Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 29 11 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil DON RICARDO E VENEZUELA COMO METÁFORA... medida que un país adquiere peso y crédito en la comunidad internacional, su política exterior crece en respetabilidad y sentido de Estado, especialmente en el seno de las sociedades abiertas, ya que los ciudadanos exigen compromisos firmes y responsables en torno a unos patrones seguros y estables que delimiten la presencia internacional de sus gobiernos. España ha mantenido desde la transición democrática una política exterior coherente en su planeamiento estratégico, ya que ha ido buscando la progresiva homologación de nuestro país dentro de las pautas que delimitan la política exterior de las democracias europeas y occidentales. Esto, que fue visto con nitidez tanto por los gobiernos de Felipe González como por los de José María Aznar, ha sufrido un cambio abrupto con la última llegada del PSOE al Ejecutivo. De hecho, la cantidad de errores y equivocaciones acumulada en esta materia por el Gabinete socialista supera cualquier explicación razonable al respecto. La gestión es tan desacertada que bien podría ser descrita como nefasta si no fuera porque esta adjetivación, a pesar de su exactitud, acabaría restando fuerza a lo que en la práctica no es otra cosa que una gravísima vía de agua en la misma línea de flotación que sustenta el crédito del Gobierno de España ante la comunidad internacional. En este sentido, la torpeza exhibida con relación a los EE. UU. resume paradigmáticamente el conjunto de los desaciertos exteriores de España. La lista de agravios es tan larga que sería tedioso relatarla. Baste decir que a la vista de la reincidencia parecería que el presidente Zapatero tiene tan sólo una idea meridianamente clara en política exterior: que allí donde haya una posibilidad de ensayar alguna nueva provocación antinorteamericana, a buen seguro que la suscribirá sin temblarle el pulso. Pues bien, el enésimo desencuentro vivido con los Estados Unidos lo protagonizó ayer mismo nuestro ministro de Defensa. Lo sorprendente es que entre éste incidente y el anterior ha mediado muy poco, ya que, cuan- A do todavía no se habían disipado los ecos del polémico apoyo español a la declaración emitida por la Cumbre Iberoamericana de Salamanca a favor del fin del bloqueo norteamericano de Cuba, nuestro Gobierno se ha descolgado con un nuevo gesto inamistoso hacia Washington. Esta vez la causa no está en Cuba, sino en Venezuela, otro de los países con los que nuestro Gobierno parece decidido a tejer una alianza que nos margina al estatus de Estado europeo no alineado, más interesado en mostrar al mundo que es capaz de tenérselas con los EE. UU. que por mantener una política de entendimiento con quien tendría que ser, tal y como se evidenció durante la crisis de Perejil, nuestro principal aliado. Un nuevo suma y sigue se añade así al ya complicado escenario que caracteriza nuestras relaciones bilaterales con la mayor democracia del planeta debido a la decisión del Gobierno español de firmar varios contratos de venta de armas al régimen de Hugo Chávez. Más allá de los beneficios que reporta esta venta a nuestras empresas, la contribución de España al peligroso rearme militar que promueven los sueños bolivarianos que aloja en su cabeza el caudillo de Venezuela debería inquietar a cualquier demócrata interesado por la estabilidad de un área vital para nuestros intereses en el conjunto de Iberoamérica. Todo ello, al margen de las consecuencias que para los intereses nacionales podría tener el hecho de que, como informa hoy ABC, algunos de los componentes tecnológicos de las armas vendidas a Chávez no pueden ser exportados, al ser sus patentes norteamericanas y existir una prohibición expresa de Washington. Son los riesgos de un antiamericanismo trasnochado que lleva al Ejecutivo socialista a estar más cerca de la Venezuela de Chávez que de Estados Unidos. Sobre todo cuando aquél no oculta que sus apetitos de centurión regional no tienen límites, debido a los apoyos que presta a los movimientos populistas que sacuden todo el continente sur americano. De ahí los recelos y la irritación norteamericanos ante una decisión española que tendrá sus lógicos costes económicos y políticos. A esto se le llama perseverancia en el error. L presidente de La Caixa eligió ayer Sevilla para responder a las declaraciones del primer consejero de la