Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 11 2005 Madrid 45 El alcalde de Galapagar dimite por consejo médico tras sufrir un infarto José Tomás, padre del torero, niega una crisis en el equipo de gobierno b Asegura que es una decisión personal, y no una invitación del PP regional a raíz del polémico PGOU, como sugirió el Partido Socialista MIGUEL DOMINGO GARCÍA MADRID. Por problemas de salud, los médicos me han recomendado tranquilidad Esta es la sencilla razón que esgrimía ayer José Tomás Román- -padre del famoso diestro- -para dimitir de su cargo como regidor del municipio de Galapagar. El cese, anunciado el pasado viernes, tuvo lugar durante el pleno ordinario y, a pesar de estar justificado por los problemas de salud del alcalde, llegó acompañado de polémica. La oposición socialista lo interpretó como una retirada a tiempo provocada por la crisis interna que sufrió el equipo de Gobierno a mediados de año, motivada por la presentación del nuevo proyecto para el Plan de Ordenación Urbana. Este plan despertó numerosas quejas por parte de vecinos y ecologistas. El sillón de la alcaldía será ocupado por el hasta ahora primer teniente de alcalde y concejal de Deportes, José Luis González, quien ha anunciado que tomará el cargo a lo largo de esta semana, para evitar así retrasarlo por motivo del puente de la Constitución. Cuenta con todo el respaldo de la agrupación municipal recordó Román, de nuevo para despejar todo atisbo de enfrentamiento interno. grupo socialista consiguió siete, mientras IU y el Foro Verde conseguían uno cada uno, impidiéndoles repetir la coalición con la que hasta entonces habían gobernado en el Ayuntamiento. Después de sufrir un infarto, este mismo año, los médicos le diagnosticaron a José Tomás Román cardiopatía hipertensiva en situación recurrente de insuficiencia cardiaca que podría agravarse, según los informes que el regidor presentó ante los medios, por el estrés que le provoca la política, y sobre todo el cargo como alcalde. En dicho informe, los facultativos recomiendan expresamente actividad laboral ausente de situaciones de estrés y tranquilidad. La alcaldía no me la da manifestó el, desde ayer, ex alcalde. más Román, debido al polémico PGOU. El proyecto, además de con las denuncias de la oposición, se encontró de frente con las quejas de numerosos vecinos y grupos ecologistas, que llegaron a presentar más de 1.300 alegaciones en su contra, recuerda Efe. Según las denuncias, tanto políticas como vecinales, el nuevo PGOU comete numerosas infracciones contra el medio ambiente, como la agresión contra el Parque Regional del Guadarrama, con el que linda Galapagar, y hacia el que, según las denuncias de la oposición, está previsto un crecimiento del municipio de acuerdo a intereses urbanísticos recordaban ayer los concejales de IU y Foro Verde. Polémica por el PGOU La polémica no tardó en extenderse por las propias filas populares, en la cual se llegó a anunciar la renuncia de algunos concejales como José Manuel Martín, concejal delegado de información ciudadana. La crisis interna quedó finalmente apaciguada tras una serie de cambios en el equipo de gobierno municipal, el pasado mes de marzo, en la que se modificaron las funciones de la mayoría de los concejales. En referencia al futuro del polémico Plan General, el nuevo alcalde, José Luis González, despejó todo tipo de dudas, al afirmar que mantendrá y continuará todos los proyectos iniciados por Román, incluido el Plan General, sin que sufra ningún tipo de modificación. Informes médicos La bancada socialista, y su portavoz, Carmen Toledano, hubo de admitir ayer las razones del ex alcalde, que presentó los informes médicos sobre su enfermedad. Sin embargo, Toledano se mantuvo firme sobre su convicción de que desde Sol, incluso desde Génova, se ha retirado la confianza en José To- José Tomás La Policía obliga a conductores de Llorente a cumplir los mínimos M. D. GARCÍA MADRID. Después de casi un mes de paros, atrasos y caos, la huelga que mantienen los conductores de la empresa de autobuses Llorente ha calentado los ánimos de unos y otros, tanto entre trabajadores, como usuarios, y ahora también en la Policía. Ayer, varios miembros del comité de huelga se enfrentaron con un inspector del Cuerpo Nacional de Policía, al impedir los trabajadores que salieran aquellos vehículos con deficiencias de seguridad. Según denuncian los sindicatos, los autobuses que la empresa utiliza para cumplir los hora- Una decisión personal El ex alcalde desmintió que existiera tal crisis o que, como también se ha insinuado, hubiera sido invitado a dimitir por la dirección regional del PP. En cambio, insistió en que la decisión había sido totalmente personal, meditada con su familia y recomendada por sus doctores. José Tomás Román, de 55 años, fue nombrado alcalde de Galapagar en 2003, cuando el Partido Popular consiguió la mayoría absoluta con 12 de los 21 concejales del Ayuntamiento. El rios mínimos se encuentran en un estado horroroso, tercermundista Vehículos sin faros, con lunas rotas, con las rampas para minusválidos estropeadas, incluso con problemas de frenos. A primera hora de la mañana, miembros del comité de empresa que convoca la huelga impidieron que todos estos vehículos salieran de las cocheras de Llorente, situadas en Pozuelo de Alarcón. Lo que, según los trabajadores, es una inspección rutinaria, fue interpretada por agentes de la Policía Nacional- -dispuesta en el lugar para evitar incidentes- -como un in- tento de boicotear los servicios mínimos. Uno de los inspectores se acercó muy nervioso y nos empezó a gritar para que dejáramos salir a todos los autobuses relata Ángel Gómez, portavoz del sindicato USO. Fue entonces cuando comenzaron una acalorada discusión, que finalmente no acabó en disturbio grave ni detenidos. Los trabajadores cesaron los piquetes, y dejaron salir a los 75 vehículos que cubren los servicios mínimos. Sin embargo, entre los usuarios de las líneas afectadas, que comunican la capital con Pozuelo, Las Rozas, Majadahonda y Boadilla del Monte, rebosa la crispación. Nos tratan como animales; esperando una hora en la parada para ir hacinados comentaba indignado un cliente en Moncloa. La empresa ha recibido ya centenares de reclamaciones y quejas.