Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 11 2005 11 Trescientos agentes se despliegan en Tenerife para evitar saqueos tras el apagón provocado por el Delta Un joyero, su mujer y uno de sus hijos mueren a machetazos en un atraco en Castelldefels El tribunal del juicio de Ekin rechaza la recusación por sus fines espurios Afirma que está planteada en fraude de ley para intentar la suspensión entramado de ETA continúan su estrategia de presión y acusan a los magistrados de estar buscando una sentencia condenatoria NATI VILLANUEVA MADRID. Los magistrados de la Sección Tercera de la Audiencia Nacional, que juzga al entramado político, social y cultural de ETA, acordaron ayer no admitir a trámite el incidente de recusación planteado por ocho de las defensas de los 56 acusados. El tribunal considera que el escrito con el que los abogados pretenden apartarle de este juicio responde a fines espurios y a que se ha utilizado como un medio para provocar la suspensión del proceso, lo que se está intentando sistemáticamente desde el inicio de la vista. Buena prueba de ello, recuerda el tribunal, es que los abogados han impulsado esta recusación aun sabiendo que, tal y como establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el incidente puede proponerse en cualquier estado de la causa, pero nunca después de que haya comenzado el juicio oral, como es el caso. b Las defensas del cusación, en el que los abogados acusaban a la Sala de estar desempeñando el papel del fiscal y de la AVT, el tribunal asegura que el mismo responde a las pretensiones dilatorias de abogados y acusados y que las dudas sobre la imparcialidad de los magistrados se pueden hacer valer a través de los oportunos recursos contra la sentencia que en su día se dicte y no a través de un incidente de recusación presentado fuera de plazo. Además, añade la Sala, no cabe confundir las discrepancias sobre la forma de practicarse las pruebas con la falta de imparcialidad que se alega En su escrito, los letrados aseguraban que el tribunal está contamina- do y que los pasos que dan los magistrados responden a una vocación de lograr que en el proceso aparezcan elementos que, en su caso, permitan dictar una sentencia condenatoria Se referían así al motivo que dio lugar al incidente de recusación: el hecho de que Ángela Murillo ordenara dar lectura a un documento cuyo contenido comprometía al acusado José Antonio Etxeberria, ex parlamentario de EH. Bumerán para Goirizelaia En el auto desestimatorio, la Sección Tercera recuerda que fue la parte (la abogada Jone Goirizelaia) quien instó la búsqueda y dación de cuenta del documento para su exhibición y que el tribunal se limitó a informar del contenido del escrito solicitado por la letrada. Este informe detallaba la trama financiera del proyecto Udaletxe a través del que se financiaba ETA, y situaba como máximo responsable de la misma a Etxeberria, su defendido. Los jueces recuerdan que fue la letrada la que reclamó el documento que perjudicaba a su cliente TELEPRESS cha y dé pasos definitivos hacia un proceso estable de negociación. El frente internacional abierto ahora por ETA no ha sentado nada bien en el entorno de La Moncloa, donde se consideraba que las cosas, aunque lentas y no exentas de dificultades, iban bien orientadas, con intercambios de gestos tímidos pero suficientes para ser moderadamente optimistas Así, en el Ejecutivo se cree que esta interferencia internacional si no dinamita lo andado hasta ahora, sí puede ralentizar el proceso y atrasar nuevos gestos. Por otra parte, fuentes antiterroristas insisten en que los dirigentes de ETA siguen estudiando la posibilidad de una tregua, no en términos absolutos, sino limitada, como último recurso si consideran que el proceso no se desbloquea definitivamente. Silbidos y aplausos de los acusados obligan a desalojar la sala MADRID. Por primera vez desde el comienzo del macrojuicio, Ángela Murillo se vio obligada a desalojar la sala y amenazar a los acusados con deducir testimonio por desórdenes públicos y desobediencia al tribunal. Los aplausos, silbidos y vítores de los acusados supusieron un paso más en la estrategia con la que la izquierda abertzale pretende suspender este proceso, que no puede utilizar como altavoz político de sus reivindicaciones. El momento de mayor tensión del día se vivió cuando José Luis Elkoro finalizaba su declaración. Su abogado, Íñigo Iruín, le preguntó si tenía algo más que decir. Cuando Elkoro comenzó su discurso político, el fiscal, Enrique Molina, protestó al considerar que la respuesta a esa pregunta era más propia del derecho del acusado a la última palabra (habitual al término del juicio) que del interrogatorio. La presidenta del tribunal dio por finalizada la intervención de Elkoro entre los silbidos de los demás acusados, que empezaron a aplaudirle al tiempo que Iruín formulaba su protesta. Falta de imparcialidad Aun así, las defensas de Ekin consiguieron, al menos parcialmente, su propósito de suspender el macrojuicio contra el entorno de ETA, pues las deliberaciones que desembocaron en la inadmisión de la recusación se prolongaron durante toda la mañana, de forma que la cuarta jornada de la vista comenzó ya entrada la tarde. A eso hay que añadir que la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, tuvo que desalojar la Sala por desórdenes (silbidos, vítores y aplausos de los acusados) con lo que la sesión de ayer fue cuanto menos tensa. En la resolución del incidente de re-