Generalitat, Josep Bargalló, en las que el dirigente republicano instó a Freixenet a que se buscara otros mercados. Fornesa fue rotundo: La Caixa es española, profesional, apolítica, emprendedora y tiene una gran vocación social La estrategia de la entidad catalana pasa en estos momentos por exhibir su españolidad, hasta el punto de que, en las notas de prensa, Fornesa, antaño Ricard, es don Ricardo. Sutil cambio de planes obligado por la incertidumbre económica que acompaña al famoso boicot. Cuando truena, La Caixa despliega el paraguas nacional para dejar constancia de que no está dispuesta a dejar que la riada del reduccionismo le arrastre calle abajo. Ricardo Fornesa JULIÁN DE DOMINGO COMO MALTA E DEL FRACASO DE LA POLÍTICA EXTERIOR A Cumbre Euromediterránea terminó sus sesiones con una puesta en escena que demostraba la insuficiencia de sus resultados para considerarla objetivamente como un éxito. Los cuatro representantes de la Cumbre que dieron cuenta de los acuerdos alcanzados eran europeos: Blair, Zapatero, Solana y Durao Barroso. No había ningún representante árabe. En descargo del Gobierno español cabría decir que el terrorismo sigue siendo un concepto divisorio entre democracias occidentales y gobiernos árabes y musulmanes, lo que supone, por principio, un alto porcentaje de posibilidades de fracaso para toda cumbre internacional que persiga convenir una definición de este tipo de violencia. De hecho, la ONU aún no ha logrado un acuerdo al respecto. Sin embargo, sí cabe cargar en la cuenta del Gobierno socialista la impericia constante que demuestra en los encuentros internacionales. La preocupación, radiada en vivo y en directo, de Rodríguez Zapatero por lograr un acuerdo como sea es la imagen de la impotencia del Gobierno español para actuar, de forma planificada y SPAÑA, de un plumazo, pierde casi un tercio de traductores de español en la Comisión Europea. De los 101 existentes en la actualidad se pasará a 67 a finales de 2006. El castellano se equipara así al maltés, hablado por menos de 400.000 personas. Entre todas las lenguas comunitarias, la española resulta la más perjudicada en el nuevo reparto de efectivos porque hay que hacer sitio para la entrada del gallego, el euskera o el catalán. Pese a que el Gobierno había expresado que una reducción de este calibre sería inaceptable la Comisión se mantuvo en sus trece. Derrota humillante en Bruselas que revela la incapacidad del Ejecutivo para defender los intereses de España. Spain, 0 points Lo que traducido al castellano significa que cada vez pintamos menos. En Europa, como Malta. L eficaz, como catalizador de voluntades concretas. Por eso, la Cumbre Euromediterránea- -más europea que mediterránea- -alumbró un Código de Conducta antiterrorista que no supera el fracaso constante de la indefinición del terrorismo y que se contenta con declaraciones apenas novedosas. No es cierto que, como dice Zapatero, la condena al terrorismo que contiene ese Código sea un hecho sin precedentes En febrero de este año, Arabia Saudí acogió la Conferencia Internacional contra el Terrorismo, a la que asistieron cincuenta países- -la mayoría de los presentes en Barcelona, con los árabes y musulmanes representados por sus jefes de Estado- -que acordaron unánimemente declarar que sea cual sea el pretexto que usen los terroristas, éste el terrorismo no tiene justificación Un dato: entre los asistentes estaban Estados Unidos e Irán. En Barcelona, sin embargo, no estuvieron ni la secretaria de Estado noreteamericana, Condolezza Rice, ni los máximos dignatarios de Marruecos, Egipto, Jordania, Túnez o Argelia, entre otros países en la órbita de Estados Unidos. Ausencias todas ellas que merecen una serena reflexión. SALVAR LOS MUEBLES contrarreloj, el PSOE cerró ayer en el Congreso algunos retoques a la LOE, en concreto en lo referido al tanto por ciento de materias comunes establecidas por el Estado (el 55 por ciento en Comunidades con lengua cooficial y el 65 en las que no la tengan) y a la superación de curso con dos suspensos como máximo o tres si lo decide el centro. La variación en ambos aspectos supone una rectificación en toda regla y deja en evidencia que el texto, bendecidoy alabado por el Consejo de Ministros y por el PSOE hasta el día de la gran manifestación, era muy deficiente. Pero estas modificaciones quizá no sean sufientes para conseguir la avenencia de la comunidad educativa, que espera más enmiendas de calado. A