religiones, heredero y transmisor del surrealismo, sabio de los signos y los símbolos, irrealista, degustador de ismos y vanguardias, coleccionista de espadas (quizá las espadas como labios de Aleixandre) Juan Eduardo Cirlot no fue un adelantado a su tiempo, ni tampoco llegó tarde a los muelles de la lírica, porque su tiempo era otro, y, a menudo, en otro lugar. Un lugar en el que fueron surgiendo los poemas ahora recogidos en En la llama. Poesía (1943- 1959 Una edición magnífica (debida a Eduardo Granell) bellamente puesta en pági- na como es habitual, como es marca de la casa (Siruela) que viene a completar lo que ya se intuyera hace muchos años en la legendaria antología de Clara Janés en Cátedra, legendaria porque pasó de mano en mano como un auténtico libro iniciático. Recuperado el ciclo de Bronwyn hace cuatro años también por Siruela, se accede así a títulos que aparecieron en pequeñas ediciones costeadas por el propio autor. Es un material- -explicó Granell- -apenas conocido debido al celo del propio Cirlot. Pero no era un desconocido, era un intelectual de prestigio Incluso Victoria, experta medievalista e hija del autor, para quien su padre era un hombre extremada- mente apasionado que vivió siempre en los extremos ha experimentado todo un hallazgo. Este libro me descubre a un poeta que yo no conocía, porque entonces estaba tan absorbido por Bronwyn que parecía haberse olvidado de lo anterior La poesía de Juan Eduardo Cirlot parece un volcán en erupción, la cólera de un Aquiles del verbo y del ritmo. Sus poesías están pobladas por un material que en manos de otros, en manos de tantos, se habría convertido en una pesadilla cultural para el lector. Sin embargo, Cirlot consiguió que en el espeso bosque de su imaginario acabasen viéndose los versos de la verdadera poesía, porque su obra acabó siendo como el halcón maltés, hecha del material con el que se hacen los sueños. Hay otros mundos, pero están en éste. La obra de Cirlot es un mapa para orientarse en ellos. La obra de un arqueólogo capaz de hacernos sentir nostalgia de lo que ni siquera hemos atisbado a vivir.