Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 11 2005 Opinión 7 Para que esa respuesta sea de calidad debe ser sostenible, contribuir al desarrollo a largo plazo de las zonas afectadas y contar con la participación de las víctimas en la toma de decisiones. Dar voz a las comunidades afectadas garantiza una ayuda acorde a sus necesidades, una menor dependencia y unas poblaciones más preparadas en el futuro para defender sus derechos, atajar posibles casos de corrupción y desempeñar su papel de ciudadanos en una sociedad democrática. En la emergencia del tsunami, esta necesidad de participación se ha hecho especialmente evidente en la complicada identificación de tierras para los cientos de miles de desplazados. Otro buen ejemplo ha sido la situación de las mujeres, que, en unos sistemas sociales que tradicionalmente las apartan, han corrido el riesgo de quedar excluidas del acceso a la ayuda. LA ESPUMA DE LOS DÍAS LA IZQUIERDA EN EL DIVÁN P siderar la calidad y el ritmo de la zancada. Los procesos de reconstrucción son largos y no consisten sólo en rehabilitar las infraestructuras que a vista de todos se han roto, sino que hay que rehacer vidas, relaciones sociales y económicas, y nuevas dinámicas en nuevos lugares en los que se están instalando centenares de miles de personas. Las ONG tenemos la obligación de rendir cuentas a nuestros donantes sobre lo alcanzado en cada etapa y sobre los retos pendientes, pero también, y ante todo, de prestar una asistencia adecuada y de calidad a las víctimas del desastre. Por último, hay que pensar en invertir más en la prevención, preparación y mitigación de desastres. Millones de personas en todo el mundo viven en una situación de vulnerabilidad extrema, provocada por la pobreza. Esta precariedad les impide tener viviendas adecuadas y disponer de información para saber cómo actuar en caso de catástrofe natural. Asimismo, sus gobiernos carecen de recursos para alertar del peligro y posteriormente paliar los daños. Gracias a unas infraestructuras adecuadas, una población informada y preparada y grandes inversiones en prevención, Japón nos demuestra periódicamente que los fenómenos naturales no tienen por qué ser sinónimo de muerte y destrucción. Los gobiernos desempeñan un papel crucial en esta materia. La solución no pasa sólo por sofisticados sistemas de alerta temprana, que no funcionan con las poblaciones sumidas en la miseria y la ignorancia. Hay que trabajar por un modelo de desarrollo- -de infraestructuras y viviendas, pero también de salud y educación- -que potencie a las comunidades, a todos, hombres y mujeres, cualquiera que sea su capacidad económica. Éste es el mensaje del tsunami, pero también de otros desastres recientes, como el Katrina y el huracán Stan 2005 ha sido un año de catástrofes, pero también un año rico en lecciones que ONG, agencias humanitarias internacionales y gobiernos debemos aprender y poner en práctica ante futuras emergencias. Nuestra meta es a la vez sencilla y terriblemente compleja: salvar vidas y mitigar el sufrimiento humano. PALABRAS CRUZADAS ¿Está de acuerdo en la venta de armas a Venezuela? DE ARMAS TOMAR UGO Chávez es hombre de armas tomar, coqueteó con el golpismo y suele ir por los derroteros del populismo mal entendido, que tiene más que ver con la falta de respeto a los demás que con la ayuda a quienes tienen todo el derecho a exigir decencia a los gobiernos. Vender armas a Venezuela es cosa interesante, supone puestos de trabajo para miles de españoles a los que ha pillado la crisis de los astilleros; aparte de que siempre está bien que España coopere con los países de Iberoamérica. No sólo Zapatero y Bono se han puesto en primer tiempo de saludo ante el Chávez comprador; también lo hicieron sus antecesores en el Gobierno. Dicho lo cual, vender barcos y aviones a Chávez en estos momentos es cuestión de PILAR pensárselo. El coronel venezolano va a CERNUDA peor, cada vez más dictatorial, cada vez más insultante, cada vez menos respetuoso con la defensa de los derechos humanos. Segundo, está en una cruzada contra países amigos, y no se trata sólo de Estados Unidos: varios dirigentes latinoamericanos abominan de Chávez porque su política es abominable. Y en tercer lugar, nos vuelve a poner en situación insostenible con Bush, que reivindica su derecho a que su tecnología no la comercialice un país tercero con un país adversario. Zapatero