Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional MIÉRCOLES 30 11 2005 ABC Said Bouchema Salim Zerbouti Khaled Bakel Lyies Sihamida goma- 2 Se sospecha que dicha sustancia iba a ser sustraída en alguna de las explotaciones mineras de la zona por individuos no integrados en la célula. A cambio, los argelinos les entregarían hachís. Todo el procedimiento recuerda paso por paso el empleado por los autores del 11- M. En aquella ocasión, los islamistas se hicieron con explosivo robado- goma- 2 -en una mina asturiana a través de la trama que dirigía Emilio Suárez Trashorras y pagaron también con hachís. En el caso de los argelinos, las negociaciones entabladas con los traficantes de explosivos- -ninguno de los cuales ha sido detenido- -fracasaron y el intercambio no se llevó a efecto. El juez precisa en la resolución que no llegaron a un acuerdo No obstante, los salafistas siguieron con sus actividades para recaudar dinero. El juez no hace referencia en el auto de prisión a la conversación intervenida por la Guardia Civil en la que uno de los detenidos se refiere a la intención de los terroristas de hacer algo muy gordo en Madrid Fuentes de la investigación explicaron que no se le ha dado credibilidad a este extremo ya que no se ha podido determinar que los argelinos manejaran un objetivo concreto ni que hubieran realizado vigilancias para llevar a cabo una acción criminal. Prueba de ello es que el juez no les imputa delito de pertenencia a banda armada ni tentativa de atentado. Pese a ello, las mismas fuentes señalaron que uno de los detenidos declaró ante la Guardia Civil que el atentado estaba previsto para esta Navidad y apuntó como posibles objetivos unos grandes almacenes del centro de la capital o el aeropuerto de Barajas. Los salafistas querían comprar goma- 2 a cambio de hachís, como los autores del 11- M En una conversación dijeron que preparaban algo muy gordo en Madrid por Andreu relata que los contactos mantenidos en Granada por los argelinos para comprar el explosivo fracasaron por falta de acuerdo N. COLLI D. MARTÍNEZ MADRID. Vamos a hacer muy algo gordo en Madrid Era la intención que expresaron los argelinos detenidos la pasada semana en Alicante en una conversación telefónica intervenida por la Guardia Civil. Estos individuos- -miembros del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) integrado en la red norteafricana de Al Qaida- -trataron de intercambiar con este fin hachís por explosivo goma- 2 en Granada, localidad a la que se desplazaron entre febrero y marzo de este año. Sin embargo, no se hicieron con el material y la planificación de ese supuesto atentado se quedó en una fase tan embrionaria que los investigadores no le han dado trascendencia. De hecho, el contenido de la conversación no consta en las diligencias que la Guardia Civil envió al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y éste- -que ha decretado el secreto del sumario- -ha acordado prisión sólo para cuatro de los once detenidos. El delito que les imputa es colaboración con banda armada, y no pertenencia o tentativa de atentado al no haber indicios suficientes para ello. b El auto de prisión dictado cer cada semana o quince días ante el juzgado más próximo a sus domicilios. En el auto de prisión, el juez apunta que los detenidos podrían pertenecer a una célula logística del GSPC encargada de proporcionar a los grupos armados los medios necesarios para ejercer su actividad delictiva Su colaboración consistía en recabar fondos para la financiación del grupo salafista y la práctica de la jihad. Con ese fin, recaudaban dinero mediante la falsificación y venta de tarjetas de crédito y documentación falsa para la comisión de defraudaciones, tráfico de drogas y receptación de artículos robados especialmente aparatos electrónicos, cámaras y móviles que enviaban por ferry de Alicante a Argelia. El magistrado instructor relata también en el auto de prisión cómo en el primer trimestre de este año Said Bouchema- -uno de los encarcelados y considerado líder espiritual de la célula -dio instrucciones a Khaled Bakel- -también en prisión- -para que se pusiera en contacto con un grupo de personas que, en Granada, podían proporcionarle dinamita del tipo Expediente para el secretario judicial del 11- M El Ministerio de Justicia abrirá hoy un expediente disciplinario por falta muy grave a Fernando González, secretario judicial del juzgado de la Audiencia Nacional del que es titular Juan del Olmo y en el que se investiga el 11- M. Este funcionario ha protagonizado varios episodios que, según el informe elevado ayer por el CGPJ a Justicia, podrían afectar a los intereses generales dada la relevancia de los asuntos- -terrorismo, narcotráfico y delincuencia económica- -que se tramitan en la Audiencia Nacional. A este secretario judicial se le atribuye la pérdida de pruebas del 11- M, la intención de tirar 8.000 dólares falsos (prueba de convicción de un sumario) el descuido de los registros- -llegó a quedarse sentado acariciando al perro de la casa registrada- -e insultos y amenazas a un juez. También mercurio rojo Además, gestionaban la adquisición de una sustancia denominada mercurio rojo- -apto para la fabricación de bombas sucias -cuando fueron detenidos. El líder del grupo, Said Bouchema, fue quien dio la orden de que se iniciaran los contactos y se explorara la posibilidad de obtener este material y, con esa finalidad, los detenidos buscaron en internet para informarse sobre las características de ese material. Fuentes de la Audiencia Nacional recordaron que hace meses se archivó un sumario relacionado también con islamistas porque se comprobó que el mercurio rojo no existe. Apoyo logístico La célula salafista estaba integrada por los once detenidos el pasado miércoles, aunque a la cárcel han sido enviados por el instructor Khaled Bakel. Said Bouchema, Salim Zerbouti y Lyies Sihamida (todos detenidos en Alicante) mientras que los otros siete- -Abdelmajib y Ahene Bouchema, Aissa Benaksas, Kamel Hamdi, Samir Ramdane, Aissat Ben Omar y Sadji Soufiane- -quedaron en libertad con cargos y con la obligación de compare-