Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 30 11 2005 ABC AD LIBITUM TRIBUNA ABIERTA JAIME LAMO DE ESPINOSA CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID LA DERECHA SEGÚN BLANCO Y A pueden los sioux, magníficos jinetes, cabalgar sin descanso en torno a la posición que defiende el general George Custer. El estar rodeado y sin futuro no cambiará su naturaleza ni, menos todavía, el sentido de su misión histórica. Lo digo porque José Blanco, torpe peatón de la política, no deja de circundar los territorios en los que, todavía sin reponerse de su última gran derrota, se mantienen con la bandera de la gaviota en lo más alto las tropas de Mariano Rajoy. Dice Blanco que de lo que se trata es de arrinconar a los herederos de José María Aznar en la derecha extrema y radical Los sioux pudieron quitarle la vida a Custer, pero no convertirle en general M. MARTÍN del ejército prusiano o en FERRAD tenor de la Scala de Milán. Por el contrario, de tanto trote alrededor del PP, a Blanco le están saliendo las plumas de un campeón de la pradera. Es decir, está haciendo el indio. Es una muestra del fracaso de la partitocracia: el escalafón sustituye al mérito y desaparece la excelencia. No es que el PP, tan vaporoso en sus definiciones y tan escaso en sus propuestas, merezca muchas defensas por parte de los diez millones de españoles que le dieron su voto para que encarnara, con resolución y sin complejos, un gran partido de raíz liberal, cultura occidental y prácticas democráticas; pero de ahí a llevarlo a la extrema derecha media un abismo, el de la honradez intelectual de que carecen los juicios que, unas veces en ráfaga y otras tiro a tiro, dispara Blanco para justificar- ¡cosa difícil! -su papel y función en un partido en el que, se supone, es el número dos de un número uno que, en estado de gracia, levita y recorre los escenarios de la abstracción para no arrimarse a la áspera realidad. En eso nadie podrá negarle al PSOE el valor de la coherencia ideológica: el igualitarismo en estado puro. Lo de Blanco no se justifica ni desde la licencia de confrontación que le conviene al juego partidista para sentar posiciones y orientar a sus distinguidas clientelas. Dice mi paisano que el PP practica una oposición dañina Dañina ¿para quién? La oposición nunca puede ser dañina porque, establecidos en un bipartidismo fáctico- -parte de nuestra desgracia colectiva- su única función no admite la beneficencia y exige el rigor en la crítica y la concienzuda criba de las iniciativas del poder. Aun así, Blanco, que no será brillante pero es persistente, no deja de atribuirle al PP maniobras tales como ser voceros de una banda terrorista torpedear una operación comercial con Venezuela o encabezar un posible boicot a los productos catalanes Una cierta o interesada distorsión de la realidad cabe entre las licencias de la confrontación política; pero, cuando desciende a los niveles en que la coloca Blanco, pierde la dignidad de lo representativo para entrar en el territorio de la farsa más ramplona. De hecho, Blanco es un sioux montado en un caballito de cartón. ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE: NUEVOS OBJETIVOS DE LA AGRICULTURA La actividad agrícola y la conservación de los bosques son, para el autor, dos elementos esenciales para que la propia naturaleza genere sumideros de CO 2 que limpien la atmósfera del exceso de emisiones que lleva aparejado nuestro desarrollo D ESDE hace unos años asistimos acongojados al azote de grandes huracanes cuya fuerza y frecuencia desborda lo hasta ahora conocido. También sufrimos aquí, en nuestra vieja España, la sequía más grave desdeque disponemos de registros estadísticos fiables. Esto no pasaba antes se dice, con razón. Pero lo peor es que la causa también está en la mente de todos: no es el azar, es el cambio climático. También asistimos a un debate agrario que se debilita día a día, con escasa razones, sin pensar en las nuevas funciones agrarias. Ambos debates se yuxtaponen. El planeta está siendo contaminado por cuantiosas emisiones de gases de efecto invernadero con adversos efectos bien conocidos: aumenta la concentración atmosférica de dióxido de carbono y metano, también la temperatura media mundial especialmente en el hemisferio Norte; crecen los días de calor; son más frecuentes las sequías; se eleva la media mundial del nivel del mar; se reduce el espesor del hielo en los polos y la superficie de los glaciares alpinos; aves e insectos propios del Sur se desplazan y rehacen sus hábitats en el Norte; se decoloran los arrecifes de coral más profundos... Son resultados constatados por el Tercer Informe de Evaluación del Cambio Climático Hoy se estima que un 86 por ciento del carbono emitido cada año a la atmósfera es fruto del combustiblefósil quemado, y el resto, consecuencia, básicamente, de la deforestación. Por la quema de petróleo, carbón y gas la emisión me- dia de carbono a la atmósfera es, aproximadamente, una tm. por persona y año. Tal es el coste de nuestro alto nivel de desarrollo y consumo. Por eso la solución no es sólo emitir menos, es también absorber más emisiones. El Protocolo de Kioto fijó unos límites por naciones para sus propias emisiones y un mercado de compra- venta de derechos de emisión para que los excesos puedan ser compensados por compra de derechos sobrantes de emisión. De ahí deriva la conveniencia de fomentar las fórmulas denominadas sumideros de CO 2, que vendrían a absorber parte del emitido a la atmósfera. Pues bien, el mejor y más antiguo sumidero es la vegetación natural. Todos estudiamos la fotosíntesis en el colegio. Las plantas transforman la energía solar en bioquímica, gracias a la clorofila, absorbiendo el dióxido de carbono y emitiendo oxígeno a la atmósfera. Durante la primavera y el verano las plantas absorben más CO 2 y su concentración atmosférica se reduce. También sabemos que cuando hay incendios forestales las emisiones crecen súbitamente. Pero esa función que realizan los campos cultivados o los bosques es, de momento, gratuita, como lo fue durante siglos el agua, pese a su gran valor. Hoy, el que la agricultura y los bosques sean un gran sumidero de dióxido de carbono no está compensado. Y sin embargo, si los agricultores no cultivaran olivos, viñas, na- -A ver cuánto espacio para meter vagabundos los días de frío es capaz de fabricarnos esta tuneladora.