sabrá lo que hace. Y Bono. Aunque Bono no puede decir mucho- -ay, si dijera- -porque está obligado a cumplir lo que le manda el presidente. SÍ, AUNQUE SEA A CHÁVEZ SPAÑA es, dijo Bono en Caracas, un país soberano. Puede vender lo que quiera a quien quiera. Incluido Hugo Chávez, que es probablemente lo menos presentable en toda Iberoamérica. Claro que esto de venderle barcos y aviones al bolivariano nos va a dar problemas: se va a enfadar el amigo americano (del norte) y tal vez nos retiren alguna transferencia de tecnología. Pero yo lo veo de otra forma: somos tanto más valiosos para Washington cuantas mayor presencia e influencia tengamos en las naciones hermanas de Iberoamérica. Especialmente, en países como Venezuela o Cuba. España es el mejor puente, intermediario e interlocutor entre los Estados Unidos y otros estados que apenas FERNANDO tienen relaciones con la Administración JÁUREGUI Bush. O que, teniéndolas, recelan permanentemente de los planes de la Casa Blanca hacia ellos. Así que, desde mi punto de vista, cuanto más amigos seamos de los iberoamericanos de toda procedencia ideológica, mejor nos irá con los EE. UU. que serán muchas cosas, pero no tontos, y saben con quién les conviene tratar según qué cosas. Eso y además, claro, lo que antes decía: que este nuestro es país soberano, y que en la doctrina internacional se vende a todos y se compra de todos, y que quien primero aplicó esta doctrina fueron, precisamente, los Estados Unidos, y nadie les pidió cuentas. Así que eso. H E ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate ATXI López es algo más que el secretario general de los socialistas vascos; es el sustituto de Nicolás Redondo, no el sucesor, sino el sustituto; el recambio de un líder defenestrado. Le pusieron al frente del PSE para liquidar la alternativa constitucional al nacionalismo de Estella y cumple escrupulosamente el encargo recibido. El entendimiento democrático con Jaime Mayor le costó a Redondo su carrera política, por eso López se ha aprendido al dedillo su guión: trasladar a Euskadi el modelo catalán. Lo explicó de manera precisa en sus declaraciones del domingo a este periódico: Se ha llegado a un acuerdo en Cataluña en el que no está el PP Ese es el modelo catalán; el CARMEN modelo de Tinell, que cuMARTÍNEZ riosamente se fraguó CASTRO después de las autonómicas vascas de 2001. Algunos de los responsables de la cacería política organizada entonces contra Redondo Terreros se muestran hoy horrorizados por las consecuencias nefastas de su estrategia; intentaron expulsar al PP de la normalidad democrática y se han encontrado rehenes de Carod- Rovira y de ETA. Ahora claman contra la centrifugación de España, la ruptura de la solidaridad territorial o las reformas constitucionales de tapadillo; ahora se preocupan por las encuestas en caída libre, cuchichean su malestar por los pasillos, pero, lejos de admitir su gravísimo error, prefieren atribuir a los populares el origen de sus desgracias; Pepe Blanco les ha llamado anticatalanes y la vicepresidenta Fernández de la Vega ha pujado más alto con un rotundo antipatriotas Lamentablemente, lo más antipatriótico de este triste asunto no son las críticas de Acebes, sino la sucesión de acontecimientos. Carod- Rovira se reunió con Josu Ternera y Mikel Antxa en enero de 2004 en Perpiñán; quince días después ETA anunció su tregua selectiva para Cataluña. A pesar de estos precedentes, Zapatero no tuvo reparo alguno en hacer de ERC su socio parlamentario favorito. Hoy el Pacto Antiterrorista es un recuerdo para nostálgicos, el proyecto de Estatuto catalán ha resultado de un soberanismo desafiante y ETA, en su último comunicado, exige el reconocimiento de las naciones vasca y catalana. El círculo no se ha cerrado todavía, pero está a punto de hacerlo. El modelo catalán, que iba a ser la solución para nuestros males territoriales durante los próximos 25 años, nace en medio de una locura de boicots comerciales de ida y vuelta, comités de vigilancia lingüística, denuncias de corrupción y afrentas a la Corona. Pero, increíblemente, a Patxi López le encanta. Los hay menos entusiastas. Miles de socialistas intuyen el horizonte siniestro al que nos conduce esta política, pero se consuelan y se justifican como pueden: han convertido la defensa de la Constitución en un acto de catalanofobia. El caso es huir. De la realidad y de las responsabilidades.