Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 LUNES 28 11 2005 ABC Economía La Caixa volcará todo su poder en ganar la opa hostil si fracasa su intento de convertirla en amistosa La entidad insiste en buscar un acuerdo con Caja Madrid para convencer a los críticos del proyecto b El Gobierno de Zapatero conside- ra prioritario que Gas Natural gane la opa sobre Endesa, sobre todo después de haber tenido que recular en el acoso de Sacyr al BBVA A. LASO D LOM MADRID. La Caixa se mantiene firme en su decisión de ganar la opa de su participada Gas Natural sobre Endesa. No obstante, reconoce que se está viendo muy afectada, mucho más de lo que desearía, por todo cuanto está rodeando a la operación, que asegura haber planteado desde un punto de vista puramente profesional, como probaría su fracasada opa sobre Iberdrola, y que ha sufrido, pese a todo, un fuerte proceso de politización. Esta conjunción de la economía con la política, que como el agua y el aceite no deben mezclarse, ha terminado por provocar una de las situaciones más críticas de la reciente historia de éxitos de la caja catalana, que ve como su hasta ahora envidiado modelo de desarrollo (1.800 sucursales bancarias en Cataluña y 3.000 en el resto de España, así como la creación del mayor grupo industrial español en pocos años) se cuestiona tanto en Cataluña por los partidos nacionalistas, como en el resto de España por el PP y por algunos sectores del PSOE. Los nacionalistas, como pidió el pasado jueves a Freixenet el consejero de ERC Josep Bargalló, les sugieren buscar otros mercados fuera del resto de España, lo que a los gestores de La Caixa les parece un disparate. Y los partidos nacionales, sobre todo el PP, les acusan de querer trasladar a su región los centros de decisión de los principales sectores económicos, en detrimento de Madrid y en beneficio de Cataluña, lo que también les parece un desenfoque total. Bajo estos parámetros la situación de La Caixa con la opa no deja de ser delicada y puede tornarse en muy peligrosa por su coincidencia con el debate del Estatuto catalán y la campaña de boicot a productos catalanes. Fornesa, firme en el timón, aunque Fainé y Brufau no dejan de mirarse de reojo En estos momentos, el presidente de La Caixa, Ricardo Fornesa, cuyo mandato expira dentro de poco más de un año, se mantiene muy firme en el timón de mando de la caja catalana, pero sus dos delfines, Isidro Fainé, ahora como único director general de la entidad, y Antonio Brufau, en excedencia de la caja por la presidencia de Repsol pero auténtico ideólogo de la operación energética y vicepresidente de Gas Natural, no dejan de mirarse de reojo porque lo que pase con la opa puede tener mucho que ver con sus aspiraciones. De hecho, en recientes momentos de desánimo de Fainé y Fornesa, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha tenido que lanzarse al ruedo mediático para mantener viva la llama de la operación contra Endesa. La mayor parte de las fuentes consultadas aseguran que Brufau también aspira a la presidencia del grupo resultante de la integración de Gas Natural y Endesa, dado que la renuncia del Gobierno a la acción de oro sobre Repsol puede dejar a la petrolera española expuesta a una opa de un grupo mayor. Ricardo Fornesa, presidente de La Caixa Quizás la peor parte de la situación creada se la estén llevando algunas de sus empresas, sobre todo el principal actor de la opa, Gas Natural, quien podría haber perdido clientes en beneficio de otras compañías de la competencia, como Fenosa. La Caixa ha puesto en marcha una fuerte campaña de comunicación interna con toda su plantilla para mantener sus estrategias de crecimiento y defenderse de la ofensiva comercial que han puesto en marcha algunos de sus competidores, aprovechando la situación. Hasta la fecha, la herida por la que más ha sangrado La Caixa por una derivada de la opa es la polémica sobre la condonación de intereses de la caja catalana de un millonario crédito al PSC en 2004, cuando su primer secretario, José Montilla, ocupaba ya la cartera de Industria. Las bromas sobre clientes pidiendo un montilla de los que no se pagan, hacen poca gracia en las altas esferas de la caja, que se siente especialmente agredida por este asunto por varios motivos. Uno, porque creen que las críticas van dirigidas hacia el ministro equivocado, ya que es Solbes y no Montilla quien tiene que opinar de la opa. Dos, porque una vez más las cajas vuelven a ser cuestionadas por quienes habitualmente las agreden y esquilman, los políticos. Y tres, porque la decisión de condonar fue, según la caja, de carácter técnico, como probarían las personas que componían la comisión que la aprobó, por supuesto respaldadas por los máximos gestores de la entidad. A todo esto en La Caixa tienen muy claro que las decisiones las toman ellos y no los políticos, cuyo peso en la asamblea de la caja es del 21,25 La entidad catalana dice no resentirse en su negocio financiero, que sigue creciendo a tasas de más del 16 este año nes apuntan a que su negocio financiero crecerá este año en toda España entre un 16 y un 17 sobre el ejercicio anterior. La entidad mantiene sus planes de abrir 200 oficinas este año. Dos lenguajes del PP La coincidencia de la opa con la aprobación del Estatuto catalán y la definida estrategia del PP contra esta iniciativa del Gobierno y del tripartito, crean un cóctel explosivo para politizar la opa. En este sentido, preocupa mucho en la caja catalana un PP que en privado dice entender la racionali- Hasta 200 oficinas más este año Sin embargo, según ha sabido ABC de fuentes cercanas a la entidad, las cuentas de La Caixa no se están resintiendo por ahora de esta crisis y las previsio-